Alimentos, arma estratégica de españoles en la conquista - NTCD Noticias
Miércoles 20 de enero de 2021

Inicio

-

Nacional

-

Alimentos, arma estratégica de españoles en la conquista

Alimentos, arma estratégica de españoles en la conquista

Alimentos, arma estratégica de españoles en la conquista


Bajo la estrategia española de guerra, la ciudad de México-Tenochtitlan fue cercada y se le cortaron las vías de acceso para que no entraran alimentos por vía terrestre y por las canoas en la zona lacustre; se fracturó el acueducto que llevaba el agua potable al interior, y así, sabemos cómo la urbe además de la guerra que enfrentaba, finalmente se rindió por hambre, dijo el chef e historiador Rodrigo Llanes Castro.

“Las fauces ávidas de la gran ciudad imperial fueron sometidas a un hambre progresiva y terminal”, expuso el colaborador del sitio Noticonquista.unam.mx del Instituto de Investigaciones Históricas (IIH) de la UNAM, a propósito de que en el día 225 del 2021 (13 de agosto), se cumplirán 500 años de La Conquista o caída de México-Tenochtitlan.

Los alimentos, apuntó, fueron un arma y un elemento para las negociaciones políticas entre españoles e indígenas, pero también sirvieron como punto de encuentro entre dos culturas diferentes que se estaban conociendo.

“¿Cómo se ejerció el dominio en el terreno de la comida? En primera instancia, cuando algunos grupos de indígenas locales se encuentran con los españoles que buscan alimentos, y deciden ejercer el dominio momentáneo del hambre de los extranjeros, ¿con qué armas?: tortillas, guajolotes, frutas y legumbres, después ambas partes se alían para que caiga la gran ciudad”, añadió.

¿Humanos o deidades?

Elena Mazzeto, académica de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL), expuso: lo que le interesaba a Moctezuma era entender a qué tipo de creaturas se enfrentaba, y por esa razón hizo a los españoles un primer gran y diverso envío de comida.

Había, continuó, frutas, legumbres, tamales y la comida típica de la nobleza: tortillas blancas, carne de guajolote, pero se presume que incluyó algunos prisioneros para que fuera utilizada su sangre en otros alimentos y si los comían, podrían ser deidades que se alimentaban con sangre, corazones y cuerpos de sacrificio.

“La comida fue lo que hizo entender si enfrentaban creaturas o humanos. Los mensajeros cubrieron tortillas con la sangre de los sacrificados, lo que provocó la repugnancia de los recién llegados, este rechazo proporcionó a Moctezuma un primer marco de referencia para comprender la naturaleza de los expedicionarios”, dijo la doctora en Historia por la Universidad Ca’Foscari de Venecia y la Universidad de París I Panthéon-Sorbonne.

Ingredientes para “Conquistar”

La explicación de la conquista militar de México, dijo Rodrigo Llanes, también colaborador del Programa Universitario de Alimentos (PUAL) de esta casa de estudios, no debe soslayar uno de los aspectos más básicos de la condición humana: comer.

“El punto de la vista de la gastronomía nos ayuda a comprender el fenómeno de manera sensible, porque finalmente a todos nos gusta la comida mexicana, y ésta es un crisol de culturas amalgamadas, entre ellas la indígena, con influencias de Europa, y de Asia, que se dieron gracias a La Conquista”, apuntó Llanes Castro.

Había bebida de cacao perfumado con flores, agua espesa llena de semillas de chía, y la comida se servía en una vajilla de piedra de basalto, con copas de obsidiana, escudillas o caxitlis de cerámica y los cubiertos de plata.

“Comencemos a comer en nuestra imaginación: sopa de frijoles con hierba santa, sopa de huitlacoche, de flor de calabaza, de setas, o de hongos. Además habas verdes, elote tatemado, nopalitos con cilantro y orégano. Sin dejar de lado la tinga de zanahoria y chipotle, la carne de guajolote al pibil con cebollas moradas en escabeche y el molli negro”, relató.

El historiador gastronómico, indicó que seguimos siendo un pueblo con antecedente mesoamericano del maíz, con tortillas de distintas calidades, 300 variedades de tamales, y las Corundas michoacanas, que usan otra parte de la hoja de la milpa, pero que aún se preparan de manera similar a aquella época, aunque ya con variantes después de la Conquista, como la grasa de cerdo, que no existía en la víspera.

Además de los atoles como alimento líquido a base de maíz, y también las palomitas que tienen ese origen prehispánico, las cuales se utilizaban para hacer un tipo de guirnaldas que adornaban las efigies de los dioses. Sin dejar de lado al chile que es el sazonador mexicano por excelencia.

13 de agosto de 2021

Rodrigo Llanes confesó que aguarda inquieto el 13 de agosto del siguiente año, cuando se cumplan 500 años de la Conquista española. “Desde que era estudiante, sabía que me iba a dedicar al estudio de La Conquista, además porque ingresé a la UNAM en 1992 cuando fue la conmemoración del Quinto Centenario”.

Sin embargo, apuntó, en 2021 las conmemoraciones no serán como las realizadas por el “Descubrimiento de América”, porque la Monarquía Española transcurre por una etapa difícil, y no hay motivo para que la causa hispánica en México pueda desplegarse.

“La conmemoración la anticipo austera, pero mucho más reflexiva y profunda, porque hay nuevos conocimientos y puntos de vista y se ha restado el protagonismo que los propios españoles le dan a su hecho histórico”, concluyó.

Reacciones