Aún sin evidencia científica, agricultores insisten en usar cañones antigranizo - NTCD Noticias
Sábado 28 de noviembre de 2020

Inicio

-

Ciudad

-

Aún sin evidencia científica, agricultores insisten en usar cañones antigranizo

Aún sin evidencia científica, agricultores insisten en usar cañones antigranizo

Aún sin evidencia científica, agricultores insisten en usar cañones antigranizo


Aunque se carece de evidencia científica sobre su efectividad, los cañones antigranizo son utilizados por agricultores en diversos estados del país, con el propósito de evitar que el agua solidificada afecte sus cultivos o genere desastres mayores, afirmó Fernando García García, investigador del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) de la UNAM.

Durante la plática “Cañoneando el cielo: mitos y verdades sobre el control del tiempo”, como parte de un café científico organizado por la Escuela Nacional de Estudios Superiores, unidad Morelia, argumentó: “si la hipótesis de la onda sónica que destruye las partículas de granizo funcionara, deberíamos observar aumento en la lluvia, mas no disminución”, y tampoco que se dispersan las nubes.

Según sus fabricantes, un cañón antigranizo emite ondas de choque a través de explosiones de una mezcla de gas acetileno y aire, que se desplazan a la velocidad del sonido e interfieren con el crecimiento del granizo, resultando una lluvia o granizo blando en lugar del macizo, detalló.

El propósito de detener la formación de granizo en el cielo a través de ondas de sonido o con algún objeto como este tipo de equipo, se remonta a la antigua Grecia, pero fue hasta finales del siglo XIX cuando se dieron a conocer las primeras teorías científicas que respaldaban el uso de estas maquinarias.

A pesar de que años después científicos las desmintieron, en muchos lugares volvieron a desarrollarlos y comprarlos, como es el caso de México, donde se utilizan en Chihuahua, Oaxaca, Michoacán, Guadalajara, Hidalgo, San Luis Potosí, entre otros estados.

“Según la Organización Meteorológica Mundial, todos los métodos usados para modificar el tiempo, como los cañones antigranizo o la inyección de cloruro de plata con avioneta directamente en la nube, no están científicamente comprobados. Sin embargo, en el mundo se siguen utilizando para evitar daños en campos de cultivo”, sostuvo García García.

El investigador consideró que existen fenómenos naturales que, al igual que estas máquinas, generan ondas sónicas, como los rayos durante las tormentas y no por ello deja de granizar.

Formación de granizo

De acuerdo con el extitular del CCA, los fenómenos hidrometeorológicos son complejos e inciden muchos factores en ellos, de ahí que atribuir modificaciones en el comportamiento a la implementación de un cañón, no es concluyente.

El granizo es una forma de precipitación como la lluvia o la nieve, dijo, con la característica particular de que está en estado sólido, debido a la existencia de diversas condiciones atmosféricas.

Este mazacote de hielo tiene una estructura granular, capas internas, sus formas son 60 por ciento irregulares y sus tamaños pueden variar, por ejemplo, en el centro del país llegan a medir de tres a cuatro centímetros máximo.

Agregó que este fenómeno se produce por un tipo de nubes conocidas como cumulonimbos (nubes de lluvia o tormenta), que se desarrollan de forma vertical con el aire caliente que asciende desde la superficie. Si el aire frío que corre en la atmósfera choca con una masa de aire caliente, hace que éste ascienda por ser menos denso; pero si el ascenso es completamente vertical se formarán nubes de esta clase y de gran tamaño.

Cuando la masa de aire sube, va topando con una bajada de temperatura al igual que la presión atmosférica. Una vez llegado a zonas donde la temperatura es menor a cero grados centígrados, los cristales de hielo crecen a expensas de chocar con pequeñas gotas de agua sobrenfríada con las que coexisten en las nubes de tormenta.

El agua congelada en el granizo, continuó, suele deshacerse en poco tiempo tras caer al suelo o bien por las temperaturas del ambiente; la fuerza con la que se impactan depende de su tamaño y del tiempo en que lo hacen; en ocasiones puede propiciar desastres de origen natural.

“El ser humano, desde siempre, ha buscado la manera de alterar su entorno, y el tiempo meteorológico no es la excepción. Quizá esto es una de las cosas más llamativas y, por ello, se han pasado muchos años tratando de modificar los mecanismos para hacer llover o disminuir el granizo”, concluyó García García. #UNAMosAccionesContralaCovid19

https://covid19comisionunam.unamglobal.com/ —oOo—

Reacciones