La Orquesta Escuela Carlos Chávez evocará con formas, colores y texturas musicales los Cuadros de una exposición - NTCD Noticias
Sábado 18 de mayo de 2024

Inicio

-

Espectáculos / Cultura

-

La Orquesta Escuela Carlos Chávez evocará con formas, colores y texturas musicales los Cuadros de una exposición

La Orquesta Escuela Carlos Chávez evocará con formas, colores y texturas musicales los Cuadros de una exposición

La Orquesta Escuela Carlos Chávez evocará con formas, colores y texturas musicales los Cuadros de una exposición

_ Eduardo García Barrios será el director de este programa en el que la orquesta a través de sus interpretaciones mostrará la conexión entre “Música e imagen”

Con las formas, colores, y texturas de la música, la Orquesta Escuela Carlos Chávez (OECCh) desvelará el estrecho vínculo entre el llamado arte de las musas, con las abstracciones gráficas y emotivas que emergen de la imaginación durante el segundo programa que presenta durante 2023, los próximos 11 y 12 de febrero, en el Complejo Cultural Los Pinos y el Centro Nacional de las Artes, respectivamente.

El programa titulado “Música e imagen” se conforma de Cuadros de una exposición, el Amanecer sobre el río Moscova (preludio de la ópera Khovantchina) del compositor ruso Modest Mussorgsky, para bosquejar los cuadros de una exposición y, con su interpretación de la Pavana para una infanta difunta, del compositor francés, Maurice Ravel, evocará la grácil danza de una infanta española sustraída de alguno de los cuadros pintados por Diego Velázquez.

Para ello, el director artístico y académico de esta joven orquesta -adscrita al Sistema Nacional de Fomento Musical, institución de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México-, Eduardo García Barrios, seleccionó piezas de Modest Mussorgsky y Maurice Ravel, connotados compositores, cuyas obras forman parte del repertorio obligado de las orquestas sinfónicas del orbe.

De Modest Mussorgsky -miembro del grupo de “Los Cinco” compositores del nacionalismo ruso, junto a Balákirev, Cui, Rimsky-Korsakov y Borodin-, la OECCh interpretará la obra Cuadros de una exposición, la cual fue compuesta en 1874 e inspirada en los cuadros originales de su amigo, el pintor Víctor Hartmann, quien tras su repentina muerte fue homenajeado con la realización de una gran muestra pictográfica en la que se exhibieron 400 cuadros de su autoría. De ellos, Mussorgsky, nacido en 1839, en Karevo, eligió 11 para crear las danzas o movimientos que integran esta suite: Promenade, Gnomos, El viejo castillo, Las tullerías, Carro de buey, Ballet de los pollos en su cascarón, Samuel Goldenberg y Schmuyle, El mercado de Limoges, Las catacumbas: Cum mortuis in lingua mortua, La cabaña con patas de gallo y La gran puerta de Kiev.

Dicha composición en su origen fue concebida solo para piano; la orquestación de Maurice Ravel es la que interpretará la OECCh, con la cual la joven orquesta recreará la atmósfera que rodea el recorrido por una exhibición de pinturas, de hecho, Mussorgsky inició su proceso de creación con una idea al respecto: “Camino a través de la galería, merodeando, relajadamente, por momentos curioso, alguna pintura roba mi atención, por momentos triste, recuerdo la partida de un amigo...”

Bajo esta misma idea de explorar y representar la realidad del ser humano a través del lenguaje musical, Mussorgsky trabajó de manera intermitente entre 1872 y 1881, una ópera titulada Khovantchina, cuyo preludio titulado Amanecer sobre el río Moscova será interpretado por la OECCh.

Para algunos críticos musicales esta obra supera su ópera Boris Godunov. Su preludio es un poema sinfónico que describe de manera metafórica el despertar de una nueva Rusia; estampas sonoras que revelan el alma del pueblo ruso. El propio Mussorgsky escribió que el preludio era el “Amanecer sobre Moscú, maitines con el canto del gallo, la patrulla, la retirada de las cadenas”.

De las imágenes y aires rusos, la OECCh saltará a las de la España de los siglos XVI y XVII para bosquejar la danza grácil de una niña española, sustraída de alguno de los cuadros pintados por Diego Velázquez, a través de la ejecución musical de la Pavana para una infanta difunta, obra original del compositor francés Maurice Ravel (conocido universalmente por su icónico Bolero) compuesta en 1899, cuando estudiaba en el Conservatorio de París, bajo la tutela de Gabriel Fauré.

La pavana es una danza lenta que se bailaba regularmente en las cortes españolas de los siglos XVI y XVII. A decir de los estudiosos, la obra de Ravel evoca el glamur del ambiente cortesano de esa época, así como los movimientos delicados de una niña o joven de la realeza, que simulan los movimientos de un pavo real.

La cita para disfrutar de este programa Música e imagen de la OECCh es a las 13:30 horas del sábado 11 de febrero, en el Salón Adolfo López Mateos del Complejo Cultural Los Pinos, y a la misma hora el domingo 12, en el Auditorio Blas Galindo del Centro Nacional de las Artes. Para mayores informes consulte la cartelera en https://fomentomusical.cultura.gob.mx/ y https://www.mexicoescultura.com/

Reacciones