La Secretaría de Cultura federal entrega a la comunidad el Templo de Cuauhtinchan, en Puebla, tras primera etapa de intervención - NTCD Noticias
Domingo 14 de agosto de 2022

Inicio

-

Espectáculos / Cultura

-

La Secretaría de Cultura federal entrega a la comunidad el Templo de Cuauhtinchan, en Puebla, tras primera etapa de intervención

La Secretaría de Cultura federal entrega a la comunidad el Templo de Cuauhtinchan, en Puebla, tras primera etapa de intervención

La Secretaría de Cultura federal entrega a la comunidad el Templo de Cuauhtinchan, en Puebla, tras primera etapa de intervención

_ “La emergencia terminará hasta concluir la restauración plena de este inmueble, no solo por el cariño a Cuauhtinchan, sino al patrimonio de todo México”, expresó

La Secretaría de Cultura del Gobierno de México, a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), anunció el término de la primera etapa de intervención del Templo de San Juan Bautista. A poco más de dos años de iniciar estos trabajos, se han logrado frenar los daños causados por el sismo del 19 de septiembre de 2017, en este inmueble religioso que, junto con los de Tepeaca y Tecali, forma parte del “triángulo de oro” de los conventos franciscanos del siglo XVI.

En la ceremonia de entrega a la comunidad, la secretaria de Cultura federal, Alejandra Frausto Guerrero, enfatizó que una suma de esfuerzos permitió avanzar en cuatro años en la estabilización estructural de esta parroquia, lo que ahora permite garantizar la integridad física de feligreses y turistas dentro de este tesoro de la arquitectura y el arte virreinal temprano.

Acompañada del subsecretario de Desarrollo Político de la Secretaría de Gobernación de Puebla, Víctor Correau Galeazzi, en representación del gobernador Miguel Barbosa Huerta; el director general de Sitios y Monumentos de la Secretaría de Cultura federal, Arturo Balandrano Campos; y el director general del INAH, Diego Prieto Hernández, la titular del sector cultura manifestó que “una situación extraordinaria como los sismos del 7 y 19 de septiembre de 2017, requiere esfuerzos extraordinarios”.

En ese sentido, aseguró, “la emergencia terminará hasta concluir la restauración plena de este inmueble y de aquellos que sufrieron un daño mayor, los cuales son los que más han tardado en recuperarse”. A la fecha, dijo, se han entregado más de dos mil inmuebles de los más de tres mil que resultaron afectados, como parte del trabajo del INAH y de la Dirección General de Sitios y Monumentos, a través del Programa Nacional de Reconstrucción (PNR).

“Los recursos para atender los pendientes están garantizados por parte del gobierno federal, pero también implica un compromiso de todos para dar mantenimiento a este extraordinario patrimonio edificado de nuestro país”, expresó Alejandra Frausto Guerrero.

En su intervención, el titular del INAH, Diego Prieto Hernández, reiteró el compromiso de esta institución y de todas sus áreas competentes para acometer la segunda etapa de intervención, “la cual se realizará con aún más conocimiento del inmueble, más sabiduría de cómo continuar su intervención y más nutrida por el interés de todos los involucrados: los tres órdenes de gobierno, la iniciativa privada, la sociedad civil y, por supuesto, la población”.

Debido a que la obra en el Templo de San Juan Bautista no ha terminado, se mantienen protegidos los retablos laterales, el púlpito y el órgano, y solo se ha descubierto el presbiterio para la celebración de las misas. Así, el retablo mayor –considerado el retablo completo más antiguo de América– ha quedado al descubierto para mostrar las sublimes escenas dedicadas a la vida de la Virgen María, la muerte y resurrección de Jesucristo.

Al respecto, el titular del Centro INAH Puebla, Manuel Villarruel Vázquez, explicó que el proyecto de intervención del templo llevó prácticamente un año en su elaboración, estudios, análisis, revisiones, correcciones y aprobación, y en mayo de 2020, arrancaron las labores, las cuales incluyeron la protección de bienes muebles, retablos, púlpito y órgano.

El plan contempló trabajos de consolidación en las torres campanario sur y norte (esta última incluyó su reconstrucción); además de la consolidación de la fachada principal, de agrietamientos en bóvedas, en muros norte y contrafuerte, y de intradós de bóvedas en cuatro entre ejes, lo que requirió instalar un tendido de andamios a 18 metros de altura.

Con el apoyo de estudios estructurales y de geometría del templo, se priorizaron los elementos más afectados: la torre campanario sur, además de las bóvedas en su cara externa, muros y contrafuertes del lado norte, donde intervino el equipo de la empresa constructora David Vázquez García, constituida por ingenieros estructurales, restauradores de bienes muebles, arquitectos restauradores y una gruesa plantilla de apoyo y albañiles.

Asimismo, se retiraron pesadas placas de acero en el muro de la fachada principal, las cuales representaban cargas excesivas y sumaban al deterioro agravado por el sismo; de igual manera, se trabajaron grietas en las bóvedas del templo para devolver el entretejido particular que presenta la conformación de fábrica de origen de estos elementos abovedados.

En 2022, se concluyeron los trabajos en los muros y contrafuertes lado norte, mediante la consolidación de paramentos y la colocación de tres gárgolas, de manera que se estabilizó el deterioro por pérdidas de juntas y material base constitutivo. También se finalizaron las labores en el campanario sur, las cuales llegaron a ejecutarse hasta a 36 metros de altura.

En estos dos elementos, y por recomendación del Área de Bienes Muebles del Centro INAH Puebla, se aplicó una pátina a las juntas de áreas consolidadas, hecha a base de pigmentos naturales y material de la región. En esta toma de decisiones resultó valiosa la opinión de la comunidad con experiencia en intervenciones anteriores.

En la fachada principal se consolidaron grietas y fisuras, así como paramentos de muros; a la par, se sustituyó una decena de piezas de cornisa talladas en la imposta superior de la portada. Por otra parte, al finalizar la consolidación del intradós de bóveda del segundo entre eje, se desmontó el tendido de trabajo, liberando así el interior del templo para su reapertura al culto.

Cabe mencionar que el acto de entrega a la comunidad también fue presidido por el secretario de Cultura del Gobierno de Puebla, Sergio de la Luz Vergara; el presidente municipal de Cuauhtinchan, Daniel Torres García; la presidenta de la Fundación Amigos de Cuauhtinchan, Cecilia Tapia Margaona; el presbítero Hugo Reyes, vicario episcopal de la zona centro de Puebla, y el párroco Salvador Barba. En representación de la comunidad, estuvieron Herminia Ruiz y Federico Velázquez.

Reacciones