Murillo, la alegría del barroco - NTCD Noticias
Miércoles 28 de octubre de 2020

Inicio

-

Espectáculos / Cultura

-

Murillo, la alegría del barroco

Murillo, la alegría del barroco

Murillo, la alegría del barroco

Jueves 7 de mayo, a las 18 h

Su pintura fue robada durante la invasión napoleónica a España y en Francia marcó el hito del encarecimiento de las obras de arte. Su humanización pictórica de lo devocional influyó en la pintura de los siglos XVIII y XIX, pero las vanguardias del siglo XX lo tacharon de blando y edulcorado. Este documental, creado para celebrar el IV Centenario del nacimiento del pintor sevillano Murillo, reivindica la figura y obra de este artista que como ninguno logró conectar con la élite y el pueblo por igual gracias a su humanidad, dulzura, compasión y alegría, atípicos para el claroscuro barroco de su época.

El Canal Cultural de México, en el marco de la campaña Contigo en la distancia implementada por la Secretaría de Cultura, estrena el documental Murillo, la alegría del barroco, una producción de la Radiotelevisión Española RTVE en torno a Bartolomé Esteban Murillo uno de los máximos referentes de la pintura barroca en España y en el mundo.

El largometraje muestra el desarrollo de la pintura de Murillo desde sus comienzos como aprendiz de los pintores Antonio Pérez, Juan del Castillo y Alonso Cano, hasta su consagración como el pintor más popular de su natal Sevilla. Este recorrido inicia con las primeras obras del pintor, como los 12 cuadros que hizo para el Claustro Chico del convento de San Francisco en su cuidad y con los que dio inicio formal a su carrera; y culmina con sus pinturas más valoradas, las cuales se encuentran en prestigiadas colecciones como las del Museo del Prado, la National Gallery de Londres o la Alte Pinakothek de Múnich; entre estas pinturas destaca La Inmaculada de los Venerables, también conocida como La Inmaculada de Soult, la cúspide de su empeño por pintar la ascensión de la virgen, cuadro invaluable que fue sustraído de España por el general francés Soult en el siglo XIX y cuya adquisición por el Louvre lo convirtió en la obra de arte más cara de su tiempo.

Asimismo, se destacan los elementos más propios del arte pictórico del sevillano, como la calidad del trazo de sus dibujos, sus atípicos autorretratos, la humanización con que dotó los temas religiosos y devocionales, elemento clave de su madurez artística, así como sus pinturas de género en las que inmortalizó con gesto vivaz y alegre a la niñez desposeída de su época. Se muestra también la influencia que tuvieron en él otros grandes pinceles del barroco, como Francisco de Herrera el Mozo o Diego Velázquez; el influjo que él ejerció a su vez en destacadas figuras posteriores, como Francisco de Goya; y cómo su arte destaca entre la producción del periodo artístico barroco al que pertenece por desdramatizar la época difícil por la que pasaba Sevilla: al azote de la peste de mitad del siglo XVII, ante la que el pintor opuso sus escenas dulces y amables, que dieron consuelo y representaron un bálsamo para el dolor y la pobreza de las clases populares de su ciudad.

La conducción a través de la obra y vida de Murillo la llevan a cabo los expertos Benito Navarrete, historiador del arte y biógrafo del artista; Javier Portús, jefe del Departamento de Pintura Española del Museo Nacional del Prado; Enrique Valdivieso, historiador del arte y también biógrafo de Murillo; José Calvo Poyato, historiador; Gabriele Finaldi, director de la National Gallery de Londres; Elisabeth Hipp, conservadora de la Alte Pinakothek de Munich; Valme Muñoz, directora del Museo de Bellas Artes de Sevilla; Manuela Mena, jefa de Conservación de Pintura del Museo Nacional del Prado; Pablo Hereza, historiador del arte; Fuensanta de La Paz, jefa de Restauración del Museo de Bellas Artes de Sevilla; la escritora Espido Freire y la fotógrafa Isabel Muñoz.


Reacciones