Palabras de la secretaria Olga Sánchez Cordero, en la cancelación de timbre postal, develación de placa de la “Explanada Leona Vicario” - NTCD Noticias
Jueves 28 de octubre de 2021

Inicio

-

Nacional

-

Palabras de la secretaria Olga Sánchez Cordero, en la cancelación de timbre postal, develación de placa de la “Explanada Leona Vicario”

Palabras de la secretaria Olga Sánchez Cordero, en la cancelación de timbre postal, develación de placa de la “Explanada Leona Vicario”

Palabras de la secretaria Olga Sánchez Cordero, en la cancelación de timbre postal, develación de placa de la “Explanada Leona Vicario”

_ Quisiera saludar muy especialmente a la secretaria de Economía, a mi amiga Graciela Márquez; a la vicepresidenta de la Cámara de Diputados, la licenciada Dolores Padierna; también nos acompaña Eduardo Villegas, de la Memoria Histórica; mi querida amiga del Servicio Postal Mexicano, gracias amiga por este acto tan solemne del timbre postal de Leona Vicario.

Por supuesto a mis compañeros los subsecretarios Rabindranath Salazar, gracias Rabindranath por estar aquí; desde luego a mi compañero subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas; mi querida Malú como representante del Senado y titular de la Comisión de Género de la Cámara de Senadores.

Muchas gracias a todas y todos ustedes.

Muchas gracias a mis compañeros de la Secretaría de Gobernación, también a los medios de comunicación muchas gracias.

Dice Giacomo Leopardi, que nació en 1798 hasta 1837, un poeta y erudito italiano: la paciencia es la más heroica de las virtudes, precisamente porque carece de toda apariencia de heroísmo.

Saludo nuevamente a las y los distinguidos integrantes de este presídium, así como a todas y todos los servidores públicos asistentes a este solemne evento, me da mucho gusto recibirlos en esta Secretaría de Gobernación, en su casa.

Como decía al inicio de esta intervención, hoy quiero destacar la paciencia de la heroína, la paciencia de esperar 200 años para que se le reconociera.

Hoy quiero destacar también, como dice Leopardi, que no pareciera heroísmo pero lleva implícita la madera del heroísmo.

No es casualidad que un evento como este, que consolida a Leona Vicario en el panteón de los héroes y heroínas de México, se lleve a cabo en la Secretaría de los derechos y la justicia, en el Palacio de Cobián, en el centro neurálgico de la vida pública de México, y no lo es precisamente porque desde esta Secretaría estamos impulsando el más grande esfuerzo de los últimos años para hacer que el trabajo en favor de las mujeres no sea un esfuerzo desarticulado y disperso, aquí conjuntamente con mi querida Nadine también, sino el más fuerte y coordinado que se haya visto en la historia del país. Es con toda esta intención.

Estoy segura de que el legado de la Dulcísima Madre de la Patria, como debemos llamarle, tiene que ver con muchos de los ideales que impulsamos actualmente desde esta Secretaría.

Leona Vicario ha sido, a lo largo de dos siglos de vida independiente, un símbolo de lucha y de sacrificio desinteresado por la patria. Han pasado doscientos años para que comencemos a reconocer, como lo merece su actividad, como bienhechora del movimiento insurgente durante la Independencia.

Primero, como facilitadora de información para los insurgentes y, después, como financiadora de la lucha a través de su fortuna privada de la cual se desprendió con patriótica generosidad.

Leona Vicario ejerció una distinguida carrera como periodista, -ya se ha dicho- por lo cual constituye un verdadero ícono del periodismo libre y de la libertad de expresión, una de las más discutidas hoy día, pero una de las más expandidas también.

Decir “Madre de la Patria” es una frase que evoca una imagen muy importante para la lucha de las mujeres en nuestro país. Es una frase que rompe con muchos años de lenguaje de género que reconocía solo en los varones el origen como nación de México y que por siglos mantuvimos hasta nuestros días.

Nombrar esta plaza el día de hoy confirma que el gobierno del presidente López Obrador, que el gobierno de la Cuarta Transformación que él encabeza, es un gobierno que respalda esa lucha femenina. Es el primer gabinete paritario en la historia. El primero que dialoga abiertamente con los feminismos, el primero que atiende directamente los reclamos sociales de las mujeres de México.

Precisamente con el presidente he comentado cómo el legado de Leona Vicario me ha impulsado a participar decididamente en la lucha por un mejor país.

Me inspira seguir luchando por el empoderamiento de las mujeres y por alcanzar la reducción de la brecha de género que actualmente existe en México.

Hoy honramos a la mujer fuerte de la Independencia recordando su vida, su obra y dedicando el timbre postal que hoy se cancela y que estará estampado en un sinnúmero de sobres depositarios de la todavía importante circulación epistolar de nuestro país.

Dedicar y nombrar a esta importante explanada central, en la que develamos la placa correspondiente, y en la que obrará aquí un mural de Leona Vicario, es un signo externo de algo que está sucediendo en el país, el empoderamiento femenino.

Tengo la certeza de que esta plaza será un recordatorio cotidiano sobre el papel de las mujeres en la historia de México y, sobre todo, de la lucha que aún pervive para las mujeres contemporáneas que buscan la justicia, igualdad y mejores condiciones para ejercer a plenitud su libertad.

La lucha de Leona Vicario, que en su momento fue la lucha independentista, es la inspiración para la lucha feminista de hoy. Su paciencia en llegar al panteón de los héroes nacionales en el lugar que le corresponde, debe ser el estandarte con el cual las mujeres que dedican su vida al servicio público debemos enarbolar, cada vez más con mayor determinación, hasta que llegue el día en el que, ahí donde sea preciso, tomar decisiones que nos incumban a todas y todos, exista una representación femenina igualitaria.

Y es cierto lo que dice aquí Eduardo Villegas, el doctor Eduardo Villegas, tenemos que coparticipar hombres y mujeres en esta lucha, en este recordatorio y en esta memoria histórica.

Este 2020 es el año de Leona Vicario y creo que no pudo ser más oportuno, ya que ante la incertidumbre y duda que pueda surgir en nuestro camino, contamos con esta figura paciente de la Dulcísima Madre de la Patria que nos invita a superarnos a nosotros mismos cada día; que nos recuerda los valores democráticos y representativos sobre los que descansa la autonomía de nuestra gran nación; que nos inspira a luchar por la libertad de expresión y el periodismo libre como el que ella misma impulsó; y, sobre todo, que nos conmina a ser mexicanos y mexicanas solidarios con el prójimo, a ver siempre por la necesidad de la comunidad.

No me queda sino agradecer a todas y todos los que hicieron posible la cancelación del timbre postal, a la develación de la placa y el nombramiento de la explanada Leona Vicario en la Secretaría de Gobernación, casa de todas y todos los mexicanos.

Especialmente al subsecretario Rabindranath Salazar, muchas gracias por todo esto.

Estoy segura de que estas representaciones tangibles de las virtudes de una heroína servirán para agrandar todavía más la ilustre figura de Leona Vicario como constructora de México, como inspiración para la lucha de las mujeres que luchan de manera cotidiana por un México igualitario y libre.

No hay transformación posible sin la mitad del género humano. Las mujeres de México somos parte esencial de esta transformación que llevamos a cabo entre todas y todos.

Muchas gracias por estar presentes el día de hoy con nosotros.

Reacciones