Vicente Rojo: la destrucción del orden, exposición antológica en el Museo de Arte Moderno - NTCD Noticias
Lunes 26 de septiembre de 2022

Inicio

-

Nacional

-

Vicente Rojo: la destrucción del orden, exposición antológica en el Museo de Arte Moderno

Vicente Rojo: la destrucción del orden, exposición antológica en el Museo de Arte Moderno

Vicente Rojo: la destrucción del orden, exposición antológica en el Museo de Arte Moderno

_ Reúne obras tempranas poco conocidas con piezas indispensables en la trayectoria del artista

El Museo de Arte Moderno (MAM) presenta la exposición antológica Vicente Rojo: la destrucción del orden, la cual da cuenta de más de 60 años de trayectoria de quien es considerado un creador central en la renovación artística en México y Latinoamérica.

Al leer el mensaje de la secretaria de Cultura del Gobierno de México, Alejandra Frausto Guerrero, el director del Complejo Cultural Los Pinos, Homero Fernández, dijo que “La exposición que se presenta hoy nos convoca a la labor artística y la herencia cultural de uno de los creadores más prolíficos de la escena mexicana: Vicente Rojo, cuyo trabajo fue uno de los detonantes centrales de la renovación estética que se dio a lo largo de nuestro continente a partir de la segunda mitad del siglo XX”.

Y señaló: “Esta muestra da cuenta de una carrera artística de más de medio siglo en que los colores, las texturas y diseños de Vicente siguen retumbando como inspiración para nuevas generaciones de artistas”.

Comentó que es así como el maestro Vicente Rojo llena con su obra el MAM, “espacio que por primera vez en su historia recibió mantenimiento mayor como parte del proyecto Chapultepec, Naturaleza y Cultura con una inversión de 50 millones de pesos para la difusión de su importante acervo como parte del trabajo para dignificar el patrimonio cultural que realiza el Gobierno de México.”

En la inauguración de esta fundamental muestra, la cual permanecerá abierta al público hasta el 5 de febrero de 2023, la directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (Inbal), Lucina Jiménez López, afirmó: “Estamos cumpliendo la palabra empeñada en un diálogo con Vicente Rojo”.

Recordó que en febrero de 2019, al acompañar al artista a recibir un doctorado honoris causa a la Universidad Iberoamericana, conversaron sobre la posibilidad de recibir un reconocimiento a su obra y trayectoria, ganada sin lugar a dudas al formar parte de este grupo de artistas que irrumpieron en el escenario del arte mexicano y abrieron un cauce totalmente distinto a lo que significaba una importante época de arte figurativo y nacionalista, al dar vida a lo que estos creadores prefirieron llamar el surgimiento de la “generación de la apertura”.

“Él fue contundente y dijo que la mejor manera de reconocerlo era haciendo una retrospectiva en el Museo de Arte Moderno, porque pensaba que eso le permitiría mirar hacia atrás y reapropiarse de su propia trayectoria”, agregó la titular del Inbal.

Expresó que Vicente Rojo fue siempre una persona reflexiva y autocrítica de su obra, dado que nunca dejó de investigar y experimentar. Vicente Rojo valoraba fundamental la libertad que encontró cuando emigró a México, porque le permitió cruzar muchas fronteras, no solo culturales, sino también disciplinares y poder encontrar en esta relación contradictoria entre el diseño gráfico y la pintura una fuente infinita de creación artística. Cuando pinto, dijo citando a Rojo, mi obra nace de la duda, de la incertidumbre, de ese laberinto del cual no sé qué saldrá. Es como el canto que vive en mí y que espero llegue a un espectador”. Aquí estamos creando ese canto polifónico al que se suman las diversas miradas de todos ustedes, dijo la directora general del Inbal.

Acompañada de Mercedes Oteyza, esposa de Manuel Felguérez y de la curadora Pilar García, Lucina Jiménez anunció que el Instituto continuará, de la mano de la familia del artista, la divulgación de la obra de Vicente Rojo, ya que esta exposición tendrá continuidad en el Museo Nacional de la Estampa, donde se mostrará la obra gráfica del artista.

Por último, comentó que para Vicente Rojo el valor de la amistad era fundamental y motivo de creación. Quiero cerrar estas palabras, dijo la titular del Inbal, recordando la anécdota del propio Vicente Rojo cuando fue a visitar a Juan García Ponce, quien le preguntó por la salud. Al final de la conversación, García Ponce le dijo: “No te preocupes Vicente, porque somos eternos”. Y eso estaría pensando también Vicente de la obra de Manuel, a quien estoy segura que le habría dedicado unas palabras.

Por su parte, el hijo del artista, Vicente Rojo Cama, compartió que “ fue una idea que tenía mi padre y es una maravilla un gran regalo que todos estén aquí para ver su exposición”.

Asimismo, agradeció la asistencia de familiares, amigos y artistas, así como el apoyo de los coleccionistas Ramón López Quiroga y Diego Latorre para llevar a cabo este proyecto. Vicente Rojo Cama, y los nietos de Vicente Rojo, Nora, Mara, Diego y Julián contribuyeron de manera fundamental a esta exposición.

La muestra fue concebida en estrecha colaboración con Vicente Rojo antes de su deceso, en marzo de 2021, mediante un proceso de interlocución con la curadora Pilar García, quien trabajó con el artista en los últimos años. Se centra en su producción pictórica y escultórica, además establece puentes con algunos de sus libros de artista —proyectos de colaboración con escritores y poetas—. Reúne obras tempranas poco conocidas con piezas indispensables en su trayectoria, procedentes de colecciones públicas y privadas, así como de su archivo personal.

El subtítulo de la exposición refiere el proceso de trabajo serial característico de Vicente Rojo, en el cual la libertad de creación supone romper con el orden previo y establecido para construir uno nuevo. Este procedimiento respondió a una disciplina autoimpuesta por Rojo, consistente en producir simultáneamente un conjunto de obras que comparten una estructura subyacente que ha de ser construida, destruida, reconstruida y reformada una y otra vez. La exposición, a su vez, rompe la forma convencional en que la obra de Vicente Rojo había sido exhibida y también incluye obra que no se había mostrado al público.

Vicente Rojo: la destrucción del orden se organiza en cuatro núcleos temáticos que agrupan varias series en relación con campos de investigación y preocupaciones estéticas que atravesaron la producción plástica del artista: Guerra y humanismo, Lenguaje, Geometría y sistemas y Memoria. De esta manera, la exposición clarifica el territorio que conformó y lo sitúa como parte de un movimiento de vanguardia latinoamericana.

Conocer más de 60 años de labor creativa de Rojo responde a la urgencia por investigar a un artista vertebral que participó en la definición de las disciplinas visuales en el México moderno, desde la década de los cincuenta hasta la actualidad. La exposición se acompañará de un programa público consistente en conversatorios, conferencias magistrales, así como talleres infantiles y para adolescentes, además de actividades familiares.

La titular del Museo de Arte Moderno, Natalia Pollak, reconoció el privilegio de albergar esta exposición, la cual, además de poner en valor a un artista entrañable, generoso y cercano, consolidará un punto de partida para los interesados en el desarrollo de las prácticas artísticas contemporáneas de nuestro país. Vicente Rojo: la destrucción del orden cuenta también con el apoyo de la Beca de Arte de la Fundación BBVA.

Se invita al público que la visita a seguir los protocolos para el cuidado de la salud, entre los que se encuentra el uso correcto del cubrebocas.

Referente de la cultura en México

Vicente Rojo (1932-2021) nació en Barcelona, donde aprendió dibujo, escultura y cerámica. A los 17 años, en 1949, emigró de la España franquista hacia México, donde su padre, ingeniero y republicano, residía desde el fin de la Guerra Civil española como refugiado político. Rojo se nacionalizó mexicano y estudió en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda.

Es considerado uno de los principales referentes de la cultura moderna en México, no solo por su labor como editor, sino también por su trabajo como diseñador gráfico y artista que encontró en la práctica de la pintura un refugio de libertad individual.

La curadora Pilar García estudió la Licenciatura en Historia del Arte y la maestría en Estudios de Arte en la Universidad Iberoamericana. Es curadora de la colección artística del Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC) de la UNAM.

El Museo de Arte Moderno se ubica en Paseo de la Reforma, esquina Gandhi s/n, Primera sección del Bosque de Chapultepec.

Reacciones