Logo
Los amantes de la fotografía celebran sus 180 años de vida en el 20 Encuentro Nacional de Fototecas
nacional - 2019-08-23
BETA
Los amantes de la fotografía celebran sus 180 años de vida en el 20 Encuentro Nacional de Fototecas


La fiesta de la imagen arrancó con la entrega de la Medalla al Mérito Fotográfico, por parte del director del INAH, Diego Prieto, y del gobernador de Hidalgo, Omar Fayad.

Si se cumple la muerte de la fotografía, “gocemos lo que nos quede de ella. Practíquenla cada día, incesantemente, y no olviden que es la profesión más hermosa que existe”: Christa Cowrie.


!Larga vida a la fotografía!, es el deseo de quienes participan del 20° Encuentro Nacional de Fototecas, en una semana de plácemes por el 180 aniversario de este maravilloso invento. La reunión, que inició este jueves 22 de agosto en Pachuca, “Ciudad de Luz y Plata”, fue la ocasión para honrar a dos fotógrafos que se han ido este año, caso de Jorge Acevedo y Eniac Martínez, y de reconocer a los que siguen en el camino.

En esta vigésima edición, se distinguió la trayectoria de los creadores Bob Schalkwijk, Christa Cowrie y Maya Goded —esta última ausente por asuntos de trabajo— con la Medalla al Mérito Fotográfico, galardón que recibieron de manos del maestro Diego Prieto Hernández, director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), y del gobernador del Estado de Hidalgo, Omar Fayad Meneses.

El titular de INAH destacó la historia cruzada entre esta institución, que conmemora 80 años, con la de la propia fotografía. Si bien —dijo-—, el registro fotográfico de monumentos arqueológicos e históricos, así como de grupos indígenas, ha sido y es pilar en las labores de conservación, investigación y difusión que desarrolla el instituto; con la fundación de la Fototeca Nacional en 1976, las imágenes fotográficas voltearon a ser vistas como un patrimonio en sí mismo, al albergar alrededor de un millón de piezas fotográficas.

“La fotografía es un patrimonio que tiene una enorme importancia desde todos los puntos de vista relacionados con el quehacer humano, sea el estético, desde la historia sentimental y de las mentalidades, de la articulación de los grupos familiares, comunitarios y sociales, como reflejo de la identidad y la etnicidad. La fotografía lo atraviesa todo”, expresó. Señaló que a partir del año 2000, cuando el Encuentro Nacional de Fototecas extendió sus alcances, “ha significado la posibilidad de que México honre el trabajo de sus fotógrafos, no sólo por la creatividad y sensibilidad expresada en cada una sus tomas, sino también por contribuir al acopio de acervos fundamentales donde está documentada la historia y la vida cotidiana del país”.

Algunos de estos fotógrafos, no habiendo nacido en tierra mexicana, caso de los galardonados Bob Schalkwijk y Christa Cowrie, se comprometieron como pocos con las diversas realidades del país. Al recibir la Medalla al Mérito Fotográfico, Christa Cowrie se manifestó plena por haber encontrado en México la suficiente sorpresa para descubrir su vocación y la libertad para ejercerla, primero en el periodismo y luego en la documentación de las artes escénicas. Recordó las palabras que le dedicó hace unos años su amigo, el crítico Fernando de Ita: “Así fue el destino que escogiste para mirar el mundo. De un lugar a otro, de la gloria al infierno, de montañas y valles, ríos y selvas, bosques y desiertos, ricos y pobres, políticos y actores, artistas y bailarines, festivales y congresos. Hasta el cansancio. Siempre con honestidad y sentido de responsabilidad de ser testigo de un hecho”.

Cowrie refirió que hace poco, su compatriota, el cineasta Wim Wenders, pronosticó 20 años más de vida a la fotografía: “Si es así, gocemos lo que nos quede de ella. Practíquenla cada día, incesantemente, y no olviden que es la profesión más hermosa que existe”. Por su parte, Bob Schalkwijk agradeció que se reconozca al archivo que fue formando desde hace más de 60 años y que aproximadamente asciende a 500 mil piezas, no obstante, dejó claro, sigue en activo y el año entrante espera concluir un libro dedicado al estado de Hidalgo, donde realizó uno de sus primeros ensayos en el Valle del Mezquital.

El gobernador de esa entidad, Omar Fayad Meneses, se congratuló que, gracias a la Fototeca Nacional del INAH, Pachuca sea llamada “Ciudad de Luz y Plata” y, en ese sentido, resguarde acervos invaluables. Comentó que Louis Daguerre jamás hubiera imaginado que su invento derivaría en el uso democrático de la imagen, como es ahora en el mundo digital del siglo XXI.

La apertura oficial del 20° Encuentro Nacional de Fototecas, contó también con la presencia de la presidenta municipal de Pachuca de Soto, Yolanda Tellería; de Olaf Hernández, secretario de Cultura de Hidalgo; de Rebeca Díaz Colunga, encargada de la Coordinación Nacional de Difusión del INAH; de Héctor Álvarez Santiago, director del Centro INAH Hidalgo; y de Juan Carlos Valdez, director de la Fototeca Nacional.

Las actividades, que se extienden hasta este sábado 24 de agosto, comprenden seis foros, tres presentaciones editoriales y las exposiciones Historias de luz y plata. Imágenes del acervo de la Fototeca Nacional y Habitar la oscuridad, de Marco Antonio Cruz.

Avances de la fotohistoria en México

Los 180 años de la fotografía sirvieron para reflexionar sobre los avances que ha tenido la fotohistoria en México, en las últimas décadas. Tres historiadores de la imagen, los doctores Rebeca Monroy, Alberto del Castillo y Claudia Negrete, dieron un escenario sobre el estado de la investigación de la fotografía en nuestro país.

Monroy señaló como capital el libro Imagen histórica de la fotografía en México, publicado en 1978, donde su autora, Eugenia Meyer, apuntaba que el daguerrotipo había llegado a México a escasos seis meses de su presentación en París, y refería una toma de la Batalla de Cerro Gordo, Veracruz, de 1847, en plena intervención estadounidense, como la pieza fotográfica más antigua conocida en nuestro país, y que, probablemente, también representa la imagen de guerra más antigua del mundo.

Meyer arrojaba otros datos interesantes, como el caso de Natalia Baquedano, la primera fotógrafa mexicana quien, inclusive, montó su propio estudio en el Centro Histórico de la Ciudad de México, en 1876. Rebeca Monroy, investigadora del INAH, hizo hincapié en la serie de iniciativas que en la década de los 70 del siglo XX, posibilitaron darle un peso a la imagen como constructora de historias: la creación del Consejo Mexicano de Fotografía, las cinco ediciones del Coloquio Latinoamericano de Fotografía y, por supuesto, la fundación de la Fototeca Nacional con el traslado a Pachuca del Archivo Casasola.

La historiadora finalizó que ahora se pueden contar más de 50 especialistas en historia gráfica, y en los últimos años se han generado cerca de 120 tesis sobre estos temas.


Más de nacional
Más visto
Video
2019-06-27T21:26:04.000Z

Pueblo mágico de Atlixco, Puebla

La ciudad de las flores se ubica en las faldas del volcán Popocatépetl, presume de tener el mejor clima del mundo y las flores son parte del paisaje cotidiano.