Logo
Comunidad de Izúcar visita a su
nacional - 2019-07-26
BETA
Comunidad de Izúcar visita a su "Santiaguito" y constata avances en restauración


Se ha recuperado el volumen y forma de las extremidades de la escultura, así como 50 por ciento del torso; la cabeza ya tiene forma y características del rostro.

Durante su visita al Taller de Escultura Policromada de la CNCPC, le cantaron Las mañanitas con motivo de su fiesta patronal.


Desde muy temprana hora, decenas de feligreses, entre ellos niños y adultos mayores, llegaron a las instalaciones de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC) del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), procedentes de Izúcar de Matamoros, Puebla, con una sola intención: visitar a su “Santiaguito” —como ellos lo llaman—, para ver los avances en su restauración y, de paso, cantarle Las mañanitas.

“Ya queremos verlo, lo necesitamos mucho”, era el comentario entre los izucarenses que visitaron el Taller de Escultura Policromada de la CNCPC para atestiguar el progreso de las labores de recuperación de la figura de Santiago Apóstol, la cual data del siglo XVI y resultó seriamente dañada al caerle encima la cúpula de la parroquia, a causa del sismo del 19 de septiembre de 2017.

El “Santiaguito” sufrió graves daños, entre ellos, la compresión del torso, la separación de las extremidades y la fractura del rostro, por lo que la tarea de las especialistas, encabezadas por la restauradora perito Roxana Romero Castro, para recuperar la escultura ha sido titánica.

Asombrados, los visitantes admiraban las diferentes partes de la imagen como quien contempla un tesoro, al tiempo que veían a las restauradoras hacer su trabajo y, ocasionalmente, con voz ansiosa les preguntaban: ¿cuándo estará listo?

“Les agradezco que tengan paciencia, qué bueno que vinieron para darse cuenta de que los procesos de restauración no son fáciles ni rápidos. Nos agrada que estén aquí porque, al final, cuando la escultura regrese a Izúcar, ustedes, al conocer lo complicado de estas labores, tendrán mayor cuidado con ella, y eso, para nosotros, también es importante”, indicó Romero Castro.

Algunos de los visitantes deambulaban por el taller donde las restauradoras trabajan las piernas, brazos y el torso de la imagen venerada. La emoción venció a más de uno, hubo quienes no pudieron contener las lágrimas al observar, en una de las mesas de trabajo, la cabeza del santo con el rostro recuperado casi por completo.

Es un avance magnifico, la verdad, están haciendo un gran trabajo, pensábamos que no iba a ser posible reconstruir la imagen; al ver los fragmentos y el daño que tenía, muchos pensamos “se acabó Santiaguito”, expresó la señora María del Carmen Ochoa, quien entre sollozos felicitaba a las especialistas del INAH.

Uno de los más jóvenes y quien encabezaba el contingente, Jorge Iván Torres Gamboa, de instrucción historiador y quien por 14 años vistió a la imagen, manifestó que, a año y medio de que se rescataron los restos de la pieza afectada y se trasladaron a la CNCPC, el avance en su restauración ha sido notorio, “me sorprende ver el rostro, estaba muy dañado, pero ya está reconstruido. A nombre de la comunidad de Izúcar, muchas felicidades”.

Para doña Martha Rivera, la imagen es muy poderosa, por eso atrae a miles de feligreses a la parroquia en su honor para venerarlo, “aunque ahora, cuando los creyentes visitan el templo, al ver la réplica de la escultura y enterarse que no es el Santiago original, se dan la vuelta y se van, porque no les transmite la misma fe o devoción”.

Los trabajos de recuperación de la imagen no han sido sencillos. Las expertas comentaron que nunca antes habían trabajado un caso con el grado y complejidad de deterioro como el del “Santiaguito” de Izúcar de Matamoros.

“El estado en el que llegó nos dio la oportunidad de conocer su manufactura desde su interior, lo que nos ofrece información invaluable en la investigación de este tipo de esculturas. La restauración tendrá resultados muy interesantes y satisfactorios para todos, por supuesto, desde el punto de vista académico y técnico, pero también en lo social y hasta en lo espiritual; buscamos que al final de la intervención la comunidad esté contenta y satisfecha con nuestra labor, porque ellos son los depositarios de este bien cultural”, coincidieron las especialistas.

Roxana Romero informó que con el trabajo de seis restauradoras se ha logrado recuperar el volumen y la forma de las extremidades de la escultura, también se ha avanzado 50 por ciento en la forma y tamaño original del torso, y se trabaja en la estabilización de los estratos decorativos.

La cabeza de la imagen religiosa ha sido descomprimida, y se ha recuperado la forma y características del rostro: se colocó la quijada inferior y, poco a poco, se han recolocado los pequeños fragmentos de la barba, los labios y el bigote.

La definición de los materiales y técnicas para la reintegración de la policromía del rostro será esencial, y requerirá de una discusión y consenso entre el equipo de especialistas, ya que es un punto clave para el reconocimiento de la imagen y la devoción de los miembros de la comunidad.

El equipo de especialistas valora colocar una estructura interna que proporcione mayor estabilidad a la escultura, así como para facilitar la unión de las extremidades y la cabeza al cuerpo. La definición de la forma y materiales que podría tener el armazón auxiliar aún continúa en discusión, en la que, además de las restauradoras, confluyen también arquitectos y expertos en análisis 3D; una vez ensamblada la escultura, se realizará la reintegración formal y cromática.

Luego de las explicaciones de las expertas, una lluvia de aplausos cerró la visita, no sin antes cantarle Las mañanitas a “Santiaguito”, porque el 25 de julio es su fiesta.

Tras breves rezos, los integrantes de la comunidad izucarense pidieron a su santo patrono “que ilumine a las restauradoras, y les dé la habilidad manual y espiritual para que puedan restaurar su imagen.

“Es conmovedor ver cómo la gente manifiesta su devoción, y que tu trabajo, además del evidente resultado técnico, académico o de investigación, incida en su fe; es algo muy satisfactorio”, concluyó la responsable del proyecto de restauración del conjunto escultórico.


Más de nacional