La Secretaría de Cultura federal entrega restaurada la Parroquia de Santa Elena de la Cruz, en Oaxaca, dañada por sismos - NTCD Noticias
Miércoles 10 de agosto de 2022

Inicio

-

Espectáculos / Cultura

-

La Secretaría de Cultura federal entrega restaurada la Parroquia de Santa Elena de la Cruz, en Oaxaca, dañada por sismos

La Secretaría de Cultura federal entrega restaurada la Parroquia de Santa Elena de la Cruz, en Oaxaca, dañada por sismos

La Secretaría de Cultura federal entrega restaurada la Parroquia de Santa Elena de la Cruz, en Oaxaca, dañada por sismos

_ Los esfuerzos de la dependencia en 2022 y 2023 se enfocarán en la atención del patrimonio afectado en Oaxaca y Puebla, por los terremotos de 2017 La atención a este edificio religioso y sus bienes muebles se ejecutaron en dos años con recursos del Fonden, del orden de poco más de siete millones de pesos

La Secretaría de Cultura del Gobierno de México, a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), y el Gobierno del estado de Oaxaca entregaron los trabajos de conservación y restauración de la Parroquia de Santa Elena de la Cruz, afectada con daños severos tras los sismos de septiembre de 2017.

En el acto de entrega a la comunidad, en representación de la secretaria de Cultura federal, Alejandra Frausto Guerrero, el director general de Sitios y Monumentos del Patrimonio Cultural, Arturo Balandrano Campos, sostuvo que con estas labores, acometidas por la empresa ATM, especializada en la rehabilitación de inmuebles históricos, y que fueron supervisadas por profesionales de las secciones de Conservación y de Monumentos Históricos del Centro INAH Oaxaca, se garantiza la preservación de esta iglesia del siglo XVII, por muchos años más.

En presencia de la secretaria de las Culturas y Artes de Oaxaca, Karla Verónica Villacaña Quevedo, el funcionario hizo un balance de la atención al patrimonio edificado que resultó afectado en un tercio del territorio nacional, por los sismos del 7 y 19 de septiembre de 2017 y sus sucesivas réplicas.

“En un momento quedamos abrumados con el reto de recuperar este patrimonio tan rico, diverso e importante, sobre todo los templos, donde radica la historia y la religiosidad de los pueblos de México. A cinco años, vuelve a latir el corazón de muchas comunidades. La Secretaría de Cultura del Gobierno de México reafirma el compromiso de acabar la restauración de cada uno de ellos y, en estos momentos, Oaxaca y Puebla serán las entidades donde concentraremos nuestros esfuerzos”, expresó Balandrano Campos.

En su intervención, el director general del INAH, Diego Prieto Hernández, destacó la resiliencia del pueblo mexicano: “La rehabilitación de la Parroquia de Santa Elena de la Cruz es ejemplo esperanza, solidaridad, sentido de comunidad y unión, los valores que encierra la expresión ‘guelaguetza’; de esta manera, será posible que el próximo 18 de agosto, Xoxocotlán celebre dentro de su parroquia la fiesta patronal”.

En los estados de Veracruz, Guerrero, Hidalgo, Tabasco y Chiapas, destacó el antropólogo, el INAH ha concluido los trabajos de recuperación del patrimonio inmueble dañado por los sismos de septiembre de 2017. Al cierre de este año se tendrá un avance significativo en Morelos, Tlaxcala y Estado de México; y hacia los últimos meses de 2022 y en 2023, las tareas tendrán particular enfoque en Oaxaca, Puebla y Ciudad de México.

En ese sentido, el titular del Instituto del Patrimonio Cultural del Estado de Oaxaca (Inpac), Armando Bohórquez Rodríguez, comentó que, a través de un convenio, el INAH y la dependencia a su cargo se comprometieron a atender 190 templos de la entidad, de los cuales un centenar estará entregándose en esta administración. Asimismo, señaló que para la restauración de otras edificaciones históricas de tipo civil se trabaja en coordinación con la Dirección General de Sitios y Monumentos del Patrimonio Cultural de la Secretaría de Cultura federal.

Tanto el director del Centro INAH Oaxaca, Joel Omar Vázquez Herrera, como el presidente municipal de Santa Cruz Xoxocotlán, Inocente Castellanos Alejos, y el representante de la comunidad, Cristóbal Ángel Matías, hicieron hincapié en la participación activa de la feligresía y las hermandades que estuvieron atentas a cada paso del proceso: desde el dictamen de las afectaciones, la gestión de los recursos financieros, la elaboración y licitación del proyecto de intervención, hasta la ejecución de las obras.

En la ceremonia, donde estuvo la senadora Susana Harp Iturribarría, el arzobispo de la Arquidiócesis de Antequera, monseñor Pedro Vázquez Villalobos, manifestó que la gente de Xoxocotlán renovó su fe tras la experiencia del sismo, porque este supuso valorar “el amor y la dedicación a Dios, que sus ancestros supieron expresar a través de esta iglesia y sus retablos”, apreciación que fue respaldada por el párroco Benjamín García García.

Debido a los sismos de 2017, el inmueble religioso se vio afectado al interior y exterior: presentó grietas considerables en muros, arcos y cubiertas. Con el objetivo de devolverle la estabilidad estructural, se propuso una intervención sistemática por acciones y frentes, dando prioridad a los elementos mayormente dañados.

Para facilitar estas intervenciones, personal de la empresa IG Restauración realizó tareas enfocadas a la protección de las esculturas e imágenes del templo, principalmente el desmontaje de candelabros y del retablo principal, dedicado a Santa Elena de la Cruz, y encofrados en los retablos laterales. Asimismo, se hicieron calas y calcas para registrar y proteger la pintura mural, y se resguardaron las campanas.

Respecto al desmontaje del retablo principal, acción necesaria para intervenir el muro testero, la restauradora del INAH, Ingrid Jiménez Cosme, detalló que este consta de 97 elementos en total, entre ellos, 13 pinturas de caballete y dos esculturas de madera. Una vez desmontado, se fumigó cada pieza para detener un ataque de termitas; las que mostraron mayor afectación fueron estabilizadas mediante un consolidante e injertos de cedro, y se adhirieron las escamas sueltas.

Durante dos años, con recursos del entonces Fondo de Desastres Naturales (Fonden), los cuales ascendieron a poco más de siete millones de pesos, gestionados por el Inpac, se liberaron aplanados y recubrimientos dañados; se realizaron consolidaciones mediante la reposición de elementos dañados por nuevos –compatibles a los materiales originales– en cubiertas, muros, arcos y campanarios, y se integraron recubrimientos y acabados en el intradós de la bóveda, muros, arcos y campanarios, donde se realizó el registro de la pintura mural.

Reacciones