20 y más por el arte, producción que reconoce a jóvenes creadores - NTCD Noticias
Sábado 30 de mayo de 2020

Inicio

-

Espectáculos / Cultura

-

20 y más por el arte, producción que reconoce a jóvenes creadores

20 y más por el arte,  producción que reconoce a jóvenes creadores

20 y más por el arte, producción que reconoce a jóvenes creadores


La fragilidad de la realidad, el arte y la política, las identidades masculinas, el arte callejero y el abuso son temas abordados por el teatro, la literatura, las artes plásticas, la fotografía y la música. Disciplinas artísticas que visita esta serie documental de Canal 22, en la que por un año se documentó el trabajo de artistas que fueron parte del programa Jóvenes creadores del Fondo Nacional para la Cultura y las Arte (FONCA), así como su contribución al quehacer cultural del país.

El Canal Cultural de México, como parte de la campaña Contigo en la distancia, presenta en colaboración con la Secretaria de Cultura, el FONCA, Pimienta Films y FilminLatino, el reestreno de la serie 20 y más por el arte, realizada bajo la dirección de David Pablos y la producción de Nicolás y Sebastián Celis.

Pocas veces existe un registro audiovisual que documente el trabajo de una generación de jóvenes creadores y que no sólo muestre las obras acabadas, sino que también se concentre en los procesos creativos y en la visión que tiene el artista sobre su quehacer como autor. Porque una obra comienza a existir desde el momento en el que se concibe en la imaginación y a partir de entonces se va transformando en múltiples posibilidades hasta que toma una forma final; pero el proceso de gestación es esencial para comprenderla con mayor profundidad. Esto fue lo que pensaron las mentes detrás de “20 y más por el arte”, el director David Pablos y los productores Nicolás y Sebastián Celis, al ver el trabajo de los becarios del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA). “Queríamos celebrar a los artistas becados por el FONCA a lo largo y ancho de la República. Nuestro objetivo era mostrar la calidad de su trabajo y que el público pudiera entrar en contacto con el mundo interior de cada uno de ellos, que conocieran a detalle el desarrollo de sus ideas artísticas” (Nicolás Celis López, productor).

Fue a partir del deseo de festejar y de reconocer a los becarios del FONCA que surgió este proyecto, dirigido por otro becario del Fondo, David Pablos. A lo largo de un año, se documentó el trabajo de dramaturgos, poetas, documentalistas, músicos, artistas plásticos, coreógrafos, artistas de performance, bailarines y fotógrafos de diferentes lugares de la República, para llevar a cabo esta serie para el Canal 22. De esta forma, el programa ofrece un amplio panorama de las diferentes disciplinas apoyadas por el FONCA.

En el campo de las artes visuales se congregan Fabiola Torres-Alzaga, quien busca representar la fragilidad de la realidad y plantear una nueva forma de mirar el mundo; Renato Garza Cervantes reflexiona en torno a diversos temas de la esfera pública y privada con el sentido del humor crítico que rige su obra; Samara Guzmán Fernández desarrolla un proyecto que interactúa de manera directa con personas desconocidas, en el que recrea de forma artística las identificaciones oficiales de los participantes; José Jiménez Ortiz ofrece una posibilidad de permanecer presentes después de la muerte a través de un ejercicio artístico que hace una profunda reflexión sobre este constante anhelo humano; Marcos Castro indaga en la arqueología y tiende un puente entre el progreso y la destrucción a través de la intervención de una casa abandonada en una colonia de la Ciudad de México; por su parte, el proyecto de Nuria Montiel Pérez consiste en recopilar frases que reflejen el sentir de la gente sobre la identidad del Museo del Chopo a través de una imprenta móvil, con lo cual expone la cualidad colectiva de los procesos culturales.

En el arte plástico Tania Ximena Ruiz Santos escala el Iztaccíhuatl para realizar una escultura de las nieves penitentes (término de la glaciología) próximas a desaparecer; y Daniel Aguilar Ruvalcaba crea una empresa ficticia de arte contemporáneo en la que realiza talleres de creación artística con amas de casa con el fin de entablar un diálogo enriquecedor sobre el arte y el quehacer doméstico.

Dentro de la fotografía Luis Enrique García retrata las vidas de los transportistas en México con el fin cuestionar las identidades masculinas; a través del performance callejero, el ingenioso artista Fernando Escárcega Fershow presenta atmósferas cotidianas y personajes locales con la intención de celebrar la diversidad y la cultura vibrante de Ciudad Neza, zona marginada dentro de la sociedad mexicana; Tania Bojórquez logra capturar de manera honesta y desafiante temas considerados tabú en la sociedad mexicana como el abuso sexual y el incesto; Claudia Han, quien además es psicóloga, se acerca de manera profesional y cuidadosa a la psique y emociones de distintos niños para hacer retratos fidedignos de sus historias familiares; e Igor Nieto y Leonardo Prakash reflexionan desde la selva quintanarroense sobre su viaje a la India, el cual les abrió las puertas al mundo de la cítara, la fotografía y el amor por la contemplación.

Continuando con la música, el proyecto de Nadia Lartigue, Juan Francisco Maldonado y Esthel Vogrig Nardini entrelaza la composición musical, el baile y el humor. Esta tríada de artistas, construye un artefacto, conformado por una cámara con un detector de movimientos y una interface que convierte las imágenes que capta en sonido. Por otro lado,

la compositora Leika Mochán Quesnel pasea por la ciudad en su kaleidokleta, una bicicleta acondicionada con una bocina y un micrófono, con la cual interpreta música en vivo para alegrar a los peatones. Por su parte, la ópera de salsa no existiría si no fuera porque Gabriel Briones inventara el Quinto Chilango, un instrumento que le permitió fusionar ambos estilos musicales para darle al mundo una experiencia rítmica-narrativa nunca antes escuchada.

Los poemas en tzotzil de Angelina Suyul y la experiencia de la documentalista María Arias se unen para elaborar un cuento radiofónico en el que fusionan las herramientas tecnológicas con sus tradiciones para difundir las creencias de sus raíces chiapanecas; y a través de una serie de obras dramáticas, el dramaturgo Richard Viqueira lleva al máximo los límites de la puesta en escena al introducir elementos de películas, videojuegos y otros registros de la cultura popular.

El proyecto de Iván Puig y Andrés Padilla, la SEFT-1, incorpora varias disciplinas con el objetivo de realizar una reflexión de la experiencia social de la tecnología: la utilidad y el desecho. Así, con ayuda de un vehículo se realiza un levantamiento de fotografía, video, audio y texto de los lugares que recorre, del paisaje e infraestructura, así como entrevistas alrededor de doce rutas de vías férreas en desuso a lo ancho del territorio mexicano y cuatro en el Ecuador.

La serie culmina con un emocionante capítulo dedicado a los encuentros de jóvenes creadores del FONCA, los cuales son un requisito interno del Fondo para que los artistas se reúnan con sus tutores, se conozcan entre ellos y en conjunto expongan sus proyectos y reciban retroalimentación de sus guías y compañeros. En este episodio los artistas aparecidos a lo largo de la serie se reúnen en la vibrante ciudad de Taxco y se da a conocer el trabajo de dos nuevos artistas: Erick Meyenberg y Diego Vázquez.

Reacciones