Alistan la escultura de Santiago Apóstol para su retorno a Izúcar de Matamoros, en Puebla - NTCD Noticias
Martes 29 de noviembre de 2022

Inicio

-

Espectáculos / Cultura

-

Alistan la escultura de Santiago Apóstol para su retorno a Izúcar de Matamoros, en Puebla

Alistan la escultura de Santiago Apóstol para su retorno a Izúcar de Matamoros, en Puebla

Alistan la escultura de Santiago Apóstol para su retorno a Izúcar de Matamoros, en Puebla

_ La Secretaría de Cultura federal, a través del INAH, hará entrega formal de la pieza colonial ya restaurada, a su comunidad Durante casi cinco años se llevaron a cabo trabajos para su recuperación, tras dañarse por los sismos de septiembre de 2017

El próximo lunes 24 de octubre, la escultura colonial de Santiago Apóstol regresará a Izúcar de Matamoros, Puebla, luego de casi un lustro de permanecer en las instalaciones de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC), en la Ciudad de México, donde fue ingresada, con severos daños, el 4 de diciembre de 2017.

La Secretaría de Cultura del Gobierno de México, a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), llevará a cabo la entrega formal de dicha escultura, el “santo patrono de Izúcar”, que se convierte en ícono de la recuperación del patrimonio cultural afectado por los eventos sísmicos de ese año.

Actualmente, entre cuatro y cinco restauradoras trabajan, de manera simultánea, en la reintegración cromática de la escultura. Con pinceles y técnicas específicas completan las formas del diseño, los contornos de las florituras que cubren la armadura de hoja de oro: escarpe, greba, peto y espaldar.

La coordinadora de esta intervención, ejecutada en el Laboratorio de Conservación de Escultura Policromada de la CNCPC, Roxana Romero Castro, habla sobre el resultado de este trabajo, sobre todo, tras recordar en fotografías el estado en que llegó “Santiaguito”, luego que le cayera encima la cúpula de su parroquia: un amasijo de fragmentos de pasta de caña de maíz, que lograron permanecer dentro de la indumentaria que portaba.

No obstante, advierte la restauradora perita, esa práctica de vestir al santo, al igual que pasarle trapo húmedo para limpiarlo, colocarle cerca jarrones con flores y veladores, entre otros hábitos, provocan la pérdida de la hoja de oro y la capa pictórica, además de que generan un microclima poco favorable para su conservación. Con un manual para su mantenimiento, que se entregará ese día, se insta a apreciar la belleza real de la obra, tal cual fue concebida entre finales del siglo XVI e inicios del XVII.

Explica que la reintegración cromática concluye un trabajo multidisciplinario e interinstitucional que giró sobre tres ejes: el estudio antropológico de la comunidad, para identificar los actores sociales interesados en el “Señor Santiago” y comprender cómo se relacionan con él; la caracterización de técnicas y materiales constitutivos de la pieza, además de la ejecución de los procesos de restauración, con base en una profunda investigación sobre esculturas ligeras.

Pese a sus poco más de 2.60 metros de altura, la escultura no rebasa los 40 kilogramos, al haber sido manufacturada en papel amate y pasta de caña de maíz, material que fue repuesto, en cierto porcentaje, por su mal estado, resultado de la humedad y del impacto que recibió; los estratos decorativos fueron rescatados mediante tratamientos preventivos y de estabilización que ayudaron a recuperar su volumen.

La experta de la CNCPC señala que una de las innovaciones de esta intervención fue el diseño de una estructura reticulada interna, hecha con madera de cedro, en colaboración con el arquitecto Arturo Casasola, que sirvió de eje para la unión de cada una de las partes del cuerpo escultórico, a la vez que de auxiliar en su manipulación.

Una vez integrada la escultura –dice Romero Castro–, empezó su recuperación formal mediante la reposición de material de soporte y la recolocación de estratos desprendidos. La fase final ha comprendido la reposición de la continuidad de la superficie mediante resanes, y la reintegración cromática, atendiendo al principio de mínima intervención, con el uso de materiales reversibles, estables y compatibles con el original; además de una restitución de la hoja metálica y las formas decorativas de la imagen, basada en las innumerables fotografías facilitadas por la feligresía.

La coordinadora del proyecto de restauración recuerda que el “Señor Santiago” es parte de un conjunto escultórico, junto con su cabalgadura –la cual fue imposible rescatar–. Mientras se realizan las gestiones para elaborarle una nueva, se colocará sobre un soporte, creado especialmente por personal de la Coordinación Nacional de Museos y Exposiciones del INAH.

En esta iniciativa, concluye, un equipo de hasta 15 especialistas logró aplicar su conocimiento, metodología y técnicas para resolver un reto de restauración-conservación, de manera que, “más allá de la materia, se ha logrado recuperar un eslabón fundamental de la estructura social de la comunidad de Izúcar”.

Reacciones