Vacunas contra COVID o la lejana esperanza - NTCD Noticias
Lunes 18 de octubre de 2021

Inicio

-

Ciudad

-

Vacunas contra COVID o la lejana esperanza

Vacunas contra COVID o la lejana esperanza

Vacunas contra COVID o la lejana esperanza

_
El pasado miércoles 23 de diciembre llegaron a México las primeras tres mil dosis de la vacuna contra el Covid 19 rodeado de una ceremonia en la cual medio gabinete presidencial estuvo presente y que no dejó de ser criticado en redes sociales por la parafernalia que se armó con tan poca cantidad. El sábado 26 de diciembre llegó otro cargamento con 49 mil 900 dosis y el recibimiento fue mucho más discreto.

El jueves 24, al día siguiente, se produjo el hecho histórico de que una enfermera del Hospital “Rubén Leñero”, María Inés Ramírez, de 59 años, recibiera en nuestro país la primera vacuna. Ese mismo día se aplicaron dos mil 994 vacunas más en hospitales de la Ciudad de México, Estado de México y Querétaro. Una se echó a perder. Nunca explicaron dónde quedaron las otras cinco vacunas.

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, convertido en multifuncional, anunció que México tiene comprometido con Pfizer – Biontech un surtimiento de 34, 5 millones de dosis. Hay que recordar que para esa vacuna surta efecto se deben aplicar dos dosis, la segunda a los 21 días de la primera.

La llegada a México de la vacuna de Pfizer – Biontech es una esperanza más para combatir los contagios del virus que ya provocó en México más de 121 mil personas muertas, miles más de contagiados y una sobresaturación en casi todos los hospitales, especialmente de la Ciudad de México y el Estado de México.

Marcelo Ebrard ha dicho que se firmaron con otras empresas farmacéuticas cantidades millonarias del biológico para completar una programación de vacunas que se aplicarán desde este mes hasta el 2022. Iniciaron con los trabajadores de la Salud, contemplan también a maestras y maestros frente a grupo, enseguida enfermos crónicos, adultos mayores y así sucesivamente.

Recordemos que la vacuna es una medida preventiva, pero no se erradica el problema porque la aplicación de las dosis es para personas sanas. Aquellos que ya estén contagiados no podrán vacunarse porque no les serviría de nada.

Y mientras se desarrolla el proceso de vacunación, miles de personas seguirán enfermándose y muriendo, aunque el mundo ya tiene una esperanza, aunque sea todavía muy lejana, de revertir la tendencia mortal con un medicamento aprobado y aplicado a marchas forzadas, pero no había de otra ante un virus implacable y altamente contagioso.

Reacciones