El Cepromusic presentará La Orestíada, de Iannis Xenakis, en el Palacio de Bellas Artes - NTCD Noticias
Sábado 03 de diciembre de 2022

Inicio

-

Espectáculos / Cultura

-

El Cepromusic presentará La Orestíada, de Iannis Xenakis, en el Palacio de Bellas Artes

El Cepromusic presentará La Orestíada, de Iannis Xenakis, en el Palacio de Bellas Artes

El Cepromusic presentará La Orestíada, de Iannis Xenakis, en el Palacio de Bellas Artes

_ La obra se escenificará presentará en la Sala Principal el 29 de octubre en el marco del 50 FIC y el 44 Foro Internacional de Música Nueva Un reto, un mito y un acontecimiento en la vida musical de México, afirma el director artístico José Luis Castillo

El Centro de Experimentación y Producción de Música Contemporánea (Cepromusic) del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (Inbal) presentará la obra sinfónico-coral La Orestíada, de Iannis Xenakis, en la Ciudad de México y en Guanajuato, como homenaje al compositor francés de origen griego en el centenario de su nacimiento.

Con la dirección artística de José Luis Castillo y dirección escénica de David Gaitán, la obra se llevará a cabo el jueves 27 de octubre a las 21:00 horas en el Teatro Juárez de Guanajuato, en el marco del 50 Festival Internacional Cervantino (FIC), y el sábado 29 a las 20:00 en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes como parte del 44 Foro Internacional de Música Nueva Manuel Enríquez (Fimnme).

La obra de Xenakis está basada en La Orestíada, de Esquilo, una de las tragedias griegas más reconocidas y de las trilogías más famosas y representadas de la historia del arte universal, ya sea a través del teatro, la danza, la ópera, la música, la pintura y el cine, entre otras expresiones.

A través de sus personajes, delibera acerca de complejas cuestiones morales y éticas: el rey Agamenón sacrifica a su hija a cambio de que la diosa Artemisa lo favorezca en su lucha contra Troya y a partir de esa decisión suceden hechos que tejen una trama cada vez más complicada que busca entender las razones por la que Orestes asesina a su madre.

Iannis Xenakis (Rumania, 1922-París, Francia, 2001), pionero de la música contemporánea, reconocido por sus aportaciones musicales a partir de su formación como matemático, arquitecto e ingeniero, aborda el texto de Esquilo desde una vertiente sorprendente: el lenguaje sonoro, el gesto y el ritual. La tragedia griega encuentra en esta obra para barítono, coro mixto y ensamble, un vehículo que resuena con la misma intensidad en la antiguedad clásica y en la vanguardia.

Espectáculo comisionado por el FIC, se trata de una pieza para barítono, solistas, 46 voces divididas en coros para hombres, mujeres y “voces blancas” (coro de niños) para percusión concertante, actores, bailarines y ensamble, en el que participan más de un centenar de artistas, por lo que para el Cepromusic --y su director titular José Luis Castillo--, se convierte en “un proyecto realmente ambicioso y en uno de los más importantes de su trayectoria de más de 10 años de actividad”.

Además de los músicos del Cepromusic, participan el barítono estadounidense John Taylor Ward, y el Coro de Niños de la Schola Cantorum de México que dirige Rodrigo Cadet, y la escenografía está a cargo de Jesús Hernández.

Respecto de esta obra, José Luis Castillo, director del Centro de Experimentación y Producción de Música Contemporánea (Cepromusic), el 50 Festival Internacional Cervantino y el Foro de Música Nueva Manuel Enríquez” son el marco ideal para la música de este compositor que cumple 100 años”.

Iannis Xenakis en su momento buscó compositores para expresar su propia música, pero no es sino hasta que otro gran compositor, Olivier Messiaen, le dijo: “No tienes que renunciar a ninguna de tus pasiones para ser compositor, ni a tu herencia griega ni a la antiguedad clásica”.

En ese sentido, dice Castillo, “La Orestíada es muy importante por muchos motivos, pero principalmente porque es una partitura que logra reunir la antiguedad clásica y la vanguardia, que nos convoca a escuchar al Xenakis compositor, arquitecto y al gran conocedor de la mitología griega. Y eso es lo que el público escuchará en este espectáculo”.

El Cepromusic aborda esta obra a partir de trabajar más de 10 años el legado de Xenakis como uno de los pioneros de la música contemporánea: lo ha interpretado en múltiples ocasiones, y José Luis Castillo parte del mismo principio que Messiain le propuso a Xenakis: entender la música como un hecho sonoro, ese hecho que se articula a partir de muchas leyes: en algún momento fue la polifonía, luego la tonalidad y, además, el ritmo.

“En este caso, ese ordenamiento de sonidos tiende más a lo textural, a la polifonía, a la sumatoria de partículas, a una miríada de eventos que ocurren y una de esas articulaciones es a través de la matemática, la física, las leyes de la organización de la materia, en este caso la materia sonora”, asegura el director.

“Partimos, además, de ese texto maravilloso de héroes y mitos en el que Clitemnestra, Agamenón, Orestes, Casandra, con sus corifeos, hacen lo que realmente fue ese panteón de dioses y de mitos de la antiguedad clásica. Es decir, trato de equilibrar el drama con la precisión del lenguaje musical”.

Para lograr todo ello, agrega Castillo, contamos con un equipo muy importante y experimentado, de lujo: “La complicidad en una puesta en escena siempre es deseable, pero en un texto como La Orestíada, es obligada para poder funcionar. Es la única pieza dramática que escribe Xenakis y en la que definitivamente propone alguna acción dramática, aunque no es una ópera ni una cantata ni un oratorio: es una pieza sinfónico-coral”.

Esta producción del Inbal y el FIC es liderada en lo escénico por David Gaitán (ganador del Ariel al mejor guion). Participan también el barítono John Taylor (“voz específica, idónea”), Abraham Parra (“indispensable como percusionista concertante”); Rodrigo Cadet (“al frente a un coro capaz de enfrentar la microtonía que tiene el texto”), en la escenografía está Jesús Hernández. “Todo ese trabajo conjunto resulta fascinante y nos alegra a todos”, dice Castillo.

No duda el director en afirmar que este espectáculo resulta “un acontecimiento artístico” para reencontrarse nuevamente con el público, después de la contingencia sanitaria, y destaca que la obra se hizo en los sesentas, tuvo unos primeros estrenos en 1967 y a partir de ahí Xenakis revisó la pieza varias veces hasta llegar a los noventa, y así la conocemos hoy en día.

“Por su complejidad, es pocas veces llevada al escenario y, en ese sentido, se ha escuchado en pocos países. Por eso es un reto, un mito y un acontecimiento en la vida musical de México, y por qué no decirlo, del mundo. Es una cita única y probablemente irrepetible”.

Luego opina: “Yo reconozco en mi carrera como director, compositor y músico la influencia de Xenakis, ha sido fundamental; y es alguien decisivo en la vida musical de México, pues sin su obra la música habría tomado otro rumbo, en México y en mundo. Es figura capital y en sus 100 años es un homenaje que de alguna forma le debíamos”.

Finalmente, reconoce que “para llevar a cabo un proyecto de esta magnitud y de esta calidad tenemos que hablar de más de 10 años de trabajo del Cepromusic, porque pasa necesariamente por la especialización de un ensamble que todos los días hace música contemporánea, gracias al apoyo de una institución como el Inbal, que ha apostado a esa especialización. Hacer esto es todo un privilegio”.

Reacciones