Equitativa en la Orquesta Sinfónica Nacional - NTCD Noticias
Martes 22 de septiembre de 2020

Inicio

-

Espectáculos / Cultura

-

Equitativa en la Orquesta Sinfónica Nacional

Equitativa en la Orquesta Sinfónica Nacional

Equitativa en la Orquesta Sinfónica Nacional

Portando el color morado de la protesta feminista, las violinistas, chelistas, percusionistas, integrantes de la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN) expresaron su solidaridad ante la situación de desigualdad que viven las mujeres. En nombre de los Grupos Artísticos de Bellas Artes, la maestra violinista María Valle leyó el siguiente comunicado: “Los grupos artísticos del INBAL reconocemos, valoramos y apoyamos a las mujeres. Un país con cultura es un país sin feminicidios. ¡Ni una menos!”.

Ello se dio previo al concierto Kubrick sinfónico reloaded que la OSN interpretó bajo la dirección del maestro huésped José Luis Castillo, integrado por diversas piezas que acompañan a algunos de los más destacados trabajos cinematográficos del realizador Stanley Kubrick.

Ante el público, la violonchelista María Valle tomó el micrófono y expresó: “Nos queremos vivas y libres. Alzamos la voz por todas las mujeres que ya no la tienen. Hoy decimos: ¡Ni una menos!, ¡no más violencia!, ¡no más miedo!.

“Toda nuestra vida descansa en una realidad contada con números y hoy esos números son alguien. Nos acorralan, nos encierran, nos hacen pensar en esas 10 mujeres que hoy no llegarán a casa, que son nuestras madres, hermanas, hijas, amigas.

“Nosotras, las mujeres, las mexicanas, ameritamos un lugar propio y justo dentro de la sociedad en la que aún se limitan nuestras aspiraciones creativas, laborales y políticas”

Por ello, invitó a que “este 8 de marzo (Día Internacional de la Mujer) sea una jornada de reflexión sobre las intolerables desventajas actuales de las mujeres indígenas, las madres solteras, las jóvenes en situación de pobreza y las empleadas domésticas, entre otros grupos desfavorecidos que requieren nuestro apoyo inmediato.

“En representación de los grupos artísticos del INBAL, la OSN se une a las mujeres que han dicho ¡ya basta! Nos unimos a toda la gente que desea construir un mundo donde la mujer pueda vivir libre y segura. Hoy decimos: ¡Alto a la violencia de género! Nuestro reconocimiento a las mujeres de México y ¡que vivan las mujeres del mundo!”.

El público asistente ofreció un largo aplauso y vivas al grupo de atrilistas que se solidarizó con las jornadas de lucha que se llevarán a cabo los próximos domingo y lunes en todo el país en protesta por la violencia de género, los feminicidios y a favor de la igualdad de condiciones.

Posteriormente, dio inicio el concierto en el que la OSN, acompañada por Juan Arturo Brennan, como narrador invitado, ofreció una serie de obras que empleó Kubrick para sonorizar y dar mayor realce a su filmografía.

Juan Arturo Brennan guió al público por cada una de las interpretaciones y resaltó películas, personajes, temáticas y compositores de cada una de las piezas de este programa, el cual es la segunda parte del que la OSN ofreció en 2017 con motivo de la filmografía del cineasta estadounidense.

La sesión inició con el Vals núm. 2 de Dmitri Shostakóvich, de la película Ojos bien cerrados y, de esta misma cinta, Nubes grises de Franz Liszt. Del filme Naranja mecánica se escucharon el Scherzo de la Novena sinfonía de Ludwig van Beethoven, las marchas Pompa y circunstancia no. 1 y 4 de Edward Elgar y la Marcha de música fúnebre para la reina María de Henry Purcell, además de Lontano de Gyorgy Ligeti, del largometraje El resplandor.

De la película Barry Lyndon se escucharon el Andante con moto del Trío op. 100 (a cargo de la pianista Argentina Durán, el violonchelista Vitali Roumanov y el violinista y concertino William R. Harvey) y la Danza alemana no. 1, ambas piezas de Franz Schubert.

El concierto concluyó con el vals Por el bello Danubio azul de Johann Strauss II, emblemática obra incluida en la mítica cinta 2001: Odisea del espacio. El programa se repetirá el domingo 8 de marzo a las 12:15 horas en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes.

Reacciones