Fiesta del Divino Salvador en San Pablo y San Pedro Atlapulco es declarada Patrimonio Cultural Inmaterial del Estado de México - NTCD Noticias
Lunes 15 de julio de 2024

Inicio

-

Espectáculos / Cultura

-

Fiesta del Divino Salvador en San Pablo y San Pedro Atlapulco es declarada Patrimonio Cultural Inmaterial del Estado de México

Fiesta del Divino Salvador en San Pablo y San Pedro Atlapulco es declarada Patrimonio Cultural Inmaterial del Estado de México

Fiesta del Divino Salvador en San Pablo y San Pedro Atlapulco es declarada Patrimonio Cultural Inmaterial del Estado de México

_ La comunidad agrícola de San Pablo y San Pedro Atlapulco, de origen otomí, celebró la Fiesta del Divino Salvador o Señor de la Caña, una manifestación cultural que fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial del Estado de México, el 14 de abril de 2023, en reconocimiento a su preservación y práctica durante 201 años. La Secretaría de Cultura del Gobierno de México, a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), ha atendido la invitación de los encargados de la mayordomía 2023-2024 para preservar esta tradición.

Esta festividad es realizada por más de 100 cuadrillas a lo largo del año en diferentes fiestas patronales de la entidad. La comunidad de Atlapulco ha mantenido la danza de arrieros, una tradición que remonta a 1823 y que se rememora a través de piezas musicales, bailes y alabanzas, representando la antigua actividad de los arrieros que transportaban mercancías hacia los pueblos y estados vecinos.

Maribel Villela Esquivel, responsable de la mayordomía, destacó la relevancia de esta práctica para la comunidad: "Este año hay registradas 200 personas para realizar los 33 jarabes. Para nosotros es motivo de alegría y orgullo compartir nuestras tradiciones, porque forman parte de nuestro día a día".

La celebración inició con una procesión hacia la parroquia, donde se ofició una misa. Los participantes, vestidos con atuendos tradicionales, ejecutaron la danza de arrieros en los corrales techados, representando la faena ancestral y ofreciendo ofrendas como panes, frutas y gelatinas. La música tradicional acompañó la festividad durante varias horas.

La Fiesta del Divino Salvador en San Pablo y San Pedro Atlapulco es una muestra viva de las tradiciones otomíes que han perdurado en el tiempo y que, gracias a la declaratoria como Patrimonio Cultural Inmaterial, se preservarán para futuras generaciones.

Reacciones