José Solé, referente del arte escénico contemporáneo - NTCD Noticias
Miércoles 12 de agosto de 2020

Inicio

-

Espectáculos / Cultura

-

José Solé, referente del arte escénico contemporáneo

José Solé, referente del arte escénico contemporáneo

José Solé, referente del arte escénico contemporáneo

José Solé (1929-2017), hombre de teatro, fundamental en el desarrollo de la dramaturgia mexicana, además de creador y fundador de instituciones y espacios para la escena, es recordado este 28 de julio en el 91 aniversario de su nacimiento como uno de los pilares del arte dramático gracias al trabajo que realizó por más de seis décadas y que lo sitúa como referente del arte escénico.

La Secretaría de Cultura y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), a través de la Coordinación Nacional de Teatro (CNT), recuerdan al director de escena, actor, escenógrafo, diseñador de vestuario y académico capitalino, quien definió al teatro como la pasión de su vida.

Oriundo de la capital del país, Solé, considerado cabeza importante del teatro mexicano de los siglos XX y XXI, estudió actuación, dirección, escenografía y vestuario en la Escuela de Arte Teatral del INBAL, egresado de la primera generación de la institución a la cual, años más tarde, también dirigió.

Su carrera actoral inició en 1946 al participar en Teatro Estudiantil Autónomo; seis años después de su debut en teatro, recibió en 1952 el premio de la Asociación Mexicana de Críticos de Teatro como revelación juvenil y en 1954 fue reconocido como mejor actor por dicha asociación. Asimismo, al iniciar la década de los sesenta debutó como director con la obra Amadeo de Eugene Ionesco, producción que le valió el galardón a la Mejor dirección por el referido organismo.

En su historial académico destaca haber sido alumno destacado de Julio Prieto en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda, por lo que viajó a París en 1956, becado por el gobierno francés para estudiar dirección de escena con el actor y director teatral francés, René Dupoy.

Su primer montaje fue Antígona, de Jean Anouilh, en 1960, a cargo de la Compañía de Teatro Popular del INBAL. En esa época también dirigió obras de Eurípides, Ionesco y Chéjov, entre otros. Realizó producciones tanto institucionales como de empresarios, por lo que en enero de 2016 produjo Rosa de dos aromas, última obra que dirigió.

Hombre de teatro

Aunque participó en puestas en escena de Xavier Rojas, Celestino Gorostiza e Ignacio Retes, su principal pasión fue la dirección y, en este sentido, es considerado uno de los directores que más teatro griego llevó a los escenarios mexicanos, también a los autores del Siglo de Oro español, así como a Shakespeare y a Moliere, además de obras de dramaturgos nacionales de la talla de Emilio Carballido, Sergio Magaña y Rodolfo Usigli.

Creador de instituciones

En su trabajo como gestor y promotor de teatro dentro del INBAL destaca su llegada a la titularidad de la Coordinación Nacional de Teatro, desde la cual impulsó la creación de la Compañía Nacional de Teatro, la Muestra Nacional de Teatro, el Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información Teatral Rodolfo Usigli (Citru) y el Centro de Experimentación Teatral, entre otras instituciones. Asimismo, con el proyecto Teatro de la Nación del Instituto Mexicano del Seguro Social (lMSS) promovió la apertura de espacios escénicos.

En 2008 fue homenajeado en el Palacio de Bellas Artes por su trayectoria como promotor del teatro mexicano, con la presentación de su obra Los empeños de una casa, de Sor Juana Inés de la Cruz, pieza que representó a México en el Festival de Teatro Clásico de Almagro, España, ese mismo año. Recibió la Medalla Bellas Artes, además de diversos reconocimientos internacionales, como la Orden de San Jorge por su labor en pro de la cultura griega y la distinción 250 años de la Academia de Artes de Moscú.

Talento versátil

La versatilidad de Solé le permitió abarcar géneros como teatro clásico, tragedia, comedia musical, infantil y ópera. Destacan obras de la dramaturgia mexicana e internacional, como Peer Gynt de Henrik Ibsen, Pequeños zorros de Lillian Helman y La muralla china de Max Frisch, por mencionar algunas. De teatro nacional dirigió, Medusa de Emilio Carballido en 1968, Asesinato de una conciencia de Luis G. Basurto en 1969 y Moctezuma II de Sergio Magaña en 1982, entre otras.

También dirigió a reconocidos actores y actrices: Ofelia Guilmáin, Nati Mistral, Salvador Sánchez, Yolanda Mérida, Rubén Rojo, Arturo Beristain, Carlos Riquelme, Ignacio López Tarso y Sergio Bustamante, entre otros.

La ópera fue un género al que también impulsó como funcionario. En dos periodos, de 1977 a 1987 y de 1991 a 1995 se desempeñó como coordinador nacional de Teatro del INBAL y durante su gestión se montaron 37 obras, entre óperas, vodeviles, dramas y comedias; incluso, en agosto de 2015 dirigió la puesta en escena de El elíxir de amor con la Compañía de Ópera de Morelos en una producción con la UNAM.

El buen humor, capacidad de trabajo y visión para consolidar el teatro nacional fueron algunas de sus múltiples cualidades. José Solé fue un apasionado del teatro. Se le veía en los escenarios como espectador o como director. Su vida prolífica dejó un legado para generaciones de creadoras y creadores de la escena mexicana, tanto en la dirección como en la actuación.


Reacciones