Palabras secretario de Gobernación durante diálogo en el Congreso de Yucatán, en torno a la reforma constitucional en materia de seguridad - NTCD Noticias
Domingo 29 de enero de 2023

Inicio

-

Nacional

-

Palabras secretario de Gobernación durante diálogo en el Congreso de Yucatán, en torno a la reforma constitucional en materia de seguridad

Palabras secretario de Gobernación durante diálogo en el Congreso de Yucatán, en torno a la reforma constitucional en materia de seguridad

Palabras secretario de Gobernación durante diálogo en el Congreso de Yucatán, en torno a la reforma constitucional en materia de seguridad

_ Buenas tardes a todas y a todos ustedes, señoras legisladoras, señores legisladores.

Con su permiso, diputada presidenta.

Antes que nada, yo quiero agradecer y hacer un reconocimiento público no nada más a la presencia, esta tarde, del señor gobernador constitucional del estado de Yucatán, Mauricio Vila, sino reconocer su dedicación, su entrega, la altura de miras para conducir el gobierno del estado de Yucatán. Y a la vez que reconocerle, ratificar el compromiso del presidente de la República y del gobierno federal para estar siempre trabajando como hasta hoy, de manera coordinada con Yucatán, señor gobernador, muchas gracias.

Y agradecer a todos y cada uno de ustedes, señoras legisladoras, señores legisladores, que nos hayan dado la oportunidad, de estar aquí, disponiendo, compartiendo con ustedes, la iniciativa de reforma constitucional que fue aprobada por el Congreso de la Unión.

Y quiero iniciar haciendo una precisión, el día de hoy fue ya declarada constitucionalmente válida la minuta o la reforma constitucional, ayer lo había hecho la Cámara de los Diputados federales, hoy la hizo la Cámara de los Senadores, y a lo mejor, puede pensarse que ya es ocioso nuestra presencia en este recinto. Y yo quiero decirles, que estoy aquí siguiendo una instrucción del señor presidente de la República, licenciado Andrés Manuel López Obrador, quién nos pidió estar en todos los congresos estatales.

Es un novedoso ejercicio democrático, el que podamos ser escuchados en el pleno de los congresos, pero que también podamos entablar un diálogo que nosotros esperamos que sea permanente con todos y cada uno de ustedes.

Y lo hacemos porque el presidente de la República está convencido de que hay que reconocer la valía de los congresos estatales, ustedes son una parte del Constituyente Permanente, la Cámara de Diputados y la Cámara de los Senadores, y ustedes conforman ese Constituyente Permanente.

Y ustedes son la representatividad más cercana al pueblo, en este caso al pueblo de Yucatán, los diputados federales también representan al pueblo y los senadores de la República representan a los Estados de la Federación y ese es el sustento del pacto federal. México, pues es un Estado Federal, y ustedes, como les dije, son una parte fundamental, sin la mayoría de los congresos locales no habría reforma constitucional.

Pero sucede, que hasta ahora, se abre la posibilidad de un diálogo, se abre la posibilidad de construir desde las legislaturas locales un gran acuerdo nacional. Y que éste no sea nada más un ejercicio que tengamos que hacer en lo sucesivo, cada vez que haya que venir a exponerles una reforma constitucional.

Claro que, yo espero que podamos vernos antes de que termine el año y que me permitan, venir a exponerles en qué consiste la iniciativa de reforma constitucional en materia electoral.

Pero, reconociendo la civilidad, las maneras políticas de ustedes, de quienes integran este congreso, yo creo que tenemos que mantener permanentemente esta comunicación, este diálogo, ustedes pueblo yucateco, son unos grandes constructores y llegar aquí ha pasado por varias historias, son parte fundamental de la historia política social y económica de México y algunas veces ni siquiera se tomaba en cuenta a Yucatán y mucho menos a los congresos.

Hasta hace poco, cuando había iniciativas de reforma constitucional que aprobar, si bien les iba tomaban el teléfono y les hablaban de Gobernación o de la Cámara de Diputados o senadores, para avisarles que ahí les mandaban una iniciativa de reforma constitucional y por el otro lado ya gritaba alguien, no, ya Yucatán la aprobó, ya Tabasco la aprobó, ya Colima la aprobó, no había el menor respeto a la representatividad que ustedes tienen.

A partir de ahora que sea distinto, que tengamos el derecho o el arrojo de debatir, de discutir, de proponer; de lo que se trata es de continuar la construcción de un México distinto, que pasa por que cada día sea más fraterno, son momentos de unidad nacional. Y hablar aquí de seguridad pública, tiene que hacerse desde como dijo el diputado presidente de la Junta de Coordinación Política pues reconocer lo que ustedes han podido hacer en materia de seguridad pública.

Yo desde mi alma de tabasqueño no miento cuando les digo que envidiamos la seguridad de Yucatán, envidiamos que los gobiernos sucesivamente hayan tomado la decisión, primero, de iniciar una política de seguridad sustentada como debiera de ser en los policías civiles, y cada gobierno en lo sucesivo ha venido con grandes esfuerzos y económicos, técnicos, humanos, fortaleciendo esa tarea de seguridad. Son ustedes, como les digo, la envidia de muchos, pero son ejemplo a seguir.

Aquí, a lo mejor ni siquiera hay necesidad de hablar de Guardia Nacional o de la participación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública, pero lo hacemos convencido de que el pueblo yucateco es un pueblo solidario, es un pueblo que sabe estar a la altura de las circunstancias.

Y como les decía, pues ahora el país requiere que construyamos en lo fundamental, que esta construcción en lo general sea y sirva para que en todo el territorio nacional podamos recuperar la seguridad y la paz que hemos perdido.

No todos los estados del país son, desafortunadamente no todos son Yucatán, tenemos todavía graves problemas en muchos estados del país, tenemos el 30 por ciento, más o menos, de los municipios del país que hoy no tienen un solo elemento de seguridad pública.

No lo tienen porque en algunos casos quienes llegaron a los cargos lo hicieron pactando con las organizaciones criminales, recibiendo financiamiento de ellos y cuando llegaron o tuvieron que pagar el compromiso o fueron amenazados. Otros no pactaron, pero cuando llegaron, también fueron amenazados y en ambos casos prefirieron, como se dice comúnmente entregar la plaza

Yo, por ejemplo, ahora que estuve en San Luis Potosí, me platicaba el gobernador, son 18 municipios, en seis de ellos no hay un solo policía municipal; en dos, hay cinco policías municipales en promedio, pero no tienen ni siquiera patrullas, pues así ¿cómo vamos a recuperar la seguridad y la paz de los mexicanos?

Aguascalientes vive ahora un momento complicado, porque colinda en la parte norte, con seis municipios de Zacatecas que tampoco tienen elementos de seguridad pública municipal, y donde campea a sus anchas la delincuencia organizada.

Por eso, el presidente de la República tomó dos decisiones en materia de seguridad, la primera de ellas es que había que ir a combatir la causa, no los efectos, por eso, como nunca en la historia de este país, ahora hay programas sociales enfocados de manera directa, a atender a los jóvenes, se trata de evitar que los jóvenes sigan cayendo, siguen siendo presa de las organizaciones criminales, hay muchos municipios y estados del país donde la mayor aspiración de los jóvenes es tener un celular y una motocicleta para hacer halcones, para trabajar de halcones en las tienditas, afuera de las tiendas de las esquinas.

Por eso, el presidente de la República ordenó la instrumentación de un programa que se llama ‘Jóvenes construyendo el futuro’, que apoya a los jóvenes con financiamiento y sobre todo con capacitación para que en poco tiempo puedan incorporarse a la vida productiva nacional, pero eso es solamente una parte de la estrategia de seguridad enfocada a combatir cómo decimos, las causas no los efectos, los programas sociales tienen ese objetivo.

Es un asunto de convicción, pero no es gratuito el que haya un programa social que hoy apoya a millones, de mexicanos adultos mayores que lo menos que tiene que hacer el Estado es reconocer lo mucho que aportaron y por eso tienen una pensión mensual a la que muchos de ellos no tenían derecho porque eran trabajadores del campo, eran trabajadores eventuales, habían entregado su vida, pues y no habían recibido ni siquiera la posibilidad de que la seguridad social los atendiera.

Eso es parte de la estrategia de seguridad, pero otra parte, sin duda, es aceptar la realidad que estamos viviendo y qué si no tenemos policías civiles que para muchos podría ser lo idea, pues tenemos que recurrir a quienes profesionalmente están capacitados, están organizados, que fueron educados en el orden institucional y que son los elementos de las fuerzas armadas.

El Ejército mexicano, como dicen las letras de oro que están aquí, ahora se colocaron a propósito del centenario del Ejército mexicano que fue fundado en 1913 en Piedras Negras, Coahuila. Pues ha sido un ejército leal, patriótico, un ejército de paz, no somos, México no es un país de guerra y el Ejército mexicano no podía ser la excepción, tiene más de un siglo que las Fuerzas Armadas de nuestro país no participan ejercicios bélicos, la última intervención militar en una guerra fue la participación del Escuadrón 201 en la Segunda Guerra Mundial.

Después de eso no tenemos, ni tenemos conflicto bélico, ni con nuestros vecinos del norte, ni con nuestros países hermanos de Guatemala y de Belice, y mucho menos hemos enviado tropas o hemos combatido en algún conflicto bélico en el Continente Americano y mucho menos todavía en otros continentes.

Este es un ejército que ha venido evolucionando desde la lealtad y el patriotismo ha venido evolucionando y sostenemos que han quedado atrás los oscuros episodios de la represión institucionalizada de dar la instrucción al ejército para reprimir a los ferrocarrileros, a los obreros, a los campesinos, a los doctores, a los maestros.

Ya es en México, ya afortunadamente quedó atrás, ninguno de nosotros quiere que regrese o que regresen las tardes a aquellas de Acteal o de Aguas Blancas, o la represión institucionalizada contra las organizaciones sociales, que algunas veces calificaron de guerrillas urbanas, eso ya quedó atrás, ahora pues hay un ejército capacitado, un ejército, por ejemplo, que hizo posible que en este país se aplicaran 234 millones de dosis de vacunas contra el Covid.

Fueron los elementos del Ejército mexicano, de la Armada, Marina Armada de México, quienes facilitaron, el que los programas de vacunación contra el Covid hubieran llegado hasta el último rincón de este país. Gracias a ello y a la decisión del presidente de la República de salir a adquirir tantas vacunas como fueran necesarias, es que hoy con orgullo les decimos que México es el sexto país en aplicación de vacunas, pero somos el cuarto en aplicación porcentual de vacunas por habitantes.

En este país no se vacunó contra la Covid, quien no quiso hacerlo por razones ideológicas, políticas, culturales, pero todos los mexicanos tuvieron acceso a una vacuna y eso fue gracias a la participación y a la colaboración de los elementos de nuestras Fuerzas Armadas, como también sabemos los mexicanos, que cada vez que sucede un desastre natural, una inundación, un deslave o un terremoto, ahí están, nuestras Fuerzas Armadas.

Y eso no significa que se está militarizando el país, como algunos quieren hacer suponer, nada más alejado de la realidad, lo cierto es que necesitamos hoy de las Fuerzas Armadas para que participen en tareas de seguridad pública, y esa es la bondad de esta minuta, que el Congreso de la Unión aprobó de origen.

Ni siquiera el contenido de la reforma constitucional fue una iniciativa que haya promovido el ejecutivo federal, fue una iniciativa que de origen la promovió una diputada federal del Partido Revolucionario Institucional, la diputada Yolanda de la Torre, y consistía únicamente en cambiar el plazo de vigencia para el actuar de las Fuerzas Armadas que vencía en marzo del 2024 y que ahora fenecerá en marzo del 2028.

Así se aprobó en la Cámara de los Diputados federales, se pudo construir una mayoría constitucional, con la totalidad de los integrantes de las fracciones parlamentarias de Morena, del Partido Verde Ecologista de México, del Partido del Trabajo, y del Partido Revolucionario Institucional.

Esa iniciativa, esa minuta pasó a la Cámara de Senadores y ahí hubo que empezar de nuevo, porque los equilibrios en la Cámara de Senadores son distintos porcentual y políticamente hablando.

Y entonces los senadores, primordialmente los senadores del PRI, y un senador del PRD, Miguel Ángel Mancera, propusieron que se pudieran hacer adendas a esa iniciativa. Y yo recuerdo que nos preguntaron, cuando se iba a votar, que finalmente decidieron a comisiones, ¿por qué la prisa de votar una iniciativa si el plazo se vencía en el 2024?

Lo cierto es que, hablándoles con la verdad, pues que no somos ingenuos y que en el 2024 hubiese sido imposible construir una mayoría constitucional porque en marzo del 2024 vamos a estar a tres meses de la elección más importante de los tiempos modernos.

Vamos a elegir en junio del 2024 a la totalidad de los integrantes de la Cámara de Diputados, de la Cámara de Senadores, al 72 por ciento de las legislaturas locales y más o menos al 75 por ciento de los ayuntamientos, nueve gubernaturas van a renovarse ese año.

Y por si faltara, pues se va a elegir al próximo presidente de la República y eso por sí solo, pues hubiese sido imposible transitar en la construcción de un acuerdo político para construir la mayoría que se requería. Por eso, cuando la diputada del PRI presentó la iniciativa el presidente de la República nos instruyó para acompañar la iniciativa y hacer todo lo posible para que pudiese ser aprobada.

Y una vez que tuvo en la Cámara de Senadores y que los senadores propusieron la adenda, y yo aquí quiero hacer un reconocimiento público, si me lo permiten, a un senador de la República yucateco, a Jorge Carlos Ramírez Marín, que más allá de su filiación partidista, él y la senadora también del PRI, Sylvana Beltrones, fueron los primeros que decidieron presentar una serie de adendas para fortalecer la iniciativa, y son ellos quienes primariamente son los constructores del texto final, con la participación ya después de siete senadores del PRI y dos senadores del PRD, y desde luego con los integrantes de la fracción parlamentaria de Morena, la del Partido Verde, Partido del Trabajo y el Partido Encuentro Social.

¿Qué contiene esa adición? Bueno, pues primero contiene el reconocimiento a cómo debía darse el actuar de la Fuerza Armada permanente en tareas de seguridad pública. Ya estaba inscrito en el texto constitucional, en la reforma del 2019, que debía de ser extraordinaria, regulada, fiscalizada y complementaria; pero ahora se incluye finalmente una definición en términos de lo que la Suprema Corte de Justicia de la Nación había emitido en un fallo.

Dice la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que debe de reconocerse la definición de todos estos apartados en términos de lo suscrito por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y esa definición se agrega al texto constitucional.

Y se agrega también un párrafo que desde nuestro punto de vista pues es más importante de la reforma, dice: “La Fuerza Armada permanente realizará las tareas de seguridad pública con su organización y medios, y deberá capacitarse en la doctrina policial civil establecida en el artículo 21 de esta Constitución”.

Esta es la parte más importante de la reforma constitucional porque complementa una reforma que se había dado a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, a la Ley del Ejército y Fuerza Aérea Mexicana, y a la Ley de Ascensos y Recompensas de nuestras Fuerzas Armadas.

Y cuando los legisladores, los senadores proponen que se actúe tomando en cuenta, o tomando como base su propia organización y medios, pues se refieren de manera implícita, a que la Secretaría de la Defensa Nacional, que tenía dos entes administrativos, el Ejército mexicano y la Fuerza Aérea mexicana, ahora tiene uno tercero, que es la Guardia Nacional.

Entonces, esa es la organización que se requiere para actuar en tareas de seguridad pública. Y cuando habla de medios, pues habla de los recursos financieros, administrativos, operativos, de los que dispone la Secretaría de la Defensa Nacional en cualquiera de sus tres entes. Se valida pues constitucionalmente ya, el actuar de las fuerzas armadas permanentes en tareas de seguridad pública.

Y le hacen todavía otros añadidos, como es el hecho de que se reconozca que debe de actuarse con estricto apego al respeto, a los derechos humanos tutelados por la Constitución y los que son parte de convenios internacionales que nuestro país haya suscrito. Asimismo, se instruye que se trabaje en la prestación de estas tareas respetando los derechos de nuestras comunidades indígenas, de los pueblos originarios y de las comunidades afroamericanas.

Y se establece un cronograma finalmente que permitirá que en un plazo más o menos en promedio de dos años, el gobierno federal, gobiernos estatales y los gobiernos municipales, estén ya en posibilidades de iniciar una sucesión paulatina del Ejército mexicano en tareas de seguridad pública.

Quiere decir que antes de que venza el plazo, en el 2028, pues estaremos ya en posibilidades en la totalidad del territorio nacional de tener policías municipales de carácter civil, y entonces sí, terminaran los elementos del Ejército mexicano, y de la Fuerza Armada permanente, regresando a sus tareas ordinarias, a la cotidianeidad del desempeño de sus tareas.

Y yo, eso es lo que quería venir a comentarles, y quiero también, pues reconocer finalmente a los legisladores, a las diputadas y diputados federales, a las senadoras y senadores yucatecos que apoyaron esta iniciativa y que con su voto hicieron posible que la reforma constitucional pudiese nacer.

Me refiero a las diputadas Rocío Barrera Puc, Consuelo del Carmen Navarrete, Mario Xavier Peraza Ramírez, Janine Patricia Quijano Tapia, Pablo Gamboa Miner y Jaqueline Hinojosa; y a los senadores, ya mencioné al senador Jorge Carlos Ramírez Marín, y menciono también aquí a la senadora Verónica Noemí Camino Farjat, y al senador Raúl Paz Alonzo. A ellos, nuestro reconocimiento, nuestro agradecimiento. Y a todos ustedes les presentamos nuestro respeto.

Toca ahora, seguramente que ustedes voten y decidan sobre el destino de esta minuta. Yo estoy seguro, porque eso es parte de la formación del pueblo yucateco, que van a votar de acuerdo a su conciencia.

Eso es a lo que nosotros apelamos, a un llamado a la conciencia, y que antepongamos el interés general, el interés del país, y que entre todos podamos ser capaces de construir la reconciliación que tanto necesita México. Es pues, momento de ir a ganarle la batalla a la inseguridad, y esta solo la vamos a ganar si los mexicanos estamos unidos en ese objetivo común.

Muchas gracias de verdad a todas y cada uno de ustedes, señor gobernador, muchas gracias por la generosidad de su atención y por trabajar de manera comprometida y coordinada con el gobierno federal muy de la mano. Aquí no es uno de los estados donde estén destacados el mayor número de elementos de la Guardia Nacional.

No, porque no lo necesiten, sino porque el trabajo, la tarea que ustedes llevan a cabo en seguridad pública, es una tarea no nada más del gobernador, de los funcionarios, o de los legisladores, o de los presidentes municipales. Y eso hay que reconocerlo, la sociedad yucateca sabe estar unida en torno a un objetivo común. Que sea todo por el bien de Yucatán y por el bien de México, muchas gracias a todas y a todos ustedes.

Reacciones