Palabras subsecretario Alejandro Encinas Rodríguez, en la presentación de la Política de Verdad y Memoria del Pasado Reciente - NTCD Noticias
Sábado 24 de octubre de 2020

Inicio

-

Ciudad

-

Palabras subsecretario Alejandro Encinas Rodríguez, en la presentación de la Política de Verdad y Memoria del Pasado Reciente

Palabras subsecretario Alejandro Encinas Rodríguez, en la presentación de la Política de Verdad y Memoria del Pasado Reciente

Palabras subsecretario Alejandro Encinas Rodríguez, en la presentación de la Política de Verdad y Memoria del Pasado Reciente

En primer lugar, saludo con aprecio a los familiares y a las víctimas sobrevivientes de los lamentables hechos de autoritarismo y represión que en el pasado vivió nuestro país y que hoy empezamos a dar un paso, para no solamente esclarecer los hechos de estos períodos obscuros de la historia de nuestro país, sino para avanzar en el ejercicio de la justicia.

No solamente en el ejercicio de la memoria, que de hecho a la memoria de la verdad, sino en avanzar, en contar con los elementos para que se haga justicia, respecto a los abusos en que el Estado mexicano incurrió contra la integridad y las libertades de miles de mexicanas y de mexicanos en los terribles años 60, 70, 80 que hoy empezamos a remontar.

Me da mucho gusto compartir este espacio tan significativo, tan enigmático de aquellos años obscuros como fue el Palacio Negro de Lecumberri, que hoy busca reivindicar la memoria en este centro que fue un centro de reclusión y de represión de disidentes sociales, donde pasó, pasaron, aquí personajes entrañables de la lucha política por las libertades de nuestro país como Valentín Campa, Demetrio Vallejo, Heberto Castillo, José Revueltas, todos los dirigentes estudiantiles del 68, pero también dirigentes campesinos como Ramón Danzós Palomino, como Rafael Jacobo, y un sinnúmero de compañeros que ofrendaron su vida y sus ideales en la lucha de una transformación que queremos consolidar en este nuevo gobierno.

Quisiera compartir este espacio con la señora jefa de Gobierno de la Ciudad de México, con Claudia Sheinbaum; la fiscal general de Justicia de la ciudad, Ernestina Godoy; el secretario de Gobierno, Suárez del Real; mis compañeros del gobierno federal, que me movieron el piso ahora sí que no esperaba recibir este archivo que revisaremos con mucho interés respecto a cómo se nos veía en aquel entonces, cuando estábamos no solamente del otro lado del escritorio, sino pues en épocas muy incipientes de la lucha democrática, a nuestro paso en la última etapa de lo que fue el Partido Comunista Mexicano.

La verdad es que hay que insistir: 2 de octubre no se olvida. Esta fecha, es una fecha de reivindicación, no de nostalgia ni de amargura, sino de reivindicación de los ideales y los esfuerzos de transformación que muchas generaciones de luchadores sociales emprendieron en nuestro país.

Y esta fecha de remembranza, es también una fecha para reafirmar el compromiso para continuar con las labores en el ejercicio pleno de las libertades políticas y la garantía en el ejercicio de los derechos humanos en nuestro país.

Hoy suscribiremos convenios interinstitucionales e intergubernamentales de gran importancia para avanzar en esta política de la información, decía Carlos, iniciamos con el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, en el mes de diciembre de 2018, aunque en ciencia cierta ya habíamos dado pasos importantes con anterioridad en la apertura de la información desde el gobierno de la Ciudad de México, con el entonces jefe del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador.

Carlos, en el Archivo Histórico de la Ciudad de México, cuando abrimos los archivos del Metro para dar a conocer la nómina a partir de la cual se les pagaba a los Halcones, responsables de la represión del 10 de junio de 1971; o cuando abrimos los archivos del Sistema Penitenciario del entonces Distrito Federal, para hacerle llegar a muchos de los presos políticos de aquel entonces, el expediente y la memoria de sus procesos que los llevaron a prisión, no solamente aquí en Lecumberri, sino también en Santa Martha Acatitla, en ese penal también oscuro que tenemos rescatar como un centro de memoria, aprovechando la presencia de la jefa de Gobierno, ese es un espacio que nosotros podríamos rescatar en esa memoria que queremos nosotros retomar para que estos lamentables hechos de persecución política no vuelvan a suceder.

Estos convenios velaran, como es el caso, ya señaló Félix Santana, en la identificación, recuperación y conservación de archivos de la represión política, de lo que fue la peor policía política de la historia del país, la Dirección Federal de Seguridad y los años negros de Nazar Haro, en donde ahora, en aquellas oficinas en Circular de Morelia número ocho, donde fue el centro de terror y de tortura de esta dirección, tenemos un sitio de memoria, en donde afortunadamente se ha convertido en un espacio de puente de reflexión de muchas de las víctimas perseguidas y reprimidas de aquel entonces para recuperar la memoria de muchos de los que fueron torturados en ese sitio.

Pero también en esta identificación de archivos, además de Dirección Federal y de División de Investigaciones Políticas y Sociales, por primera vez, dentro de estas 8 mil cajas que tuvimos que digitalizar en apoyo, por supuesto al Archivo General de la Nación, se encuentran archivos de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Este es un hecho sin precedente y que da cuenta de la apertura del presidente López Obrador en este sentido, como serán también los convenios para la identificación e investigación de lugares de represión para la recuperación de los sitios de memoria.

Las direcciones de la Dirección Federal de Seguridad en los estados de la República, el cuerpo de granaderos en la Ciudad de México, la base militar en Pie de la Cuesta, allá en el estado de Guerrero donde despegaban los helicópteros para arrojar a los desparecidos políticos al mar, y espero que pronto podamos encontrar un espacio de apertura en el Campo Militar Número Uno, en donde lamentable sucedieron también este tipo de hechos.

Y dentro de los convenios uno muy importante, que tiene que ver con los eventos públicos de reconocimiento, comenzando con el 10 de junio de 1971, a 50 años el próximo año, en donde sí queremos, con la Ciudad de México, hacer un ejercicio de memoria importante en recordar esta represión conocida como el Halconazo en nuestra ciudad.

Las estrategias, ya las ha señalado aquí Félix de manera detenida para el esclarecimiento histórico, el pensar en el retiro de nombres de perpetradores de la represión en muchos de los sitios públicos o las obras de infraestructura de nuestro país. No puede ser que sigamos teniendo en Puerto Vallarta un aeropuerto Gustavo Díaz Ordaz, o de otras gentes que cometieron estos actos criminales contra mexicanas y mexicanos.

Y retomar como parte de la memoria el restablecimiento de efemérides, la inclusión de una currícula básica en materia de respeto a los derechos humanos en la educación básica y media de nuestro país, de tomarlos en los temas de historia estos asuntos como parte de los procesos de construcción de paz; como lo que queremos fortalecer con proyectos editoriales de verdad y de memoria a fin de contribuir a la construcción de justicia y saldar la deuda que tenemos con este pasado infame en la historia de nuestro país.

Creo que vamos avanzando, hay mucho que recorrer, pero estoy convencido que con las víctimas, con sus familiares, con este encuentro con la Ciudad de México y con el esfuerzo institucional de todo el gobierno federal estaremos dando respuesta para retomar la memoria, conocer la verdad, que se haga justicia y que estos hechos no se vuelvan a repetir en nuestro país.

Muchas gracias.


Reacciones