Logo
La Autonomía es un Bien y sin ella no hay Universidad
nacional - 2019-07-31
BETA
La Autonomía es un Bien y sin ella no hay Universidad


Cuanto mayores sean los consensos al interior de la Universidad habrá más capacidad de resistir embates externos, dijeron expertos en la UNAM

Promover cambios nacionales desde la academia es también ejercer la autonomía, dijeron.


Revertir la tendencia actual que pretende vulnerar los espacios autónomos, es una labor en la que debemos intervenir porque la autonomía es un bien, y sin ella no hay universidad, coincidieron académicos, investigadores y autoridades de la UNAM en el “Coloquio sobre los 90 años de la Autonomía Universitaria”.

La Universidad es un espacio con diferentes formas de pensar; hay que construir acuerdos y consensos, y entre mayores sean, habrá más capacidad de resistir embates externos, afirmó Imanol Ordorika, director general de Evaluación Institucional de la UNAM.

En la mesa “La autonomía y su historia”, en el auditorio Alfonso Caso, dijo que promover desde la Universidad cambios nacionales es también un acto de autonomía, con compromiso social.

Lamentó que se pretenda insinuar de manera generalizada que las universidades autónomas son privilegiadas, corruptas e ineficientes, con la idea de que la autonomía es un elemento negativo.

“Debemos ser cuidadosos porque nos movemos en un contexto de enorme incertidumbre y poca simpatía. Una vez que el país se ha dividido entre privilegiados y pobres, se coloca a las universidades como espacios ‘fifís’, pero además corrompidos, con condiciones inmerecidas. Estamos en una situación difícil y tenemos que hacer política de la mejor calidad, política interna y hacia la ciudadanía”, manifestó.

Ordorika señaló la necesidad de fortalecer la participación democrática, el acceso a la información, la rendición de cuentas, la transparencia y la capacidad de la comunidad universitaria para incidir en el ejercicio pleno de nuestra autonomía.

Autonomía y libertad

En su oportunidad, Enrique González González, del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación (IISUE), comentó que a lo largo de la historia se ha refrendado que sin autonomía no hay universidad. “Fue en el siglo XVIII cuando empezó a usarse esa palabra”.

En la mesa moderada por Mireya Ímaz, directora general de Atención a la Comunidad (DGACO), Gloria Villegas, académica de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL), manifestó que en el presente hay que mirar a la historia, y “ser y hacer comunidad”.

En tanto, Ana Carolina Ibarra, directora del Instituto de Investigaciones Históricas (IIH), expuso que la autonomía es ante todo un bien, y hay que explicarla y hacerla entender hacia afuera para evitar vulnerar los espacios autónomos.

Finalmente, Renate Marsiske Schulte, del IISUE, refirió que la autonomía es la esencia de la universidad pública. “Es necesario convertirla en una realidad, porque sin ella es imposible generar y transmitir conocimientos y soluciones”.


Más de nacional