Logo
Por concluir restauración del patrimonio cultural de Tabasco afectado por sismo
nacional - 2019-07-30
BETA
Por concluir restauración del patrimonio cultural de Tabasco afectado por sismo


La Secretaría de Cultura y el INAH han recuperado 26 de los 27 inmuebles históricos dañados por el sismo de 2017.

Está pendiente la atención de grietas y fisuras en dos estructuras de la Zona Arqueológica de Comalcalco.


El esfuerzo emprendido por la Secretaría de Cultura (SC) y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para recuperar el patrimonio cultural afectado en el estado de Tabasco, por el sismo del 19 de septiembre de 2017, ha rendido frutos: de los 27 inmuebles históricos dañados, 26 han sido restaurados.

La mayor parte de los bienes culturales presentaron afectaciones menores, mismos que fueron resarcidos bajo los lineamientos establecidos por los especialistas del Centro INAH Tabasco, y con la intervención de especialistas de empresas contratadas.

Entre los ejemplos de esta labor, está la recuperación del Museo de Historia de Tabasco "Casa de los Azulejos”, ubicado en el centro de Villahermosa, cuyo edificio data del siglo XIX y destaca por su abundante decoración a base de cerámica de factura catalana; sufrió múltiples grietas y desprendimientos de cornisa, de aplanados y de azulejos de diversos muros.

Tales afectaciones se atendieron por medio del mamposteo de las secciones agrietadas, seguido de su inyección y aplanado; asimismo, se apuntalaron los arcos con grietas, mismas que fueron consolidadas.

Localizado en el municipio de Cunduacán, en la localidad La Piedra, Primera Sección, el Templo Padre Jesús de Nazaret o Cristo Rey, conocido popularmente como iglesia “Las Mirandillas” y construido en 1724, tras el sismo registró daños moderados, entre ellos múltiples grietas, desprendimiento de aplanados, deslizamiento de teja de barro de media caña, desajuste de estructura y separación del contrafuerte. Las afectaciones se atendieron en tiempo y forma.

En ese mismo municipio, la Parroquia de la Virgen de la Natividad, cuya edificación inició en 1715​ y concluyó 10 años más tarde, tuvo múltiples grietas, las cuales fueron consolidadas.

El Templo del Señor de Esquipulas, en el municipio de Teapa, edificado en 1780 por españoles venidos de Guatemala, presentó deslizamiento de tejas de barro media caña de la cubierta, desajuste en estructura de madera y grietas. Los trabajos de restauración se enfocaron al desmantelamiento de la estructura de madera, resane de cuarteaduras y fisuras en la fachada, aplicación de pintura y suministro de teja.

En la localidad de Oxolotán, ubicada en el municipio de Tacotalpa, el Templo Santo Domingo de Guzmán, erigido en 1572 por frailes franciscanos, y el cual pasó a manos dominicas diez años después, se trabajó en los pisos interiores que tuvieron desprendimiento de losetas; así como en la techumbre, la cual presentó deslizamientos de tejas de barro media caña, mismas que se volvieron a colocar en su lugar.

Considerada la primera construcción civil de importancia en el estado, la Ex Aduana Marítima del puerto de Frontera, edificada con block de conchuela hacia 1872, sufrió daños en vigueta y bovedilla de la techumbre, además de múltiples grietas.

En la edificación, localizada en el municipio de Centla, cuya importancia radica en haber sido testigo del auge del puerto hacia finales del siglo XIX y los albores del XX, en los tiempos en que acogió a cónsules de España, Cuba y Estados Unidos, se consolidaron las grietas y su posterior aplanado, y se reparó la cubierta.

Por lo que toca al trabajo en zonas arqueológicas, en Malpasito, ubicada en el municipio de Huimanguillo, la más importante de la cultura maya-zoque, cuyo apogeo se dio en periodo Clásico Tardío (700 a 900 d.C.), se presentaron derrumbes en guarniciones y muros del sendero que conduce al sitio. Los trabajos incluyeron la reintegración de piezas faltantes de piedra, mamposteo y la consolidación de paredes.

En el sitio arqueológico de Comalcalco, ubicado en el municipio del mismo nombre y cuyo auge se dio entre 200 a.C. y 950 d.C., se atendieron los desprendimientos del aplanado de estuco de las figuras en relieve que decoran los templos denominados: Cha´a Chaak o Batracio, Mascarón de Itzamná, Basamento de los personajes sedentes y Tumba del Señor de los Glifos Puros o de los Nueve Señores. En este lugar está pendiente la atención de las grietas y fisuras que presentaron el Templo IV y el Palacio.

Cabe mencionar que además de los 27 inmuebles afectados por el sismo, el INAH trabaja en la restauración de la Estela 4 de la Zona Arqueológica Moral-Reforma, la cual forma parte del acervo del Museo Doctor José Gómez Panaco, en el municipio de Balancán. La pieza tuvo fisuras, y para su intervención se requerirá de la aplicación de ribetes con argamasa de cal arena, así como la colocación de testigos para monitorear la inclinación que sufre.


Más de nacional