Realizan en el Congreso de la CDMX mesa de trabajo “La protección a la salud de los no fumadores y el control sanitario del tabaco” - NTCD Noticias
Sábado 07 de diciembre de 2019

Salud

Realizan en el Congreso de la CDMX mesa de trabajo “La protección a la salud de los no fumadores y el control sanitario del tabaco”

Realizan en el Congreso de la CDMX mesa de trabajo “La protección a la salud de los no fumadores y el control sanitario del tabaco”


Proponen en el foro de discusión la necesidad de regular jurídicamente el uso de cigarros electrónicos y/o vapeadoresUn dial de los cigarros electrónicos de 30 mililitros, equivale a 40 cajetillas de cigarro: oncólogo Juan Wolfgang

Es necesario regular jurídicamente el uso de cigarros electrónicos y/o vapeadores –como también se les conoce- con las mismas restricciones que actualmente tiene el tabaco, porque contrario a lo que se afirma de esos dispositivos, sí provocan daños a la salud y originan adicción a la nicotina, coincidieron en afirmar las y los asistentes a la mesa de trabajo La protección a la salud de los no fumadores y el control sanitario del tabaco.

En la Comisión de Salud, presidida por la diputada Lourdes Paz Reyes, hubo posicionamientos en favor de la regulación, así como se reguló el tabaco, el alcohol, es decir, debe regularse cualquier sustancia y/o producto que produzca daños a las niñas, los niños y adolescentes.

La diputada Paz Reyes se dijo en contra de que se les expendan a los menores de edad productos que les generarán alguna adicción.

Por su parte, la legisladora Guadalupe Aguilar Solache, promovente de la iniciativa para actualizar la Ley de Protección de la Salud de los No Fumadores para adecuarla al uso de los vapeadores, dijo que es muy importante abordar la regulación de estas nuevas maneras del uso de la nicotina que son muy dañinos para la salud.

En tanto, Ángel González Domínguez, director de la Agencia de Protección Sanitaria, aseveró que la Secretaría de Salud capitalina está de acuerdo con la regulación propuesta, mediante la actualización de la ley para la protección de los no fumadores con la incorporación de las medidas regulatorias de los vapeadores, y cuando ésta se concrete, a instrumentarla y a hacerla efectiva.

Al hablar de los efectos a la salud que se originan por el uso de los cigarros electrónicos, Juan Wolfgang Zínser, oncólogo del Instituto Nacional de Cancerología y presidente del Consejo Mexicano contra el Tabaquismo, aseguró que estos dispositivos contienen más nicotina que un cigarro normal, pues “un dial de 30 mililitros equivale a 40 cajetillas de cigarro, por lo que se ha reportado una intoxicación fatal en niños con 30 o 40 miligramos”.

Lo que ha provocado que hasta el 21 de noviembre de este año se hayan reportado 47 muertes y 2 mil 290 casos de enfermedades provocadas por el uso de los vapeadores, principalmente entre jóvenes de 18 a 34 años de edad.

Por su parte, Luz Myriam Reynales, directora del departamento de Control de Tabaco del Instituto Nacional de Salud Pública, consideró necesario reglamentar “al más alto nivel”, el uso de los cigarros electrónicos tomando en cuenta el Convenio Marco para el Control del Tabaco, de la Organización Mundial de la Salud (CMCT OMS).

Así como regular el uso de los saborizantes porque son los que provocan más daños a la salud de las niñas y niños, prohibir su venta a los menores de edad, además de vigilar el desecho de las baterías de estos dispositivos, porque generan un impacto negativo al medio ambiente.

En este sentido, Erick Antonio Ochoa, director general de Salud Justa México, propuso establecer en la normativa la prohibición de utilizar estos dispositivos en los espacios públicos cerrados, en las áreas de trabajo, y en los automóviles y transporte públicos donde viajen menores.

Imponer nuevas obligaciones sobre el uso de materiales reciclables en los cigarros y/o sanciones mayores para los productores y consumidores que tiren sus desechos en la calle; imponer licencias en puntos de venta y contribuciones locales, “a fin de compensar el déficit por la atención de enfermedades, porque la ciudad gasta más de lo que recibe”.


Reacciones