Consumo excesivo de sal, riesgo para el desarrollo de problemas cardiovasculares, cerebrales y renales - NTCD Noticias
Lunes 27 de junio de 2022

Inicio

-

Salud

-

Consumo excesivo de sal, riesgo para el desarrollo de problemas cardiovasculares, cerebrales y renales

Consumo excesivo de sal, riesgo para el desarrollo de problemas cardiovasculares, cerebrales y renales

Consumo excesivo de sal, riesgo para el desarrollo de problemas cardiovasculares, cerebrales y renales

_ Semana Mundial de Sensibilización sobre la Sal, del 14 al 20 de marzo

Consumir sodio o sal en exceso, es decir, más de cinco gramos por día, puede provocar retención de líquidos e incremento de peso, lo que obliga a hígado, riñones y corazón a trabajar por encima de sus niveles normales, con el consecuente riesgo de alteraciones en su función y problemas gastrointestinales, alertó la especialista en Medicina Interna del Hospital General “Dr. Manuel Gea González”, Joana Balderas Juárez.

Aclaró que el consumo de sal en cantidades adecuadas contribuye al buen desempeño de los músculos, corazón y riñón; ayuda al cerebro a controlar impulsos nerviosos, función celular y mantiene el PH de la sangre en balance.

Para reducir el riesgo de enfermar es necesaria la alimentación saludable y evitar el consumo de alimentos ultraprocesados, congelados y enlatados, con exceso de sal y grasas o que aparentemente son dulces, pero el sabor disfraza otra sustancia que contiene exceso de sal, como los refrescos light, jugos y verduras congeladas.

Balderas Juárez advirtió que aproximadamente la mitad de la sal que consumen las personas se encuentra en productos en los que no se percibe; por ello, hizo un llamado a leer con atención los empaques y la información nutrimental, en especial el etiquetado frontal.

Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), refieren que 75 por ciento de la población mundial consume el doble de la cantidad ideal de sal o sodio, que no debe superar los cinco gramos, equivalente a una cuchara cafetera. Las personas que padecen alguna enfermedad crónico degenerativa solo deben consumir la mitad de la dosis recomendada.

Sugirió evitar el consumo de papas fritas y otros productos similares; usar condimentos sin sal, sustituirla por hierbas, especias y otros saborizantes; disminuir la cantidad en los alimentos que se preparan en casa y quitar el salero de la mesa.

Joana Balderas destacó la importancia de hacer conciencia de la necesidad de una dieta equilibrada baja en sal y grasas, que incluya frutas, vegetales, granos integrales, carnes magras y agua simple.

Es indispensable que el personal de salud que presta servicios en el primer nivel de atención promueva hábitos saludables y enseñe a pacientes a interpretar el etiquetado de los alimentos; sobre todo, si padecen hipertensión arterial, enfermedad renal, diabetes o tiene problemas para orinar, entre otros.

Reacciones