Grafiti de estudiante de la UNAM es patrimonio artístico y cultural de universidad cubana - NTCD Noticias
Viernes 29 de mayo de 2020

Inicio

-

Nacional

-

Grafiti de estudiante de la UNAM es patrimonio artístico y cultural de universidad cubana

Grafiti de estudiante de la UNAM es patrimonio artístico y cultural de universidad cubana

Grafiti de estudiante de la UNAM es patrimonio artístico y cultural de universidad cubana


Un grafiti de Miguel J., estudiante de la maestría en Historia del Arte de la UNAM, fue nombrado patrimonio artístico y cultural de la Universidad de Matanzas, Cuba.

Firmado con el seudónimo Graun, y plasmado en un muro del vestíbulo de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanidades de la institución cubana, la obra está inspirada en las raíces del también escritor de grafiti y artista visual.

El joven universitario logró este reconocimiento luego de atender la convocatoria para participar en el I Evento Internacional Universidad Sociedad 2020, que se realizó del 10 al 12 de marzo pasado, donde uno de los encuentros fue el I Simposio Patrimonio y Cultura.

Graun recordó que cuando su participación fue aceptada preguntó a los organizadores cómo son las leyes cubanas, porque “quería pintar en la calle”. Conociendo el trabajo del artista visual, le dijeron que ya le habían conseguido un espacio para que plasmara su obra: en la Universidad de Matanzas. “Fue una gran sorpresa; me reconocieron por mi contribución artística y nombraron mi grafiti como patrimonio artístico y cultural de esa institución”.

Relató que el concepto de grafiti se acuñó en los descubrimientos de Pompeya; así se denominó a las inscripciones informales que los arqueólogos hallaron en esa antigua ciudad romana, sepultada por la erupción del volcán Vesubio en el año 79 de nuestra era.

El concepto ha cambiado y hoy incluye a la escritura que hacen las pandillas para demarcar su territorio, o la que se hace durante protestas o manifestaciones estudiantiles o feministas, ejemplificó.

Se trata de una “marca en primera persona, es el nombre o pseudónimo de quien lo ejecuta y básicamente se trata de letras, aunque también puede incluir personajes, y tener diferentes estilos”, detalló el alumno de Elia Espinosa, integrante del Instituto de Investigaciones Estéticas.

El grafiti es el impulso de pintar que no tiene una intención, y cuyas directrices son quién pinta más, más alto, en lugares peligrosos o arriesgados, y con calidad, la cual se mide por la combinación de colores, sin chorrear la pintura, y en el “can control”, es decir, el dominio del pulso al manejar el aerosol para obtener disparos amplios o trazos finos y difuminados.

No es artístico, ni lleva una intención de arte, aunque pueda tener esas características y alcanzar parámetros estéticos. Tampoco es necesariamente revolucionario. “Es básicamente un juego, el de seguir pintando”, aclaró.

Lo puede hacer cualquier persona, sin importar género, clase social o formación académica, un chico o chica de Polanco, la Roma o Ciudad Nezahualcóyotl; abogados, médicos o personas que no terminaron la secundaria. “Se trata del mejor ejemplo de inclusión”.

Esa práctica, consideró el sociólogo de formación, debe tener tres características: ser anónima, ilegal y transgresora, aunque ahora también se hace de forma legal y por autores conocidos. Aunque la mayoría de los escritores de grafiti plasman su nombre en todos los sitios posibles, otros se inspiran en los cómics, obras de arte o series televisivas, pero “yo también me inspiro en situaciones sociales”.

Hay un lema que dice “sin grafiti no hay ciudad”. Esas marcas en los muros de las urbes tienen una función social: pueden, por ejemplo, dar coordenadas para la ubicación de las personas, y en las manifestaciones, el objetivo es hacer válido el lema surrealista de “las paredes hablan”. Pueden servir también para expresar emociones, como en el proyecto “Acción poética”, o reivindicar sociopolíticamente a ciertos grupos, como los chicanos o los cholos.

De igual manera, tiene la gran función de reintegrar a la juventud, regenerar el tejido social y hasta crear patrimonio cultural. No obstante, ha sido estigmatizado y perseguido. “En la época de la tolerancia cero, a inicios de este siglo, este movimiento en la Ciudad de México se volvió más rebelde y contestatario, y se volcó contra el sistema de transporte y propiedades públicas y privadas”.

Hoy, se utiliza el grafiti y el arte urbano como “adorno” de ciertos espacios e inmuebles, y eso eleva su plusvalía. Así ocurre en el primer cuadro del Centro Histórico de la CdMx, en calles como 20 de noviembre y Regina, donde bajo una misma temática se han pintado las cortinas de los negocios para generar una “ciudad-museo” o una “ciudad-galería” que atraiga al turismo.

Esa investigación es el objeto de estudio de la tesis de maestría de Miguel J., que lleva por título "El graffiti como agente en la gentrificación: un análisis del arte urbano contemporáneo en el Centro Histórico de la Ciudad de México", que concluirá a finales de este año.

Se trata de una reflexión sobre la estética, los fenómenos del grafiti, y del arte y espacio urbanos, pero centrada en el fenómeno de la gentrificación.


Reacciones