Palabras del secretario de Gobernación en el Congreso de Baja California Sur en torno a reforma constitucional en materia de seguridad. - NTCD Noticias
Martes 06 de diciembre de 2022

Inicio

-

Nacional

-

Palabras del secretario de Gobernación en el Congreso de Baja California Sur en torno a reforma constitucional en materia de seguridad.

Palabras del secretario de Gobernación en el Congreso de Baja California Sur en torno a reforma constitucional en materia de seguridad.

Palabras del secretario de Gobernación en el Congreso de Baja California Sur en torno a reforma constitucional en materia de seguridad.

_ Muy buenas tardes a todas a todos ustedes. Señoras diputadas, señores diputados con su permiso ciudadano presidente.

¡No!, no tiene uno palabras cuando llega uno a un lugar tan hermoso y de gente tan querida como Baja California Sur, no miento si les digo que estoy verdaderamente emocionado, no puedo ya ni hablar, ¡imagínese! nada más no se la vayan a creer porque los tabasqueños somos muy calladitos y casi no nos gusta hablar.

Muchas gracias a todos y cada uno de las señoras y señores diputados locales, el presidente de la Mesa Directiva, a la Junta de Coordinación Política de este Congreso y a nuestro hermano y amigo Víctor Manuel Castro Cosío, gobernador constitucional del estado de Baja California Sur por la oportunidad de estar aquí esta tarde en un momento verdaderamente histórico.

No es habitual que un representante del gobierno federal, mucho menos un secretario de Gobernación comparezca ante esta soberanía, lo hago por instrucción precisa del presidente de la República, licenciado Andrés Manuel López Obrador.

Gracias, que me ha pedido que demos inicio a un nuevo ejercicio democrático, este diálogo que hoy mantenemos con el Poder Legislativo estatal y que hemos venido realizando en los últimos 15 días. Esta es la XVI Legislatura ante la que comparecemos.

Pues, es una muestra más de que este país está cambiando y está cambiando para bien, un ejercicio democrático como este pues era impensable hasta hace cuatro años, casi nadie sabe, o casi nadie conoce la función primordial que ustedes los legisladores locales, integrantes de esta soberanía tienen en la vida política del país.

Para que una reforma constitucional sea totalmente válida debe de contar, desde luego, con la aprobación de la Cámara de origen, que puede ser la de Diputado federal o la de senadores, después en la Cámara revisora que puede ser o la de senadores o la de diputados, dependiendo donde inicie el proceso legislativo.

Ambas Cámaras integran el Congreso de la Unión y una vez que ha sido aprobada en su totalidad en el Congreso de la Unión viene la parte final, pero no menos importante del proceso, requiere una reforma constitucional de la aprobación de cuando menos la mayoría de las 32 Legislaturas.

Esto es cuando menos, 17 votos, cada legislatura cuenta por un voto. Sabemos bien que los diputados federales representan al pueblo, los senadores representan a la Federación, a los 32 Estados de la Federación, y los legisladores locales o diputados locales es la representación más cercana al pueblo, más cercana al ciudadano, son quiénes territorial-políticamente pues tienen mayor comunicación con el pueblo lo hacen desde luego en cada una o en su respectiva entidad.

Pero nadie sabe, que las legislaturas locales o casi nadie sabe, integran el Constituyente Permanente, esto es, sin ustedes no habría constitucionalidad, no habría reforma constitucional. Y hasta el año 2018, se acostumbraba de distinta manera, pues no estaban acostumbrados a escuchar a la representación del pueblo.

Y cuando se daba una reforma constitucional, tomaban en la Cámara de Diputados, en la Cámara de Senadores, o en Gobernación y hablaban a los Congresos, y les decían, ahí les va la minuta de reforma.

No había ni colgado el teléfono, cuando iba de regreso, decía, ya votó Baja California, ya votó Chiapas, ya votó Campeche, y ustedes y lo digo, respetuoso, no son un número más. Por eso, el presidente decidió y me instruyó para acudir a todos y cada uno de los Congresos a exponer de qué trata esta reforma constitucional, y a pedirles de manera respetuosa, que escuchen la voz del pueblo y que puedan votar a favor de la Iniciativa.

Desde luego que, el problema que más ocupa o más preocupa, es el de la inseguridad que como país enfrentamos. A veces uno no quiere revisar o pensar en el pasado, porque si uno voltea a ver para atrás, puede hasta convertirse en estatua de sal. Lo cierto es que, ante la creciente ola de violencia y de inseguridad, el presidente de la República tomó una decisión de política pública.

¿Cuál fue esta decisión? Pues el primero, es entender que la desigualdad, que la injusticia, que la marginación, son la causa primigenia de la inseguridad. Cuando en México deje de haber tanta desigualdad seguramente habremos vencido al monstruo de la inseguridad. Entre tanto, tiene que haber una política de seguridad, basada en la reconciliación, en la invitación a que participen todos y, sobre todo, a ir combatiendo las causas, no los efectos.

Por eso, es una política de ‘abrazos, no balazos’, porque nosotros sí entendemos el sentido social que debe de tener la vida pública nacional. El combate a la inseguridad, no es un asunto de policías y ladrones, no es un asunto de ver quién tiene más armamentos, si aquellos o nosotros o de quienes son más, si los malos o los que procuramos el bien, es un asunto mucho más profundo.

Pero para combatir la inseguridad y construir la paz, se requiere en todo el país, desde luego, de policías de carácter civil, que estén capacitados, que tengan el sentido de orden que requieren las fuerzas policíacas, que sean respetuoso de los derechos humanos, en suma, que sepan hacer sus tareas.

Pero el país tiene un problema, casi el 40 por ciento, el 32 por ciento para ser exactos, de los municipios del país, no tienen policía, y son muy pocos los estados que tienen una policía capacitada. Ha sucedido mucho en este país y los mexicanos hemos soportado el latrocinio, el abuso del poder, la falta de sensibilidad de quienes tuvieron la más alta responsabilidad del estado y aquí está México de pie y tratando de irse reconstruyendo poco a poco.

Imagínense ustedes el tamaño del daño que hicieron quienes no quieren la paz en México, pues se la pasan diciendo que estamos militarizando al país y que esta iniciativa es entregarle, así lo dicen, el poder a los militares.

Se les olvida a ellos, aquella mañana del 6 de diciembre del 2016, cuando Felipe Calderón ordenó a las Fuerzas Armadas, al Ejército mexicano que iniciaran una absurda lucha, una absurda guerra en contra del narcotráfico y del crimen organizado.

Murieron varios miles de compatriotas, el 90 por ciento de ellos, elementos de las Fuerzas Armadas, del Ejército mexicano y de la Marina Armada de México, que como siempre lo han hecho, con lealtad, con patriotismo defendieron a la nación en una tarea que no les correspondía de esa manera. Y por si eso fuera poco, en una total ausencia de sensibilidad y de patriotismo el gobierno de turno cometió un crimen de lesa humanidad.

Firmaron un convenio con el gobierno americano que se llamaba o se conoce como la operación ‘Rápido y Furioso’, se trataba según ellos en su época, de que el gobierno americano les iba a proporcionar, como lo hizo, el armamento más sofisticado para qué ese armamento, que tenía un número y un moderno chip de geolocalización se entregará a la delincuencia y pudiesen ser localizados y desde luego, aprendidos.

Pero resulta que recibieron el armamento sofisticado y en ese momento no tenía ni chip ni localización, lo que hicieron fue armar a las bandas criminales y ahí también murieron muchos miles de soldados, de marinos mexicanos en defensa de la nación.

Eso es un crimen de lesa humanidad, pero el largo brazo de la justicia llega, en ocasiones tarda, hoy por esos y otros delitos está sujeto a proceso y detenido en una prisión de Estados Unidos, Genaro García Luna, que era el segundo hombre en el mando en el gobierno de Felipe Calderón.

Ahora toca a las autoridades investigar y deslindar las responsabilidades porque el número dos no se mandaba solo, ¿Quién es el responsable? Pues que las autoridades lo digan, que los mexicanos conozcamos la verdad, para que quien la hizo, la pegue.

Pero tampoco podemos quedarnos nada más en él pregón de la lentitud de la justicia, tenemos que hacer algo para recuperar los territorios que están perdidos. Les decía que el 32, 34 por ciento de los municipios del país no tienen policía, otro tanto tienen policía, pero no están ni capacitadas, no están ni equipadas, ayer me comentaba el gobernador de San Luis Potosí que de 58 municipios que ellos tienen, 12 no tienen policía, cinco tienen entre cinco y un policía.

Y de los 17 solamente dos tienen una o dos patrullas, este es el común denominador en varios estados del país que hoy están entre los más violentos, por eso urgía buscar una solución y tomar de decisiones.

En marzo del 2019 el presidente de la República envió una iniciativa al Congreso de la Unión para que se creará una organización que se encargaría de la seguridad interior del país, de prestar tareas de seguridad pública, se convino que al frente de esa organización hubiese un personaje civil, y así fue aprobada en el Congreso de la Unión por la casi totalidad de las legislaturas.

Y se puso un plazo que vence en marzo del 2024 seguro todos entendemos que el plazo ha sido insuficiente. Por eso, cuando una diputada del PRI, Yolanda de la Torre buscó al coordinador de los legisladores federales, Ignacio Mier, legisladores federales de Morena que detentan la mayoría en la Cámara de Diputados.

Acompañada de los dirigentes del PRI y el coordinador de los diputados del PRI, le propuso que ellos iban a presentar una iniciativa de reforma constitucional para ampliar la vigencia, en el plazo del actuar de la Guardia Nacional. La propuesta era muy simple, que de marzo del 2024 pasará a marzo de 2028 y el presidente de la República, nos dijo acompañen en la iniciativa es por el bien de México, no importa quién la haya propuesto, quién la haya presentado.

Hay que acompañarla y hay que fortalecer las tareas de la Guardia Nacional y de la Fuerza Armada permanente, para hablarles con la verdad, si hubiésemos esperado el plazo de marzo del 2024 pues el país hubiera quedado a merced de la inseguridad, ¿por qué? pues porque hubiese sido imposible la construcción de un acuerdo político-legislativo que nos permitiera transitar en la ampliación del plazo y ¿por qué hubiese sido imposible?, porque en marzo de 2024 el país y todos los mexicanos pues vamos a estar inmersos en un proceso electoral.

Un mes después, no, tres meses después pues se va a elegir a la totalidad de los diputados federales, a la totalidad de los senadores de la República, a nueve gubernaturas, a la gran mayoría de los ayuntamientos y de los Congresos locales y por si faltara poco, pues también se va a elegir al próximo presidente de la República.

Hubiese sido realmente imposible construir un consenso, lo mejor fue que se haga ahora, desde luego que quienes no comparten el contenido de esta iniciativa lo hacen realmente por un asunto político, porque ni modo, y se los digo con respeto, que los que no la comparten piensen, o estén convencidos de que hay otra manera de ganarle la batalla a la inseguridad.

Con ese acuerdo político la iniciativa tránsito en la Cámara de los Diputados ahí hubo un grupo de trabajo en el que participaron, entre otros, por parte de Morena, Ignacio Mier, Sergio Gutiérrez Luna, Leonel Godoy, Juan Ramiro Robledo, Andrea Chávez, Aleida Alavez, y otros legisladores de Morena.

Por el PT, nuestro amigo y compañero Gerardo Fernández Noroña, el profesor Alberto Anaya, Benjamín Robles y otros que escapan a la memoria en este momento. Por el Partido Verde Ecologista de México, entre otros, Carlos Puente.

Ellos, con los legisladores del PRI, fueron los artífices de la construcción política de esta mayoría y una vez que fue aprobada en Cámara de Diputados, pasó a la Cámara de Senadores y ahí, hubo que empezar de nuevo, porque la circunstancia política de la fracción o las bancadas opositoras era distinta.

Finalmente, se pudo construir un consenso con nueve senadores del PRI y dos del PRD, y con ellos se obtuvo una mayoría constitucional suficientemente cómoda para aprobar la reforma. Pero ellos con altura de miras, propusieron una serie de adendas que terminaron por vestir de otra manera, la iniciativa de reforma, que solamente era de un renglón, era cambiar la fecha, en lugar de que dijera durante los cinco años siguientes, ahora dice, durante los nueve años siguientes.

Y entonces, se hizo, hicieron los senadores una definición muy clara de cómo deben prestar la Fuerza Armada permanente esas tareas de seguridad pública y tomaron para ello la definición de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Por eso hoy, la tarea de la Fuerza Armada permanente en labores de seguridad pública, es de manera extraordinaria, de manera regulada, de manera fiscalizada y de manera subordinada y complementaria y adopta la definición que de cada una de estas, hace la Suprema Corte.

Y le adicionaron un párrafo, que nosotros creemos que es el más importante de la reforma, porque ahora sí, no hay duda de la constitucionalidad del actuar de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública. ¿Qué dice el párrafo?, dice, “la Fuerza Armada permanente realizará las tareas de seguridad pública con su organización y medios, y deberá capacitarse en la doctrina policial civil, establecida en el artículo 21 de esta Constitución”.

Quienes tienen formación jurídica saben que hay aplicaciones explícitas y hay aplicaciones implícitas, este párrafo tiene una aplicación implícita. ¿Por qué? Porque hay una reforma a Leyes Secundarias que data de hace dos meses más o menos, por la cual, es una reforma a Leyes Secundarias. Y por la cual se reformaron, la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, la Ley del Ejército y Fuerza Aérea mexicanas, la Ley de Ascensos y Recompensas de las Fuerzas Armadas, entre otras.

Y por la cual, la Secretaría de la Defensa Nacional, que dispone de dos entes operativos administrativos, que son el Ejército mexicano y la Fuerza Aérea Mexicana, ahora dispone de un tercer ente, qué es la Guardia Nacional. Y cuando el legislador habla, de que para prestar las tareas de seguridad pública las Fuerzas Armadas permanentes deben de hacerlo con su propia organización y medios

Pues implícitamente está que ya la Guardia Nacional forma parte de la estructura de la Secretaría de la Defensa Nacional y que hay toda una organización. Pero que, además, al formar parte de la Secretaría de la Defensa Nacional, pues ésta puede actuar con sus propios medios, con sus propios recursos financieros, administrativos, técnicos y humanos.

Este párrafo, pues, es la validación constitucional, del actuar de nuestras Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública, y le adicionan otros párrafos, por ejemplo, dicen que la Fuerza Armada permanente debe de prestar las tareas de seguridad pública, observando un estricto respeto a los derechos humanos tutelados por la Constitución o los que existan en tratados internacionales o escrito por nuestro país, sino que no se contravenga a las disposiciones constitucionales vigentes.

Y que además deberán de respetarse las tradiciones, costumbres, de nuestras comunidades, nuestros pueblos originarios de nuestras comunidades indígenas y/o afroamericanas.

Y aquí yo hago un paréntesis para comentar, que hoy nuestras Fuerzas Armadas, el Ejército, la Marina Armada de México y la Guardia Nacional, pues son, digamos, unas Fuerzas Armadas de paz. Tiene más de un siglo que nuestro país, afortunadamente no participa en acciones bélicas, en ninguna parte, ni del territorio nacional ni del mundo, la única absurda guerra fue esa que les mencioné de Calderón.

La última participación de nuestro Ejército, Marina Armada de México, Fuerza Aérea, se dio en la Segunda Guerra Mundial con el famoso Escuadrón 201. De ahí a la fecha en México, no participa en guerras, somos un país preocupado por construir la paz, no tenemos ningún enfrentamiento ni con los vecinos del norte ni con Guatemala, con Belice, ni siquiera por asuntos fronterizos.

Y no tenemos ninguna participación en ninguna parte del Continente Americano, mucho menos, pues (inaudible), las otras fronteras porque además nos tutela la máxima Juarista, aquella de que, “entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”.

Ahora con esta reforma constitucional pues ya se ha ordenado de qué manera vamos a llegar a sustituir en el 2028 a nuestras Fuerzas Armadas de las tareas de seguridad pública.

Y desde luego que es posible, pero tenemos que irlo haciendo de manera paulatina y tiene que partir de un diagnóstico que ahora están obligados los estados, y municipios a presentarlo de manera semestral ante una comisión bicameral, pero también al Consejo Nacional de Seguridad Pública.

Y una vez que se presente, se debe de establecer un cronograma para ahora sí que los municipios vayan reclutando, capacitando, (inaudible), organizar en preparar que los jóvenes, que decidan seguir el camino profesional y enrolarse en el Ejército en la Fuerza Armada permanente.

Para prestar tareas de seguridad pública pues lo haga, entre a las universidades o escuelas de policía en los estados y puedan ser una vez que pasen el examen de control de confianza, puedan ser ya integrados a la prestación de las tareas de seguridad pública.

Cuando consigamos la totalidad de ellos, entonces sí se da tiempo de que la Fuerza Armada permanente, los miembros del Ejército, de la Marina Armada de México y de la Guardia Nacional regresen a prestar otro tipo de tareas a la nación, pero en tanto, pues los necesitamos para ayudarnos a ganarle la batalla a la inseguridad hoy son los únicos con la preparación, con el orden, con la lealtad que requiere una importante tarea como es.

Y, adicionalmente a ello, porque quienes también critican nada más por criticar la iniciativa, dice que lo que se necesita es darle dinero a los estados y municipios, porque las pobres policías, pues están sin dinero.

La verdad es que, quienes dicen eso, son quienes hasta no hace mucho, se dedicaron a hacer pingues negocios so pretexto del combate a la inseguridad pública. Miren, les voy a contar algo, uno de los estados debe de tener el lugar uno, dos o tres en cuanto inseguridad pública, se precia de tener algo que le llaman pomposamente el C5 más moderno de América Latina, C5 parecen un estadio de fútbol, donde como aquella película del Gran Hermano, vigilan a todos.

Pues resulta que hubo hace tres semanas un lamentable incidente, asesinaron cobardemente a 12 jóvenes, en un establecimiento mercantil, y lo primero que hace el gobernador que no quiere que las fuerzas armadas estén prestando tareas de seguridad pública, es pedirle al gobierno federal que le mande más Guardia Nacional y más soldados, y que les mandemos gente capacitada en asuntos de inteligencia, pues allá van nuestros soldado, nuestros marinos, la Guardia Nacional, equipo especializados en inteligencia a ayudar al estado.

Y llegan, y lo primero que hacen, para empezar a hacer una investigación de los hechos, pues piden la grabación de las cámaras de video-vigilancia. Costó 12, 527 millones de pesos el (inaudible) y resulta que no estaban conectadas las cámaras de video-vigilancia. Y así como ese, les puedo platicar de otro, llegan ustedes a la capital de ese estado y adelante está el estadio de fútbol, y en la parte de atrás hay otro estadio de fútbol, que no es estadio de fútbol, es un moderno también C5, pero hubo un asalto en unas instalaciones petroleras y tampoco ni sonó la alarma, ni hay grabaciones.

¡Ah!, pero son tres empresas, que son las que se dedican a eso y andaban por todo el país y ya un día les voy a platicar del negocio de la renta de las patrullas, de la compra de los uniformes, de las fornituras, han utilizado como pretexto a la seguridad pública, pues para que siga sonando la caja registradora y llenándose las bolsas de dinero.

Y esto tiene que cambiar, por eso se va a crear a partir del 2023 un fondo, que sí va a servir para otorgar el financiamiento a los estados y municipios, que se puedan ir capacitando paulatinamente a las nuevas generaciones de policías.

¿Cómo se va a constituir este fondo? Porque ya hubo una modificación a la ley de instituciones de crédito, pues con los recursos de procedencia ilícita que hoy están en cuentas congeladas, ya sea por la Unidad de Inteligencia Financiera, por la Procuraduría Fiscal o por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, porque son recursos procedentes de actividades ilícitas, extorsión telefónica, narcotráfico, entre otros.

Y al día de hoy hay más o menos 27 500 millones de pesos en esas cuentas, ese recurso va a ir integro a reforzar las tareas de seguridad pública y se va a repartir de la siguiente manera, el 45 por ciento a las Fuerzas Armadas, el 30 por ciento a los estados y el 25 por ciento a los municipios.

Y va a ir, pues digamos que cada mes, pues aumentándose el saldo de esas cuentas y va a ser transferido, se convino que semestralmente, en el orden en el que ya les precisé, esa es pues, la reforma constitucional que ahora estamos promoviendo. Y miren, hay mucha hipocresía en esto, hay gobernadores que se llenan la boca diciendo que, cómo quieren a las Fuerzas Armadas, están pidiendo todos los días, mándenme más soldados, mándenme más marinos, mándenme más Guardia Nacional.

Y cuando uno les dice, ayuden a nuestras Fuerzas Armadas y promuevan entre sus senadores, entre sus diputados, que apoyen esta iniciativa, te dicen, ah no, porque están militarizando el país, pues son unos hipócritas. Hay uno que incluso andaba de viaje, cuando hubo un lamentable incidente, una balacera en su estado, en el estado que gobierna.

Y saben qué fue lo único que pudo decir esa noche, escribió un Twitter que dice, gracias a que nuestros militares intervinieron, no hubo una masacre en Zapopan. Y otro, que tiene tres mil 500 policías estatales, más o menos de algo que se llama como Fuerza Civil, mientras nuestras Fuerzas Armadas y Guardia Nacional dispone en ese estado de nueve mil 600 elementos. Pero eso sí, tiene un convenio por el cual la Fuerza Civil se dedica a cuidar, a cambio de una cuota, los Oxxos y los 7Eleven.

En el colmo de la desfachatez, declaró que no es que cuiden los Oxxos, sino que tienen un convenio, para que puedan utilizar los baños de las tiendas de conveniencia. Pues eso tiene que acabarse, el que no esté de acuerdo que lo diga abiertamente, pero que no sabotee la esperanza de todos los mexicanos, a que haya un México más seguro, en paz.

Porque lo que todos queremos, es que nuestros hijos puedan salir libremente a jugar a la calle, al parque, ya ni siquiera pueden irse solos a la escuela como lo hacíamos nosotros.

Ya no digo tampoco, de las mujeres que trabajan y que terminan su jornada laboral ocho, nueve, 10 de la noche y que llevan el rosario en la mano porque, pues es la única manera que a lo mejor evitan que puedan ser objeto de un asalto o de la violencia criminal. Eso debe de terminar, por eso necesitamos, ahora más que nunca, de la tarea leal, patriótica, de nuestro Ejército mexicano y eso no se llama militarización.

Yo razonaba, hoy en la mañana, que a poco cuándo, no está aquí la leyenda de los 100 años del Ejército mexicano. Ejército mexicano fue fundado hace 102 años, en Piedras Negras, Coahuila. Y en prácticamente todos los Congresos del país, hay una leyenda que dice, ‘Centenario del Ejército mexicano, lealtad y patriotismo para servir a México’ o algo así, no. Eso es, eso son nuestras Fuerzas Armadas: lealtad y patriotismo.

A poco cuando uno de esos opositores, va a consultar un doctor, y lo hace con un médico militar, se queja que ya están militarizando la medicina, pues no, pues es lo mismo. Este país, y aquí está el almirante presente, a quién le presento todos mis respetos y reconocimiento, que tiene un ejército leal, y tiene un comandante supremo de las Fuerzas Armadas, que hoy es un civil. Y es un civil que por convicción y por lealtad a lo que él cree, sería incapaz de girar la instrucción de reprimir al pueblo de México.

Por eso, hoy más que nunca, sostenemos que nuestras Fuerzas Armadas evolucionaron, cómo evolucionó el país, para bien. Y participan, son parte fundamental en la construcción de ese México más justo y más democrático que todos anhelamos, y que es una tarea que no se detiene, que tiene que ser permanente.

Es pues, el momento de apoyar a nuestras Fuerzas Armadas, a decisión del presidente de combatir a la inseguridad y a los criminales con los mejores hombres y mujeres que tenemos, los más preparados, los más capacitados, los profesionales y leales, que son los integrantes de las Fuerzas Armadas.

Aquí en Baja California, sí, voy, déjenme agarrar aire. Aquí, en Baja California Sur, el último, aquí, donde a los sudcalifornianos les gusta darnos carrilla y vacilar a los que nos comemos las ‘s’, pues, es uno de los estados con la mejor percepción de seguridad de todo el país.

Y lo voy a decir, porque hay que reconocerle, no es logro nada más de un gobierno, porque si lo digo así, Víctor Castro se va a esponjar como pavo, decíamos allá en Tabasco. No, pues es una tarea de la sociedad entera. Yucatán es el estado más seguro del país, Campeche es el que le sigue, y el tercer lugar se lo disputan entre Chiapas y Baja California Sur. No quiere decir que ya se ganó la batalla a la inseguridad, porque problemas de inseguridad, los hay en todo el país.

Pero miren, yo no acostumbro leer, pero lo voy a hacer porque me da mucho gusto. En esta última medición, dice que Baja California Sur se ubica en el lugar 31 de los 32 estados de la República en homicidio doloso, en la posición 25 en el delito de secuestro, en la posición 29 en robo de vehículo, en la 25 en violencia intrafamiliar, o sea que, si se agarran a medio a cachetaditas, en la 23 de abuso sexual, en la 28 de robo total.

Y donde todavía falta es en el delito de extorsión, porque están en el lugar número 11. Pero yo estoy seguro que, en muy poco tiempo, con la participación de todos, y con el trabajo dedicado del gobierno del estado, pues van a mejorar en esta posición.

No es, como se lo digo, el logro de Víctor Castro. Es el logro de todos y en esto participan las iglesias -de la denominación que sea-, el sector educativo, los maestros, las organizaciones civiles, los profesionales, los profesionistas, los académicos, todos, ganarle la batalla a la inseguridad, pues sí, es responsabilidad de la autoridad federal, estatal o municipal, pero se requiere de la participación de todos, si no, no vamos a poder.

Sé que me van a decir así, pero si hay mucha violencia, sí, sí la hay no hemos ganado todavía la batalla, pero yo les felicito a todos y a cada uno de ustedes, felicito a mi hermano del alma, mi hermano mayor, porque él es mucho mayor que ello, Víctor Castro, y le deseo, él lo sabe, que le deseo el mayor éxito como gobernador.

Tiene la invaluable oportunidad de pasar a la historia de Baja California Sur como el mejor de los gobernadores. ¿Y por quién lo tiene? porque es una gente a la que no se le ha regalado nada, se lo ha ganado con esfuerzo, me consta, yo he estado por temporadas aquí en Baja California Sur, cuando éramos oposición y venía a ayudarlo a recorrer las colonias, las calles, ir casa por casa y junto con muchos sudcalifornianos construyó este movimiento que hoy gobierna Baja California Sur.

Que lo haga con bien, porque es un hombre honesto, es un hombre trabajador, entregado, un poco dicharachero, pero eso no se lo vamos a pedir, que lo cambie, es una gente noble, un hombre bueno, un hombre honesto, qué es lo que, y lo sé, porque he compartido con él largas jornadas que el único a lo que aspira es que a Baja California Sur le vaya siempre mucho mejor, y yo creo que nadie debe regatearle nada a una gente como Víctor Castro, es el momento de cerrar filas en torno a Baja California Sur.

Muchas gracias de verdad a todas y a todos ustedes, yo no quería ni hablar porque a mí sí me gana la emoción, pero pues no puedo dejar pasar la oportunidad de platicar con ustedes, decirle lo que sentimos, lo que pensamos.

Víctor no ha podido llegar porque tenía precisamente una reunión con el presidente de la República, donde se está revisando el asunto de la inversión para aumentar la red de energía eléctrica y lo de la planta desalinizadora de Los Cabos y había algo del sector salud, tres o cuatro grandes proyectos que requiere Baja California Sur con urgencia y que los va a tener porque el presidente de la República quiere y está comprometido con Baja California Sur, muchas gracias a todas y a todos.

Reacciones