APROVECHAR EL FUEGO NUEVO PARA CAMBIAR IZTAPALAPA: DIONE ANGUIANO - NTCD Noticias
Domingo 16 de junio de 2024

Inicio

-

Alcaldías

-

APROVECHAR EL FUEGO NUEVO PARA CAMBIAR IZTAPALAPA: DIONE ANGUIANO

APROVECHAR EL FUEGO NUEVO PARA CAMBIAR IZTAPALAPA: DIONE ANGUIANO

APROVECHAR EL FUEGO NUEVO PARA CAMBIAR IZTAPALAPA: DIONE ANGUIANO

_
El Secretario de Turismo de la CDMX llamó a inspirarse en antepasados para enfrentar injustos pronunciamientos contra migrantes que han engrandecido a Estados Unidos.

La Delegación Iztapalapa y la Secretaría de Turismo de la CDMX realizaron el Festival del Fuego Nuevo con diversas actividades para realzar el ritual indígena.

Anguiano y Torruco encendieron el Fuego Nuevo en la pirámide del Cerro de la Estrella acompañados de danzantes y vecinos.



Al encabezar el encendido del Fuego Nuevo, la Jefa Delegacional, Dione Anguiano Flores, convocó a los habitantes de la demarcación a cambiar Iztapalapa, y aprovechar este ritual en el Cerro de la Estrella, para generar una nueva conciencia, pues a€œsi cambiamos nosotros cambia el mundo y puede cambiar la humanidad, ante estos tiempos tan difícilesa€.

A su vez, el Secretario de Turismo de la Ciudad de México, Miguel Torruco Marqués, destacó que es necesario hacer una remembranza de nuestro pasado, e inspirarnos en nuestros ancestros para hacer frente a los injustos pronunciamientos que se hacen en contra de nuestra gente.

Este año, la ancestral ceremonia azteca del encendido del Fuego Nuevo fue organizada por la Delegación Iztapalapa y la Secretaría de Turismo de la Ciudad de México, las cuales llevaron a cabo el Primer Festival del Fuego Nuevo, que comenzó desde el medio día y concluyó cerca de las 21:00 horas, con una asistencia de cerca de dos mil personas a lo largo de la jornada.

En medio del programa de presentaciones musicales, dancísticas, literarias y por supuesto del encendido de la llama con la que cada 52 años se eliminaban todo lo malo del mundo y se daba paso a un nuevo ciclo vital, Dione Anguiano y Miguel Torruco dirigieron sus mensajes a los asistentes.

La Jefa Delegacional, además de convocar a cambiar Iztapalapa, resaltó que los iztapalapenses a€œsomos la fuerza que mueve la ciudad, somos la delegación con el mayor número de habitantes, somos la gente más buena y más trabajadora, y tenemos efectivamente, una fortaleza como Cuitláhuac, como nuestros guerrerosa€.

Anguiano Flores expresó su reconocimiento al Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa, por las acciones que se han realizado a favor de Iztapalapa, entre las cuales se encuentra este Primer Festival del Fuego Nuevo, cuyo objetivo es dar mayor realce a esta tradición y atraer visitantes a la demarcación.

También agradeció a Torruco Marqués por dar cumplimiento al acuerdo que establecieron ambos hace prácticamente un año de fortalecer la ceremonia del Fuego Nuevo y generar una serie de actividades alusivas a este ritual prehispánico.

El Secretario de Turismo, Miguel Torruco Marqués, fue insistente en la defensa de los migrantes mexicanos, a los que definió como a€œpersonas dignas, que por no tener trabajo en este país, y por causa de muchos gobiernos de no tener la sensibilidad para generar empleo, tuvieron que abandonarnos, son gente fuerte, sólida, que ha engrandecido a Estados Unidosa€.

Luego, resaltó la importancia de Iztapalapa para la actividad turística de la capital. Destacó que Iztapalapa es el segundo lugar en atracción de visitantes en la capital de la República.

a€œCon eventos como este, resultado de la conexión con la gente con sus raíces, prueba de ello, es que Iztapalapa ocupa el segundo lugar en posición turística en la Ciudad de México, con una ocupación hotelera de 68.5% superior al promedio de toda la ciudada€ subrayó.

Tras emitir sus mensajes, ambos funcionarios acudieron a la cima de la pirámide del Cerro de la Estrella, donde encendieron el Fuego Nuevo acompañados de grupos de danzantes y vecinos. Estuvieron acompañados por la cineasta Tiahoga Ruge; el historiador Antonio Velazco Piña; así como el Jefe Delegacional en Azcapotzalco, Pablo Moctezuma, quien es descendiente directo de Moctezuma Xocoyotzin.

Desde las 12 horas de este sábado, la Concha Acústica del Jardín Cuitláhuac, la Explanada Delegacional y el auditorio Cuitláhuac, fueron sede de conferencias, presentaciones de cortometrajes, de un libro y de exhibiciones de artes marciales mexicas, entre otras actividades. Al atardecer, la Macroplaza del Jardiín Cuitláhuac fue escenario de conciertos de música prehispánica.

Al caer la noche, se dio paso al evento central en el Centro Ceremonial del Cerro de la Estrella, donde cada año revive esta ceremonia que ha trascendido de generación en generación para mantenerse vigente a pesar del paso de los siglos. El ritual fue apreciado desde la Macroplaza a través de la pantalla que se instaló a un costado de la estatua de Cuitláhuac.

Previo a la ceremonia principal, se desarrollaron diversas actividades, entre ellas la realización de un ciclo de conferencias en la Concha Acústica del Jardín Cuitláhuac sobre temas como Astronomía del Fuego Nuevo, Sabiduría Ancestral, el Inicio de los Tiempos y el Contexto Histórico del Ritual del Fuego Nuevo.

Además, se presentó un libro y dos cortometrajes en el Auditorio Cuitláhuac del Edificio Delegacional; mientras que en la Explanada Delegacional se exhibieron disciplinas sincréticas como artes marciales mexicas, yoga tolteca y meditación autoalusiva y multidimensional.

En la Macroplaza del Jardín Cuitláhuac (al lado sur) se presentaron los grupos Mez-Me (Hombres del maíz), Venado Azul y Xicome; así como un performance con Mayandarh y un video sobre la ceremonia del Fuego Nuevo.

El encendido del Fuego Nuevo, en la cosmogonía azteca, se trata de un ritual de inicio y cierre de un ciclo de 52 años, cuyo objetivo es impedir el final de la vida o del mundo como se conoce. La última ceremonia de este tipo, que realizó el pueblo Azteca, se cumplió en 1507, interrumpida posteriormente con la llegada de los conquistadores españoles.

La ceremonia consiste en el encendido de una hoguera, en la cima del centro ceremonial ubicado en el Cerro de la Estrella, representado el inicio de un nuevo ciclo, dicho ritual también es sinónimo de alegría y esperanza, manifestado por medio de la danza y el canto en las calles de la demarcación.


Reacciones