El fragmento de columna permitirá recuperar información iconográfica y entender la función de El Palacio de Santa Rosa Xtampak - NTCD Noticias
Domingo 29 de mayo de 2022

Inicio

-

Espectáculos / Cultura

-

El fragmento de columna permitirá recuperar información iconográfica y entender la función de El Palacio de Santa Rosa Xtampak

El fragmento de columna permitirá recuperar información iconográfica y entender la función de El Palacio de Santa Rosa Xtampak

El fragmento de columna permitirá recuperar información iconográfica y entender la función de El Palacio de Santa Rosa Xtampak

_ La imagen esculpida pertenece al periodo Clásico Tardío (600-800 d.C.) y muestra al Jaguar del Inframundo, el ser sobrenatural con que se representaba al sol nocturno

El fragmento de columnilla esculpida con la imagen de una deidad, procedente de la Zona Arqueológica de Santa Rosa Xtampak, en Campeche, entregada ayer a la Embajada de México en Austria, es de gran importancia para recuperar información, hasta ahora perdida, sobre la iconografía asociada a los rituales de élite en esta ciudad prehispánica, así como para entender la función ritual de su palacio.

Durante la primera mitad del siglo XX, Santa Rosa Xtampak fue objeto de un intenso saqueo, durante el cual habría salido la pieza junto con el resto de la columnilla y otros monumentos esculpidos, aún perdidos.

Así lo indica la directora del Centro INAH Campeche, quien detalla que la pieza formaba parte de la decoración del cuarto sur, en la planta inferior del edificio principal del sitio, al que los mayas del siglo XIX llamaban Xtampak (“Muro a la vista”, en español), nombre con que el que conoce actualmente a la antigua ciudad maya.

El Palacio es un ejemplo excepcional de la arquitectura Chenes, contiene 44 habitaciones interconectadas con escaleras internas y externas. Es un edificio de tres niveles con 27 cuartos en el primer piso, 12 en el segundo y cinco en el tercero. Su restauración concluyó en 2004, pero los trabajos en el sitio, desarrollados por la Secretaría de Cultura federal, a través del INAH, continúan hasta la fecha. Se cree que fue residencia del linaje gobernante de la ciudad, considerada la más importante de la región de los Chenes.

El estilo Chenes se distingue por tener estructuras conocidas como “palacios-pirámides”, las cuales constan de edificios de una planta con uno o más templos sobrepuestos; la mayoría de las estructuras cuentan con tres fachadas decoradas con mascarones zoomorfos que enmarcan los vanos de acceso, los cuales representan la montaña sagrada, vinculada al culto a los ancestros y a la legitimación del poder de los antiguos gobernantes mayas.

Los elementos arquitectónicos, cerámicos, pictóricos y epigráficos encontrados en el sitio indican que, tal vez, era una capital regional, la cual se benefició de su ubicación estratégica para la economía regional y el intercambio de diversos productos, siendo posiblemente rival de Uxmal, una de las grandes capitales de la región Puuc.

Santa Rosa Xtampak es uno de los pocos sitios de la región de los Chenes con estelas, esculpidas y lisas; asimismo, las representaciones de personajes y seres sobrenaturales eran parte sustancial de la decoración externa de sus edificios y de su evolución estilística.

La imagen esculpida en el fragmento de columnilla que regresará al país, pertenece al periodo Clásico Tardío (600-800 d.C.) y muestra al Jaguar del Inframundo, el ser sobrenatural con que se representaba al sol nocturno. Con esta devolución al pueblo de México, será posible realizar su análisis iconográfico, y presentarlo al público que visita los museos del INAH.

La ocupación que tuvo el sitio va del Preclásico al Posclásico (300 a.C. - 950 d.C.), cuya cronología está bien documentada gracias a las investigaciones arqueológicas. La ciudad fue construida sobre una elevación natural de alrededor de 40 metros de altura, y se localiza a 137 kilómetros de la ciudad de Campeche.

El bien cultural entregado mide aproximadamente 40 centímetros de altura por 20 centímetros de ancho, fue documentado por primera vez en 1891, por el explorador Teobert Maler, durante su visita al sitio que originalmente llamó Xlabpak de Santa Rosa. Su regreso a México es posible gracias a la intermediación del doctor Karl-Herbert Mayer, reconocido investigador de la cultura maya.

Reacciones