Comercio informal, no queda otra ante la falta de empleo - NTCD Noticias
Sábado 03 de diciembre de 2022

Inicio

-

Nacional

-

Comercio informal, no queda otra ante la falta de empleo

Comercio informal, no queda otra ante la falta de empleo

Comercio informal, no queda otra ante la falta de empleo

_
Por Ricardo Burgos Orozco

Un vecino licenciado en Economía salió de Nacional Financiera en un recorte al iniciar el gobierno actual. Desde entonces ha batallado para encontrar empleo; se gastó sus pocos ahorros, se contrató como conductor de Uber, no le funcionó porque apenas sacaba para algunos gastos, se dedicó unos meses a promotor inmobiliario – sin suerte tampoco -- y ahora está buscando otras alternativas de ingreso, pero no sabe cuáles y con qué. Por supuesto, ha repartido su semblanza laboral en muchas instituciones privadas y de gobierno, pero, dice, “no hay trabajo”.

Mientras tanto, las cifras oficiales reportadas por el Instituto Mexicano del Seguro Social son muy alegres. El año pasado cerró con “la mayor creación de empleos formales desde que el IMSS tiene registro” al superar las 846 mil fuentes de trabajo pese a la pérdida de 300 mil trabajos en diciembre. Fueron despedidos, según el presidente Andrés Manuel López Obrador, para no pagarles aguinaldo y otras prestaciones, dato equivocado porque a pesar de que salgan, los trabajadores deben recibir la parte proporcional de sus beneficios laborales.

Si le doy al IMSS el beneficio de la duda en sus datos de creación de empleos de 845 mil, habrá que analizar no solamente el dato simplista que miles tengan trabajo, sino cuales son las condiciones de sus contratos y sueldos.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la tasa de informalidad laboral incrementó 1.3 puntos porcentuales en septiembre de 2021. A nivel nacional, 56 de cada 100 trabajadores son informales; son un total de 31 millones de personas que están dedicados a vender de todo, desde dulces hasta ropa, zapatos, joyas, perfumes, comida; la competencia entre ellos también es fuerte por zonas y por tipo de mercancía que comercializan.

Recuerdo que cuando empezó a agravarse la crisis sanitaria en marzo de 2020, miles de personas decidieron dedicarse a la fabricación y venta de cubrebocas. Conozco una persona que tenía una tienda de ropa de moda y para sobrevivir por el parón de la economía, cambió su ramo a confeccionar tapabocas. Ahora tiene embodegados cinco mil cubrebocas que no se le han vendido y los está rematando.

Por esa dura relación entre la oferta y la demanda, los trabajadores informales ganan aproximadamente un 40 por ciento menos de los ingresos que percibían antes de la pandemia, según un informe de la Asociación de Mujeres en Empleo Informal, Globalizando y Organizando.

Es cierto que la pandemia retrajo la economía, pero también es verdad que la iniciativa privada no ha sido capaz de generar más empleos como debe ser su responsabilidad y tampoco los gobiernos, incluyendo el actual, no han sabido generar incentivos suficientes a las empresas.

¿Hasta dónde vamos a llegar? Un amigo dice que vamos a terminar regresando a la época del trueque porque todos seremos, en un momento, vendedores informales de algo ante la falta de empleo formal.

Reacciones