Palabras del secretario de Gobernación en el Congreso del estado de Jalisco, en torno a la reforma constitucional en materia de seguridad - NTCD Noticias
Martes 29 de noviembre de 2022

Inicio

-

Nacional

-

Palabras del secretario de Gobernación en el Congreso del estado de Jalisco, en torno a la reforma constitucional en materia de seguridad

Palabras del secretario de Gobernación en el Congreso del estado de Jalisco, en torno a la reforma constitucional en materia de seguridad

Palabras del secretario de Gobernación en el Congreso del estado de Jalisco, en torno a la reforma constitucional en materia de seguridad

_ Muy buenas noches a todas, a todos ustedes, señoras diputadas, señores diputados, muchas gracias por la oportunidad de estar aquí, conversando con ustedes en esta etapa de diálogo democrático.

Yo, con su permiso diputada presidenta, yo quiero iniciar agradeciendo la presencia, pero reconociendo el trabajo, la dedicación del gobernador del hermoso estado de Jalisco, de Enrique Alfaro.

Y hacer, no nada más un reconocimiento a su trabajo, sino hacer un exhorto, en los tiempos que se viven actualmente, que son complicados, en términos generales para el país, se impone el espíritu de la reconciliación, se impone construir entre todos una, o la tan necesaria unidad.

Y aprovechó que está aquí, el Pleno de este Congreso en el cual coinciden diferentes expresiones políticas, para hacerles no un exhorto, porque un mortal como yo, no puede exhortar a los legisladores locales, pero sí un llamado, a que estemos unidos en torno al gobernador, que no le regateemos nada y ratifico el compromiso del presidente de la República y del gobierno federal de trabajar unidos, coordinados, por el bien de Jalisco y por el bien del país. Muchas gracias, Enrique.

Y, pues esta noche comparezco ante ustedes, por una instrucción precisa del presidente de la República, no se trata nada más de compartir con ustedes una minuta de reforma constitucional, pues que seguramente todos ustedes ya conocen. Se trata, primero, de que ustedes reciban el reconocimiento del presidente de la República, del gobierno federal.

Son tiempos distintos, son tiempos en que el Ejecutivo Federal está ocupado y preocupado por reconocer el papel que los legisladores locales juegan no nada más en el escenario político de Jalisco, sino en el escenario nacional. Ustedes, mucha gente no lo sabe, pero forma parte del Constituyente Permanente, las dos cámaras del Congreso de la Unión y las 32 legislaturas locales integran a ese Constituyente Permanente.

Y aunque las reformas constitucionales fuesen aprobadas en la Cámara de los Diputados federales y en la Cámara de Senadores, sin aprobación de la mayoría de los congresos locales no tendrían vida jurídica no existirían las reformas constitucionales.

Y sucede que, en el pasado reciente, incluso, se había convertido en una práctica, el que este tipo de reformas se tratarán hasta de manera telefónica. Le hablaban del Congreso de la Unión a, normalmente al Órgano de gobierno de la legislatura local y le decían, ahí va una iniciativa, una minuta de reforma constitucional y ni siquiera habían colgado el teléfono, y ya gritaba alguien por (inaudible) ya está aprobada en Jalisco, ya está aprobada en Guerrero.

Eso se terminó, porque lo que más le importa al presidente de la República y a todos quienes integramos el gobierno federal, es que haya un diálogo constructivo, que aún en las diferencias, podamos, pongamos por encima el interés superior del país.

Y por eso esta tarea, pues yo soy, modestia aparte, el primer secretario de Gobernación que tiene la oportunidad de comparecer ante los plenos de las 32 legislaturas locales, pero no nada más eso, nunca antes en la historia de este país, siquiera un representante del gobierno federal, había realizado un ejercicio democrático como este, como les dije, son nuevos tiempos en el país, ustedes son la expresión más cercana con la representatividad más cercana al pueblo.

Los legisladores federales, los diputados federales, desde luego, también lo son. Pero sucede que el legislador federal a veces se queda, por la naturaleza del encargo, más en el ámbito de lo nacional y ustedes siempre están en el territorio de sus distritos, o de su entienda, ese intercambio con los ciudadanos, los senadores de la República, pues representan Estados de la Federación, a los 32 estados son, digamos, la representatividad del Pacto Federal y ahora recuerdo el Pacto Federal porque el gobernador Alfaro me invitó a hacer un recorrido por el Palacio de Gobierno y ahí está una placa recordando al primer gobernador Constitucional del Estado de Jalisco, que es uno de los padres del federalismo mexicano.

Por eso, pues estamos aquí, sí, algunos nos dirán que ya para que venimos, si ya hubo hoy una declaratoria de validez o ya la mayoría de los estados, 23 para ser exacto, lo han aprobado. Nosotros somos unos convencidos de que cuando se trata de construir, de dialogar en beneficio del país nunca se llega tarde, pero tenemos que hacerlo en todos los temas y de manera permanente, y más en un tema tan sensible, cómo puede serlo la seguridad a la persona y bienes de todos los mexicanos y de los jaliscienses en lo particular.

Regreso a la situación de seguridad en Jalisco, primero, reconocer el enorme esfuerzo del gobernador Enrique Alfaro, Enrique Alfaro y un servidor, prácticamente iniciamos al mismo tiempo nuestros encargos, si mal no recuerdo el inicio por ahí del 5 de diciembre de 2018, a mí me tocó iniciar el primero de enero de 2019 pero recibimos Tabasco y Jalisco en una grave crisis, no nada más de inseguridad.

Jalisco, si mal no recuerdo en el 2018 estaba entre el lugar seis y el lugar ocho en cuanto a incidencia delictiva general, hoy está en el lugar número 18, y todos los indicadores nos dicen que si se continúa trabajando con profesionalismo, con altura de miras, coordinados los tres ejes de gobierno, pues seguramente va a continuar mejorando Jalisco en el ranking nacional. Había delitos en los cuales incluso Jalisco en el 2018 ocupaban el primer lugar o el segundo lugar nacional y ahora, si mal no recuerdo, está en el lugar 13 o 14, en los delitos más complicados.

Desde luego que no le hemos ganado ni en Jalisco, ni en el país la batalla, completamente la batalla a la inseguridad, hay estados que brillan ya porque la estrategia de seguridad ha dado resultados.

Yucatán es uno de ellos, Campeche lo mismo, Chiapas, Baja California Sur, Aguascalientes no tiene malos indicadores en materia delictiva, pero todavía nos falta mucho, hay para hacerlo, para hablarles con la verdad, hay municipios en los cuales, aunque quisiéramos que las policías civiles realizaran las tareas de seguridad pública, pues es imposible porque simple y sencillamente no hay físicamente policías.

En muchos casos quienes llegaron a los cargos, llegaron pactando, recibiendo financiamiento con las células criminales y cuando llegaron al encargo, pues hubieron que entregar el mando y las corporaciones policiacas municipales por entero, casi el 30 por ciento de los municipios del país, hoy no tienen policías municipales.

Y todavía en algunos estados, tenemos policías estatales que no han podido consolidarse profesionalmente, ante ello, ante una estrategia de seguridad del gobierno federal que ha comenzado a dar resultados, aunque todavía desde luego nos ocupa, nos preocupa que la tasa de la incidencia delictiva de en lo que respecta al homicidio doloso se haya reducido, pero no tan considerablemente.

Pues, es hora de tomar una decisión y cuando nosotros, cuando el gobierno federal, cuando el presidente de la República nos había instruido a confeccionar una iniciativa de reforma constitucional en materia de Guardia Nacional, surgieron en el tiempo dos posibilidades.

La primera, que hubo una propuesta de reforma a leyes secundarias mediante las cuales se reformaron la Ley de la Administración Pública Federal, la Ley del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanas, la Ley de Ascensos y Recompensas de las Fuerzas Aéreas Mexicanas.

Y fue posible, que la secretaría mediante esas reformas, que se reconociera el carácter administrativo de la Secretaría de la Defensa Nacional, que hasta antes de la reforma disponía de dos entes, el primero de ellos, el Ejército mexicano, que por cierto aquí estoy viendo el reconocimiento al centenario que fue en el 2013 del Ejército mexicano.

El otro ente, que formaba la Secretaría de la Defensa Nacional, es la Fuerza Aérea Mexicana, con las reformas legales a las leyes secundarias, se consiguió que la Guardia Nacional pasara a formar el tercer cuerpo o el tercer ente, de lo que administrativamente es la Secretaría de la Defensa Nacional.

Ahora voy a regresar con esta reforma, pero pues, esa fue la primera oportunidad legal que se abrió el tema de Guardia Nacional y de Fuerza Armada permanente en la prestación de tareas de seguridad pública.

La segunda oportunidad, provino de una propuesta de una legisladora del PRI; la diputada federal Yolanda de la Torre. Ella fue la que propuso, que el espacio de tiempo que en la reforma constitucional del 2019 se había concedido a la Guardia Nacional y a la Fuerza Armada permanente para que prestaran tareas de seguridad pública en todo el país.

Pues, feneciera o expirará el plazo en marzo del 2024, dentro de escasamente año y medio, cuando el presidente de la República conoció la iniciativa de la diputada Yolanda de la Torre, de inmediato instruyó a que el gobierno federal arropara e hiciera suya esa iniciativa de reforma.

Y en lo que es un acuerdo político, que hace mucho tiempo no se daba en el país, se pudo construir una mayoría constitucional con la totalidad de las bancadas del Partido Verde Ecologista de México, del Partido del Trabajo y de Morena.

Y a esto se le adicionó prácticamente salvo una, un diputado que votó en contra, se le adicionó la totalidad de la fracción parlamentaria del Partido Revolución Institucional, se obtuvo, pues la mayoría constitucional necesaria para que se modificara el plazo del 2024 a marzo del 2028, y en un ejercicio de honestidad y de reflexión yo les diría que fue lo mejor que le pudo pasar al país.

¿Por qué? Pues porque para nadie es un misterio que en el 2024, tres meses después de aquel plazo de marzo, pues se va a dar el proceso electoral más completo en la historia del país, se va a renovar la totalidad de las Cámaras de Diputados y de Senadores, nueve gubernaturas, la mayoría de los congresos locales, la mayoría de los ayuntamientos y por si fuera poco, pues se va a elegir al próximo presidente de la República y hubiese sido imposible en marzo del 2024 la construcción de un consenso como el que ahora se obtuvo.

Entonces se hubiese visto obligada la Guardia Nacional y las Fuerzas Armadas permanentes a dejar de prestar las tareas de seguridad pública, esto es, que el mandato constitucional obligaba a que regresaran en marzo del 2024 a sus cuarteles, y eso a lo mejor hubiese sumido al país en un momento extremadamente complicado, con casi la mitad del país abandonado, sin policías, sin que hubiese fuerza capaz de prestar estas tareas.

Una vez que se construyó el consenso y se obtuvo la mayoría constitucional en Cámara de Diputados hubo que empezar de cero, y en el Senado se tuvo no nada más que construir una mayoría constitucional, sino se convino en hacer unas adendas a la minuta de origen de la Cámara de Diputados, de tal manera que ya no nada más se modificó el plazo, sino por ejemplo se hizo el reconocimiento al actuar de la Fuerza Armada permanente y la Guardia Nacional en tareas de seguridad pública y aunque ya estaba definido que ésta debía de ser de manera extraordinaria, regulada, fiscalizada, subordinada y complementaria, finalmente se agregó la definición que tomando en consideración, un fallo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la secretaría, perdón, la Suprema Corte de Justicia de la Nación prácticamente la había hecho suya.

Esta definición se agrega a la minuta de origen, se añadió un párrafo que posiblemente sea el más importante de la reforma constitucional, dice el párrafo: “la Fuerza Armada permanente realizará las tareas de seguridad pública con su organización y medios, y deberá capacitarse en la doctrina policial civil establecida en el artículo 21 de esta Constitución”.

¿Por qué decimos que este es el más importante del contenido o el párrafo más importante del contenido de la reforma constitucional? Porque recordarán que ya les hablamos de una reforma a la ley secundaria, por la cual la Secretaría de la Defensa dispone de tres entes operativos-administrativos, Ejército, Fuerza Aérea y Guardia Nacional y cuando los senadores hablan de que la Fuerza Armada permanente va a prestar las tareas de seguridad pública con su propia organización, pues se refiere sin ninguna duda a los tres elementos que conforman la Secretaría de la Defensa Nacional: Ejército, Fuerza Armada y Guardia Nacional.

Adicionalmente dice, con los medios de los que disponga o con sus propios medios, lo que significa que todo el ente administrativo, financiero, de recursos humanos, de equipo de que dispone la Secretaría de la Defensa Nacional, la Fuerza Armada permanente, pues estará al servicio de la seguridad, de las tareas de seguridad pública en todo el territorio nacional, imponiendo así la obligación que mantengan una capacitación permanente en términos de lo que se conoce como policía civil.

Se le adicionan otros párrafos, no menos importantes, el reconocimiento, el respeto a los derechos humanos, a las tradiciones de nuestras comunidades indígenas, pueblos afroamericanos y pueblos originarios.

Aunque ahora está redactado en la Constitución, pues para nadie escapa el hecho de que el Ejército mexicano es un ejército diseñado para la paz, que las oscuras noches de represión, afortunadamente, aunque no las hemos borrado de la memoria ya no compaginan o ya no son el actuar, el cotidiano actuar del Ejército mexicano.

Ahora el Ejército mexicano es un ejército respetuoso de los derechos humanos, presto a autorizar, a auxiliar, no nada más a la autoridad civil, a la ciudadanía en caso de desastres naturales en tareas que a lo mejor algunos pueden decir que debieran de realizarse por civiles.

En realidad, el Ejército mexicano ha desplegado en todo el territorio nacional una brigada de apoyo multidisciplinario al servicio de todos los mexicanos, éste ya no es un ejército de guerra, hace más de un siglo que en México no interviene militarmente, en un país extranjero o en una guerra. El último conflicto bélico en donde nuestro país intervino, pues fue en la Segunda Guerra Mundial con el Escuadrón 201.

Ahora no tenemos problemas ni con nuestros vecinos del norte ni con Guatemala, y mucho menos con Belice, hay plena cooperación en el ámbito internacional, como tampoco intervenimos en algún conflicto en el Continente Americano y más allá de este continente.

¿Entonces? Pues hay un ejército respetuoso de ello, adicionalmente porque entendemos que la tarea de la Fuerza Armada permanente y de la Guardia Nacional no puede ni debe hacerse de manera permanente o al infinito, se establecen plazos y se establece todo un cronograma, para que paulatinamente se vaya reclutando, organizando, capacitando fuerza policiaca civil, que vayan prestando o inicien prestando tareas de seguridad pública en los municipios y en los estados.

Desde luego que eso no será tarea fácil ni puede ser tarea de un día o de un mes, reclutar, organizar, capacitar, equipar una policía municipal, pues en promedio nos va a tomar dos años. Nada más el curso que debe de seguirse en las escuelas de policía y en los colegios de policía o en las universidades de policía tarda un año.

Entonces, hay tiempo suficiente para que nos apliquemos todos, gobiernos municipales, estatales y federales para consolidar la policía civil y entonces sí, irán regresando paulatinamente los integrantes de nuestras Fuerzas Armadas y de la Guardia Nacional a tareas y que son las que cotidianamente prestan. En tanto, pues no tenemos como país otra opción o recurrimos a los cuerpos que están perfectamente capacitados, adiestrados, organizados o dejamos al país al margen de la delincuencia.

Y el gobierno federal, el presidente de la República jamás actuaría con tal irresponsabilidad. Sabemos que, desde luego que hay todo un discurso enfocado a sostener que se está militarizando el país, pero nada más alejado de la realidad, si así fuese, pues entonces por qué no dijeron, cuando los elementos del Ejército mexicano pudieron aplicar 234 y trasladar 234 millones de dosis de la vacuna contra el Covid, siendo México el quinto, sexto lugar con mayor cobertura de vacunación en el mundo.

En este país no se vacunó y tienen todo nuestro respeto contra el Covid, no se vacunaron quienes no quisieron hacerlo por razones religiosas, políticas de usos y costumbres, de creencias. Todos los demás, la inmensa mayoría de los mexicanos, ya de todas las edades, recibieron, una o dos dosis según fuera el caso de la vacuna del Covid y ya pudimos estabilizar finalmente los efectos de la pandemia, tal y como está ocurriendo ahora en todo el mundo.

Entonces, pues es también esto, un reconocimiento a la lealtad y al patriotismo de los integrantes de nuestras fuerzas armadas. Tiene el país la oportunidad de seguirle ganando la batalla a la inseguridad, a la delincuencia, que más allá de las diferencias políticas pues es el anhelo de todos quienes estamos en este recinto, tenemos diferencias políticas e ideológicas que son válidas y que tenemos en un régimen democrático como el mexicano, pues que respetarnos unos a otros.

Esa es la premisa fundamental, pero de lo que sí estoy seguro, es que todos anhelamos que se termine de construir la ansiada paz, la seguridad, que se haga realidad la reconciliación en todo el territorio nacional, por eso pues estamos hoy aquí, les agradezco mucho la atención.

Yo terminaría haciéndoles un exhorto, un exhorto a votar con la conciencia, yo sé que no es asunto fácil, pero atendamos, hagamos eco del reclamo del país, 82 por ciento de los mexicanos quieren y aceptan que las Fuerzas Armadas presten las tareas de seguridad pública, yo se los decía, ahí lo dice, es un leal heroico y patriótico Ejército mexicano, que no está acostumbrado a la traición, así como les dije de que no es un ejército de guerra, pues también les digo votemos con la conciencia.

En este país, el último golpe de estado como tal se dio en 1913 y con todo, desde luego, a la participación activa de Félix Díaz y del embajador Henry Lane Wilson y del traidor de Victoriano Huerta, después de eso algunos años después en el ‘20 hubo una etapa en la cual fue asesinado Venustiano Carranza, en la sierra de Puebla y designaron a Adolfo de la Huerta, aunque éste no está considerado como un golpe de Estado como tal, de ahí vino una larga etapa en que autoridades militares, generales se hicieron cargo de la Presidencia de la República, hasta que terminando el periodo de Manuel Ávila Camacho, inicia un periodo de civilidad en el Ejecutivo federal desde aquella época, con Miguel Alemán y hasta la fecha Ejército mexicano sigue actuando con lealtad y patriotismo, y entendiendo que el comandante supremo de las Fuerzas Armadas en este país es un civil.

Y en el caso del presidente Andrés Manuel López Obrador, es un civil que además construyó a lo largo de toda su carrera política, con un reconocimiento de luchador social, un escenario distinto de gobernabilidad, no es gratuito que haya sido electo democráticamente con más de 30 millones de votos de los mexicanos y sería el presidente de la República incapaz de faltar al mandato constitucional.

Por eso nosotros estamos hoy aquí haciéndoles un llamado, votemos con la conciencia y démosle la oportunidad a nuestras Fuerzas Armadas, a la Guardia Nacional para que coadyuven a recuperar la paz y la tranquilidad. Muchas gracias a todas y a todos.

Reacciones