Palabras del secretario de Gobernación diálogo con personas servidoras públicas en el Palacio de Gobierno del Estado de México - NTCD Noticias
Viernes 23 de febrero de 2024

Inicio

-

Nacional

-

Palabras del secretario de Gobernación diálogo con personas servidoras públicas en el Palacio de Gobierno del Estado de México

Palabras del secretario de Gobernación diálogo con personas servidoras públicas en el Palacio de Gobierno del Estado de México

Palabras del secretario de Gobernación diálogo con personas servidoras públicas en el Palacio de Gobierno del Estado de México

_ Muy buenas noches a todas y a todos ustedes. Saludo con afecto, con respeto, al señor gobernador Constitucional del Estado de México, licenciado Alfredo del Mazo Maza, perdón, pero ando un poco agripado.

Muchas gracias a todas y a todos ustedes, por estar aquí, saludo al señor rector de la Universidad Autónoma del Estado, muchas gracias; a la señora presidenta del Consejo Coordinador Empresarial, al señor fiscal General del Estado, y a todos y a cada uno de los que nos acompañan en el presídium.

Saludó también, la presencia de autoridades religiosas, de integrantes del gobierno, de integrantes de las asociaciones civiles, en fin, de profesionistas, de empresarios, de todos y cada uno de ustedes. Es para mí un honor, cumplir con una instrucción del señor presidente de la República y estar aquí, agradeciendo la invitación del gobernador Del Mazo.

En un ejercicio que posiblemente, no se había dado antes en el país, son tiempos distintos de hacer política, y nosotros entendemos que sí somos capaces de dialogar, de buscar las coincidencias, habrá gobernabilidad en el país. Y estamos mucho más obligados a buscar las coincidencias y a construir, cuando se trata de la seguridad de nuestros hijos, de nuestras familias, de la seguridad de todos.

Y un poco haciendo alegoría, aquella canción que habla de que, cuando escampe la lluvia, yo diría, pues cuando se está terminando la noche, se parece a nuestra esperanza y eso es lo que nos une, la esperanza de un México mejor, de un México seguro, de un México donde, aunque duela reconocerlo, hay que hacerlo, pues se sigue desangrando, muchas de nuestras comunidades, de nuestros municipios.

Y nosotros no compartimos, el que tiene que ser este la construcción de la paz, un ejercicio de estarnos echando las culpas unos a otros, en la vida, pues uno no puede ir lamiéndose las heridas todos los días, porque si no, pues éstas, seguramente, no va a cicatrizar.

Se trata de buscar alternativas para construir la paz, para que haya seguridad, muchos modelos, pues ya se han agotado, y es posiblemente éste el último recurso que tengamos como país para salir adelante.

Yo, aprovechó para reconocer, el trabajo ordenado, profesional, comprometido, del gobernador del Estado de México. No es fácil gobernar una entidad como el Estado de México, la más poblada, la de mayor movilidad, la que tiene una serie de problemas que son atribuibles a cualquier megalópolis, porque ya el Estado de México viene a ser una megalópolis.

Y aquí, pues es normal, todos los días, que el gobernador tiene que estar al pendiente de que no falte agua en los municipios, que el servicio de recolección de basura, aunque no corresponda a él, pues que esté funcionando, que haya alumbrado público, pero de lo que está más pendiente y actuante, sin duda, es de ganarle la batalla a la inseguridad, duele, a lo mejor reconocer, que ha hecho, a pesar de todos los esfuerzos, y de qué va a la vanguardia, para tratar de abatir el índice, por ejemplo, de feminicidios, pues todavía sea alto.

Y ha innovado, y hay fiscalías especializadas y trabaja muy de la mano con el gobierno federal, incluso nosotros sabemos de una estrategia compartida con el gobierno de la Ciudad de México. Y por ello, creo que todos como sociedad debemos apoyarlo, más allá de identificaciones políticas o partidistas, pues el Estado de México, bien vale un último esfuerzo. Es la hora, pues de seguir trabajando en pro de la seguridad de todos y cada uno de los mexiquenses.

Alfredo tomó la decisión, de una política pública en materia de seguridad innovadora, le ha apostado tiempo, le ha invertido tiempo, recursos humanos, recursos públicos, dinero. Y, ahí está, todos los días enfrentando a ese monstruo, pero tiene todo nuestro reconocimiento, todo el respaldo del gobierno federal, yo no tengo ninguna duda que está entregando buenas cuentas en esa y en otras materias que atañen a la cotidianeidad en el Estado de México.

Y hoy, pues nos toca hablar, de una Iniciativa de Reforma Constitucional a un transitorio del decreto por el que se crea en marzo del 2019 la Guardia Nacional. Un transitorio, el 5º transitorio que fijaba la temporalidad del actuar de nuestras fuerzas armadas en tareas de seguridad pública, y tenía un plazo de vencimiento, marzo del 2024.

Y aquí ante ustedes, yo voy a hacer un ejercicio de verdad y de reconocimiento, la iniciativa que hoy les platico, no es una iniciativa que haya surgido del titular del Poder Ejecutivo, ni de a lo mejor, la Consejera Jurídica, no. Es una iniciativa, que surgió de una diputada del Partido Revolucionario Institucional, Yolanda de la Torre, que hoy pidió, bueno no hoy, hace unas semanas pidió licencia y ahora ocupa la presidencia del Tribunal Superior de Justicia de Durango.

Y que, a pesar, de qué pues tenemos diferencias profundas, ideológicas, de concepción de país, cuando se abrió la posibilidad de que pudiésemos intentar acordar, con la dirigencia de otro partido distinto a los partidos por los cuáles, el presidente López Obrador llegó al poder, específicamente el Partido Revolucionario Institucional.

Pues no dudamos, en entablar ese diálogo, hace un rato decía que Enrique IV, que hubo de bautizarse siendo el hugonote, decía que París bien vale una misa, yo les diría que este país, bien vale un buen acuerdo político. Es hora de que sigamos construyendo. Y entonces, nos hicieron la propuesta de intentar construir una mayoría constitucional, que son las dos terceras partes del Congreso de la Unión, para que esta Reforma pudiese transitar.

La lógica política nos imponía a intentar construirla, porque el plazo de vencimiento era marzo del 2024, y en honor a la verdad, pues en marzo del 2024 todo el país iba a estar inmerso ya en un proceso electoral, recordemos que se renueva el Congreso de la Unión, nueve gubernaturas, la mayoría de los Congresos estatales, y desde luego, la Presidencia de la República, y hubiese sido prácticamente imposible en ese momento ir a construir un acuerdo.

Lo más seguro es que hubiese tenido que regresar la Guardia Nacional y las fuerzas armadas a sus cuarteles y eso nos hubiese complicado más la situación a todos, y nos la hubiese complicado porque hoy, aunque duela reconocerlo, tenemos territorios perdidos.

En los cuales la delincuencia organizada, la criminalidad hace de las suyas, hay municipios, no voy a dar en qué estados, porque después se ofenden los gobernadores, hay municipios dónde no hay policía municipal y no la hay porque o bien el candidato o el presidente o la presidenta municipal llegaron al cargo porque fueron financiados por esas organizaciones criminales, o bien por temor, prefirieron entregar la plaza y dejar al libre albedrío de la delincuencia.

Y hay estados también, donde las policías estatales pues ser corrompieron, y no tenemos al día de hoy manera de construir de golpe y porrazo policías civiles de manera eficaz y no tenemos al día de hoy, en honor a la verdad, un cuerpo policiaco mejor capacitado, mejor ordenado que el que integran las Fuerzas Armadas permanentes, Defensa y Marina dentro de la Guardia Nacional, porque la Guardia Nacional, la mayoría de quienes la integran el día de hoy pues tienen una formación militar. Si se han venido reclutando jóvenes, pero son aproximadamente el 30 por ciento de los 180 mil elementos que tiene hoy la Guardia Nacional.

Digamos entonces que nos hizo falta tiempo, por eso cuando se presentó la iniciativa, el gobierno federal la hizo suya, por eso estamos hoy aquí, y andamos en todos los Congresos del Estado en un ejercicio inédito, y les digo inédito, porque lo que hoy estamos haciendo no era costumbre que se hiciera.

Las reformas constitucionales requieren, sí, de las dos terceras partes del Congreso de la Unión, diputados federales y senadores, pero necesitan también para ser constitucionalmente válidas de los congresos locales, de la mayoría de los congresos locales que integran lo que se conoce como el Constituyente Permanente, pero sucede que nadie ponía la mínima atención a los congresos locales.

En el antiguo régimen, pues había, hasta un menosprecio para esa representatividad que posiblemente, no posiblemente, seguramente, la más cercana a los ciudadanos y ahora es distinto, por ello el presidente nos instruyó de acudir a todos los estados, a todos los Congresos y pues yo hoy aproveché la invitación del gobernador Del Mazo, para estar aquí con ustedes platicándoles e intercambiando puntos de vista.

Pero también les digo, que esta reforma va más allá de la modificación en cuanto al plazo, una vez que se aprobó de origen en la Cámara de Diputados, tuvimos que ir a la Cámara de Senadores como cámara revisora, y ahí pues, inició otro ejercicio de contribución de acuerdo que consensos, y se escucharon todas las voces y al final, con la participación de nueve senadores del PRI y dos del PRD, se construyó una mayoría constitucional.

Pero el aporte que hicieron ese grupo de trabajo en el que se integraron a esos 11 senadores, pues es altamente significativo, ¿por qué? Porque primero ordena ya la manera en que nuestras fuerzas armadas tengan que intervenir en tareas de seguridad pública y ¿cómo lo ordena? Pues simple y sencillamente con la definición que la Suprema Corte de Justicia de la Nación ya había hecho respecto de estas tareas.

Y dice ahora el Constituyente, que la participación de las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública deberá ser extraordinaria, de tal manera que se acredite la absoluta necesidad, que sea temporal y que sea solicitada de forma expresa y justificada por la sociedad civil.

Regulada para que cumpla con un estricto apego al orden jurídico previsto en esta Constitución, en las leyes que de ella emanan y en los tratados internacionales. Fiscalizada, de manera que exista la constante revisión o supervisión del funcionamiento institucional a través de la rendición de cuentas, y subordinada y complementaria, de forma tal que las labores de apoyo que las fuerzas armadas prestan a las instituciones de seguridad pública sólo pueden realizarse en su auxilio o complemento y se encuentren debidamente fundadas y motivadas.

Más allá de ello, pues hay dos aspectos que son importantísimos, hay un párrafo, que es lo que le da el ropaje constitucional al actuar de las fuerzas armadas en las tareas de seguridad pública, dice, “la fuerza armada permanente realizará las tareas de seguridad pública con su organización y medios, y deberá capacitarse en la doctrina policial civil establecida en el artículo 21 de esta Constitución”.

Este párrafo que es posiblemente el más importante de la reforma, pues se complementa con una reforma a leyes secundarias que se había hecho hace dos meses, la Ley del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, la Ley Orgánica de la Administración Pública, la Ley de Ascensos y Recompensas de nuestras fuerzas armadas.

¿Qué tratan esas reformas? Pues en pocas palabras, la Secretaría de la Defensa Nacional tenía dos brazos operativo administrativo, uno el Ejército mexicano, el otro, la Fuerza Aérea Mexicana.

Hoy ya tiene tres, porque la Guardia Nacional se integró como un cuerpo ahí a la Secretaría de la Defensa Nacional, luego entonces cuando se habla de esta reforma, de este párrafo en la reforma constitucional, que las fuerzas armadas podrán prestar las tareas con su propia organización y medios, implícitamente se acepta que nuestras fuerzas armadas puedan estar coadyuvando y diseñando y desplegando toda una estrategia para garantizar la seguridad de la persona y bienes de los mexicanos.

Adicionalmente a esto, viene en la reforma un reconocimiento expreso, a que el actuar de las fuerzas armadas siempre estará ceñido a un respeto absoluto de los derechos humanos y el respeto a los derechos de los pueblos y comunidades indígenas y afroamericanos. Esto es algo que nunca se había pensado en constitucionalizar.

Hoy, afortunadamente el Ejército mexicano, nuestras fuerzas armadas, ya no son las mismas de las oscuras noches de la represión, las oscuras noches del ‘68 o del ‘70. Es un Ejército mexicano, son unas fuerzas armadas que han evolucionado, que están total y absolutamente convertidos en una fuerza de paz, que están todos los días atendiendo desastres naturales, que están todos los días coadyuvando hasta los más apartados rincones del país, para que haya estabilidad y para que haya paz social, Ninguno de nosotros quiere un ejército represor o violador de los derechos humanos y razonemos que el comandante supremo de las fuerzas armadas, pues es un civil, es quien ocupa la presidencia de la República. Y, si algo tiene el presidente de la República, es que es un hombre de convicción profunda, y que nunca ordenaría o giraría la instrucción de reprimir al pueblo de México.

Por eso, yo creo que nosotros debemos de ir más allá. Sí hay en la Constitución, en la reforma constitucional, desde luego un apartado que ordena la manera en que se van a distribuir los recursos, que crea un fondo a partir del 2023 que se repartirá equitativamente entre estados y municipios, y las fuerzas armadas.

Que obliga a los gobiernos estatales y municipales a presentar ante una comisión bicameral, que tiene que crearse un reporte semestral en el cual se vayan fijando las metas y se vayan enumerando los avances, si se avanza, habrá acceso a esos fondos para qué, paulatinamente vayan constituyéndose policías municipales y policías estatales de carácter civil que sustituirá a más tardar en el 2028 ahora sí, a la Guardia Nacional en las tareas de seguridad pública.

Antes, había un artículo de la misma ley por la que se crea la Guardia Nacional, el artículo 7º transitorio. Ahí ya viene una obligación, entre comillas, para que estados y municipios rindan un informe anual ante el Sistema Ejecutivo del Secretariado Nacional de Seguridad Pública.

Esto se creó en el 2019 y se concedía un año de prórroga, debió haberse presentado por cada uno de los estados y municipios en el 2020 y en el 2021. En el 2020, y yo hace un rato hice el reconocimiento, el único estado que presentó ese informe, fue el Estado de México, su pretexto de Covid o de la pandemia, pues los demás estados fuimos omisos.

En 2021 ya se agregaron otros estados: Chiapas, Colima, Yucatán, Oaxaca, Baja California Sur, Tabasco, creo que ya mencioné Campeche, y en lo que va de este año, solamente tres estados han presentado ese informe. ¿Y saben qué es lo peor? Como no hay la obligación constitucional, pues se presenta el informe y en diciembre de cada año se dice, ya presentó fulano, ya presentó zutano.

Pero no hay una hoja de ruta trazada para poder hacer acceder a recursos, para poder capacitar, y para poder formar y equipar a las policías de carácter civil. Ahora sí ya se impone la obligación y habrá una fiscalización, no nada más la que se proporciona o la que está obligada a hacer la Auditoría Superior de la Federación.

Es pues, esta reforma cómo empezar a ver la luz al final del túnel, pero tenemos que comprometernos todos, quienes somos autoridad, debemos de ser los primeros comprometidos, pero también tiene que haber un compromiso de la sociedad.

Por eso yo celebro que aquí esté el sector empresarial, estén los líderes religiosos, esté el sector educativo, estén presidentes municipales que son autoridades, estén asociaciones civiles, que desde su trinchera ayudan a unir y a fortalecer más a la sociedad.

Este es pues, el espíritu de la reforma, es probablemente, la última oportunidad que tenemos como país para recuperar la paz, la tranquilidad, la estabilidad que tanto añoramos los mexicanos. Yo decía hace un rato ahí en el Congreso, que aún quienes, por cuestiones políticas, porque de fondo no lo están, aún quienes por cuestiones políticas están en contra de esta reforma.

Quienes se escudan en el discurso del militarismo, que ni es cierto, ni queremos los mexicanos, aún ellos quieren que regrese la tranquilidad y la paz a nuestras calles, que los hijos de todos puedan correr libremente en los parques, caminar por las calles sin el temor de que al salir de la escuela o cuando vayan a hacer la compra de la familia, pues les vayan a asaltar, caminar y jugar sin el temor de que una bala perdida por enfrentamiento de la delincuencia, pues les vaya a quitar la vida.

Aquí en el Estado de México, que es ejemplo de mujeres trabajadoras, luchadoras que todos los días tienen que caminar o recorrer, o perder, digamos tres o cuatro horas de su tiempo para ir a su centro de trabajo, regresan en la noche o en la madrugada, no nada más con el cansancio propio de quien ejerce una labor cotidiana, sino regresan con el temor de ser asaltadas en el microbús o en la combi, o en el autobús de pasaje, de ser violentadas, eso tiene que acabar en este país.

Y para ello, pues si tenemos prisa, los mexicanos. Escuchaba, hace un rato en la camioneta, una canción que dice no puedo, se muere de dolor y hay que acudir corriendo, pues se cae el porvenir.

Eso es lo que no queremos, que se nos caiga el porvenir de este gran país. Muchas gracias de verdad, a todas, a todos ustedes, muchas gracias al señor gobernador Alfredo del Mazo Maza por la oportunidad de estar aquí con ustedes. Muchas gracias.

Reacciones