El show no puede continuar - NTCD Noticias
Domingo 09 de agosto de 2020

Inicio

-

Ciudad

-

El show no puede continuar

El show no puede continuar

El show no puede continuar


La industria del entretenimiento ha sido una de las más golpeadas en el mundo. En especial en la Ciudad de México, espectáculos como deportes, cine, teatro y conciertos, están muriendo, se encuentran en terapia intensiva o volverán, pero ya no será lo mismo.

Lo peor es que todos aquellos eventos pospuestos o cancelados significan una derrama económica importante y la pérdida de un número indefinido de empleos directos e indirectos en cada una de las especialidades, aunque por supuesto lo prioritario es la salud.

El torneo de futbol de Primera División se canceló desde marzo pasado, al inicio de la cuarentena. La jornada 10, la última, se jugó sin público y se terminó a la siguiente semana. Este jueves 23 de julio se reanuda un nuevo campeonato de liga, pero con estadios vacios, sólo con transmisiones a través de la televisión.

La Liga Mexicana de Beisbol decidió cancelar su torneo este año; igual sucedió con el Maratón de la Ciudad de México, en agosto próximo; un partido de futbol americano de Estados Unidos en el estadio Azteca en noviembre próximo, y otro de Ligas Mayores de Beisbol entre Padres de San Diego y Diamondbacks de Arizona. Todos ellos traerían un ingreso importante y miles de visitantes.

Hasta ahora se mantienen los planes de celebrar la Fórmula Uno el 30 de octubre en el Autódromo Hermanos Rodríguez. Existe la posibilidad que se realice sin público dependiendo de la evolución de la emergencia sanitaria en la capital de la república y en el mundo. La competencia de 2019 arrojó ingresos por cuatro mil 200 millones de pesos por diferentes conceptos, uno de ellos las entradas.

Fernando de Fuentes, presidente de la Cámara de la Industria Cinematográfica, estimó que desde marzo se han dejado de vender 120 millones de boletos en la salas de cine del país, lo que representa al menos unos 6 mil 500 millones de pesos. Esta industria da empleo a unas 50 mil personas y está esperando que las autoridades autoricen cupos restringidos con mucho control sanitario, para volver a operar.

Los empresarios teatrales, por su parte, reportan pérdidas muy fuertes por el cierre de sus espacios en la Ciudad de México y no saben para cuándo y bajo qué condiciones serán abiertos. Dicen que muy difícilmente se pueden sostener los costos con un aforo menor al 60 por ciento y les ofrecen abrir, aún sin fecha definida, con un 25 por ciento de capacidad.

Grupos musicales, cantantes, bandas, orquestas, filarmónicas, sinfónicas de todos los niveles, tendrán que inventar, como ya lo están haciendo por redes sociales, formas de ganarse la vida, porque los escenarios seguramente permanecerán cerrados un buen tiempo más y si abren, será con el cupo limitado y con muchas medidas sanitarias. Todo ello ha provocado que muchas fuentes de empleo se hayan ido bloqueando.

Ticketmaster ha estado evaluando, por medio de una encuesta vía telefónica, la posibilidad de lanzar una suscripción o pago por eventos para ofrecer en línea conciertos, obras de teatro y muchos espectáculos más, pero será difícil que, en el corto plazo, se ponga en práctica una estrategia así, que sea rentable.

Este panorama hace pensar que la frase tradicional the show must gone o el espectáculo debe continuar, está siendo sustituida tristemente por the show can’t go on o el espectáculo no puede continuar.

Reacciones