Silvia Guadalupe Garza Galván habla del Cambio Climático - NTCD Noticias
Sábado 28 de noviembre de 2020

Inicio

-

Ciudad

-

Silvia Guadalupe Garza Galván habla del Cambio Climático

Silvia Guadalupe Garza Galván habla del Cambio Climático

Silvia Guadalupe Garza Galván habla del Cambio Climático


Gracias. Muy buenos días.

Excelentísimo señor Duncan John Rushworth, embajador extraordinario y plenipotenciario del Reino Unido en México.

Excelentísimo señor Carlos Antonio Ascencio Girón, embajador extraordinario y plenipotenciario de El Salvador en México.

Estimada doctora María Amparo Martínez, querido Maestro Edgar Villaseñor, secretario regional para México, Centroamérica y El Caribe del ICLEI.

Estimados compañeros que me acompañan en esta mesa el día de hoy, y sobre todo a ustedes, amigos y amigas que hacen posible la realización de este taller.

Sean todos ustedes bienvenidos al Senado de la República.

Me da mucho gusto que estemos empezando el Tercer Taller para la Elaboración de Acción Climática Municipal, el Plan de Acción Climática Municipal. La presencia de ustedes hoy aquí demuestra que no estamos cruzados de brazos ante la catástrofe climática anunciada.

Los académicos han dado voz de alerta: el cambio climático nos conduce a una crisis global sin precedentes; son múltiples los hechos climatológicos que le dan la razón. Afortunadamente cada día somos más los que estamos escuchando esta voz de alerta; el quórum del día de hoy es una clara muestra de esto.

Este es el tercer taller y hoy nos cobija el Senado de la República, porque los legisladores estamos conscientes de que los efectos negativos del cambio climático, sin lugar a dudas, agravarán el hambre, la pobreza y la inseguridad. Debemos celebrar que ya tenemos y llevamos tres talleres, y al mismo tiempo debemos comprometernos a continuar para que éste sea solamente un eslabón en una larga cadena de jornadas de creación de conciencia.

No quiero decir que el destino nos alcanzó, pero los hechos indican que no está lejos. Hace algunos años nos hablaban del cambio climático como algo muy lejano; hoy la prensa recoge la advertencia de lo científicos en el sentido de que ciclones y sequías, por ejemplo, pueden ser más intensos y más prolongados, y ahí están las terribles nevadas en Estados Unidos, los fenómenos que llegaron a México por primera vez, Ingrid y Manuel, que azotaron al mismo tiempo nuestros litorales mexicanos.

Escuchábamos que se podía aumentar la variabilidad del clima, que se podría ejercer más presión en los ecosistemas, que los extremos climáticos, que son casi imposibles de prever, podrían hacerse más frecuentes. Hoy abundan los estudios científicos que lo prueban.

Muchos dudaban que aumentaría el nivel del mar, lo cual sería una amenaza para la humanidad; dudaban que con la biodiversidad biológica se reducirían algunas zonas ecológicas más frágiles, como los manglares y las selvas tropicales; dudaban que las zonas climáticas y arqueológicas se modificaran, obligando a los agricultores a adaptarse y poniendo en peligro la vegetación y la fauna.

Y podría seguir con un sinnúmero de ejemplos, pero no quiero extenderme; simplemente diré que cada día hay más evidencia científica de esto y más está pasando y seguirá empeorando si no hacemos algo por cambiar esta tendencia, por eso la importancia de esfuerzos como el presente.

He insistido en otros foros: es tiempo de concluir con los discursos y comenzar con las acciones. Se cuenta con datos muy contundentes sobre cuáles son las actividades humanas que afectan gravemente los recursos naturales y provocan mayor número de contaminantes. Así, tenemos que el uso de automóvil puede representar para las zonas urbanas hasta el 80 por ciento de su contaminación al aire.

Tenemos aproximadamente el 25 por ciento de las emisiones de bióxido de carbono que proceden del cambio de la explotación agraria, sobre todo de la deforestación de las zonas tropicales y la utilización de fertilizantes.

El cambio climático no sólo tiene que ocupar un sitio prioritario en la agenda nacional; debe ser un tema de importancia general y transversal en los tres órdenes de gobierno: municipal, estatal y federal.

En la actualidad, en cambio climático presenta un doble reto: por un lado, reducir las emisiones de gases responsables del calentamiento y por el otro, adaptarse a los cambios climáticos del futuro para aliviar sus efectos adversos.

A ustedes, señoras y señores, presidentes municipales y servidores públicos que nos acompañan, que van a tomar la capacitación, les toca concretar lo que quizás en otros órdenes de gobierno quede pendiente.

Ustedes, por ser la autoridad que hace el primer contacto con el ciudadano, deben de estar preparados para lo que viene, para poder enfrentar con el menor daño posible la nueva forma en que la tierra se está comportando.

Las acciones tempranas permiten programas acciones a largo plazo, acciones de adaptación y mitigación y enlazarlas estrechamente con las políticas públicas-económicas. Esto es un hecho: el cambio climático está costando y muy caro. Pero este costo será multiplicado si no tomamos acciones desde este momento.

En este momento que se desarrollen estrategias integrales que ayuden a consolidad metas múltiples dentro de los esfuerzos más amplios, el despliegue de tecnología, el fortalecimiento institucional, la mayor creación de capacidad y el apoyo financiero exclusivo pueden promover prácticas humanas más sostenibles y favorables al clima.

Sin lugar a dudas, transitar de una economía carbonizada a una economía verde es uno de los mayores retos que enfrenta la era moderna, por lo que tenemos que esforzarnos en llevar a cabo las acciones del Plan de Acción Climática que seguro muchos de ustedes ya han puesto en marcha o, bien, están a punto de hacerlo.

Hay muchas actividades pendientes por hacer; una de ellas es el Atlas de Riesgo que identifica las zonas vulnerables de los asentamientos humanos, tal y como lo establece en el artículo transitorio de la Ley General de Cambio Climático. Por ello, este momento es el adecuado para el intercambio de experiencias que se presentarán para este taller. Sin duda alguna todo lo que se discuta durante estos días enriquecerá y contribuirá de manera muy importante en sus planes de acción climática.

Es importante que cada uno de ustedes enliste y enumere cada una de sus acciones, tales como la puesta en marcha de la generación de energía, la administración de sus rellenos sanitarios, el desarrollo de alumbrado público solar o con lámparas led, tarea de reforestación con especies acordes a nuestras regiones y protección de las mismas.

Durante mi labor como senadora, una de las cosas que he impulsado con mucho ánimo han sido iniciativas y puntos de acuerdo que buscan concientizar sobre la importancia y que además urgan a los gobiernos federales, estatales y municipales a transitar hacia una senda de energías más limpias y sustentables; de hecho, en esta misma semana presenté una iniciativa para que el hidrógeno sea considerado como una fuente de energía renovable y sea utilizado como una alternativa de los combustibles fósiles.

Me preocupa mucho que en la reforma energética que se aprobó a finales del año pasado no se tenga la consideración necesaria con respecto a la generación del gas metano, ya que tan solo una molécula de este gas calienta nuestra atmósfera más de 120 veces que una molécula de CO2.

Ayer el presidente Peña Nieto se pronunció por apoyar el tema del cambio climático en la reunión de Líderes de América del Norte. Tengan por seguro que estaré atenta y pendiente de que se cumpla.

Es hora, insisto, de que el cambio climático sea un tema transversal y pase del discurso a la acción.

Muchas gracias.


Reacciones