El Coro de Madrigalistas interpretará obras “degeneradas” de Mahler, Mendelssohn, Ilse Weber y Gideon Klein - NTCD Noticias
Lunes 25 de mayo de 2020

Inicio

-

Ciudad

-

El Coro de Madrigalistas interpretará obras “degeneradas” de Mahler, Mendelssohn, Ilse Weber y Gideon Klein

El Coro de Madrigalistas interpretará obras “degeneradas” de Mahler, Mendelssohn, Ilse Weber y Gideon Klein

El Coro de Madrigalistas interpretará obras “degeneradas” de Mahler, Mendelssohn, Ilse Weber y Gideon Klein

En el marco del ciclo Los colores de la voz, el Coro de Madrigalistas, bajo la dirección de Carlos Aransay, ofrecerá el programa Música degenerada / Entartete Musik, dedicado a las obras de algunos compositores que fueron perseguidos y prohibidos por la Alemania nazi, como parte de la conmemoración por los 80 años del comienzo y los 75 del final de la Segunda Guerra Mundial y la liberación de los campos de concentración.

Los conciertos se realizarán los días 13 y 15 de marzo a las 18:00 y 11:30 horas, en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes y en el Salón de Recepciones del Museo Nacional de Arte , respectivamente.

En ambos recitales, el coro fundado en 1938 por Luis Sandi, estará acompañado del dúo Shtetl Klezmer, integrado por el violinista Abraham Rechthand y el clarinetista Narciso Bautista, así como del guitarrista Gerardo Matamoros y el pianista Sergio Vázquez.

El programa de ambos conciertos se dividirá en tres partes. En la primera, titulado Apresados en campos de concentrados y ejecutados se interpretarán las piezas Ich Wandre Durch Theresienstadt , de Ilse Weber ; Bachuri Le’an Tisa y Aby nás Pán Bush miloval, de Gideon Klein ; Al S’Fod , de Pavel Haas ; Jome, Jome y Ura, ura, Jissrael, de Viktor Ullmann , y Marcha, Canción de cuna y Marcha final de la ópera infantil Brundibár, de Hans Krása , así como Klezmer, Sherele y Die Heyser Bulgar, canciones que son del dominio público.

La segunda parte del programa, nombrada Borrados de la historia, la conforman las obras Ich bin der Welt Abhanden Gekommen de las canciones Ruckert-Lieder, de Gustav Mahler ; He that Shall Endure to the end y He, Watching Israel, Slumbers not, nor Sleeps del oratorio Elijah, compuesto por Felix Mendelssohn ; Klezmer, de autor desconocido, y Reb Itzik’s Nigun, cuyo arreglo hizo Itzhak Perlman.

Es exactamente el nombre que el gobierno de Hitler puso a todos aquellos músicos y obras que le parecían inaceptables. En 1937, por ejemplo, se organizó una exposición sobre arte “degenerado” y curiosamente todo era arte hecho por judíos y por minorías, como gitanos, homosexuales y otros grupos, recordó.     

Un año después, agregó el director del Coro de Madrigalistas, se realizó una exposición titulada Música degenerada. A 82 años de ese suceso, lo que se busca con este concierto es recordar esas composiciones, que lejos de ser tristes, revelan alegría y emotividad.

Respecto de la primera parte del programa, dijo que son de compositores que son casi desconocidos para la mayoría de la gente. En su mayoría son autores checos, provenientes de Praga, llevados con engaños a los campos de concentración, principalmente Terezín, ubicado a una hora de la capital.

Aransay indicó que varios de estos músicos fueron perseguidos por el régimen, por lo cual escondieron sus obras con familiares y amigos o con editores. Sin embargo, aunque mucha de esa música se perdió irremediablemente, sobrevivieron algunos manuscritos.

Parte de esa música se encontró en los campos de concentración. Con la llegada de los aliados, los materiales fueron descubiertos en el suelo, junto a miles de objetos de todo tipo.

“Se sabe que el campo de Terezín contaba con una orquesta y un coro de adultos, debido a que aquí se trasladaron a muchos artistas que, aunque jóvenes, prometían mucho; a ellos se les permitió crear música, de ahí que con el triunfo de los aliados se hayan encontrado muchos fragmentos de partituras”.

La mayoría de esas obras se escucharán por primera vez en México.


Reacciones