Calentamiento global, entre Biden y Trump - NTCD Noticias
Jueves 24 de septiembre de 2020

Inicio

-

Internacional

-

Calentamiento global, entre Biden y Trump

Calentamiento global, entre Biden y Trump

Calentamiento global, entre Biden y Trump


El proceso electoral de Estados Unidos nos ha dado mucho de que hablar: disputas internas tanto en el gobierno de Trump como en el partido demócrata, crisis económica, sanitaria y social, intercambios verbales entre candidatos, altercados con China e incluso la “prohibición” de la red social TikTok. Sin embargo, no hay que olvidar que el calentamiento global permanece en el horizonte de la supervivencia humana.

De acuerdo con el objetivo 13 de la Agenda 2030, las emisiones globales se deben de reducir en un 45% entre 2010 y los próximos diez años, para poder tener una temperatura no mayor a los 1.5ºC. Las pérdidas anuales promedio causadas por catástrofes relacionadas al clima alcanzan los cientos de miles de millones de dólares, de ellas 91 por ciento de las cuales son relacionadas al clima. Entre 1998 y 2017 tomaron la vida de 1,3 millones de personas. [1]

Uno de los primeros señalamientos que hizo Trump durante su primera campaña electoral en 2016 fue que el calentamiento global era un invento de los chinos para disminuir la competitividad de los Estados Unidos. Muchos países con economías emergentes y en vías de desarrollo sostienen un argumento similar, en el cual señalan que las acciones climáticas inhiben sus posibilidades de crecimiento a pesar de que los países industrializados ya lograron ese objetivo.

Sin embargo, este argumento carece de veracidad ya que los países firmantes de los Acuerdos de París en 2016 estimaron contribuciones personalizadas considerando sus propias capacidades para colaborar con la reducción de gases de efecto invernadero y descarbonización de sus economías. No es una imposición del mundo industrializado.
A pesar de que Trump gestiona la potencia industrial y económica más grande del mundo, se reconoce como un negacionista de los efectos del calentamiento global y en 2017 celebró el retiro formal de Estados Unidos del tratado internacional, dejando un vacío de poder y liderazgo ambivalente en la materia por parte de los estadounidenses.
Otros Estados han intentado abrazar el liderazgo internacional por un mundo con cero emisiones de CO2 como Francia y las naciones escandinavas, pero privan de la presión diplomática de la Casa Blanca. No obstante, China se ha convertido por debajo de la consigna “el país que más contamina, pero más verde al mismo tiempo,” en un referente. Pekín ha invertido en congratular la transición a una economía sustentable. En 2018, las energías renovables lograron abastecer el 38.3% de la capacidad energética del país asiático. [2]

Ahora bien, ante la caída en las primarias demócratas de Bernie Sanders, del brazo fuerte del proyecto del Green New Deal, que consiste en ser un plan que garantice la transición hacia una economía verde, Joe Biden debe de conquistar a los y las ambientalistas estadounidenses. Pero también bajo su postura moderada, debe mantenerse como una posición atractiva para las industrias del petróleo, carbón o metales, que están más orientadas a los intereses de Trump.

Bajo estos estándares, el candidato demócrata ha posicionado un proyecto denominado “Revolución de Energía Limpia”. Esta propuesta, cuyo costo estimado es de 2 billones de dólares, pretende ser un canalizador de los votos progresistas demócratas, ambientalistas, jóvenes liberales, de las industrias de energía renovable, y de innovación y tecnología. Pero al mismo tiempo, no generar incertidumbre en la matriz energética convencional de los estadounidenses.

El vicepresidente, Mike Pence, ha acusado públicamente al candidato demócrata de querer destruir la industria norteamericana del petróleo. El sector de los hidrocarburos tiene apego al presidente Trump. Podemos recordar que Rix Tillerson, ex Secretario de Estado (2017-2018), fue presidente y director ejecutivo de la petrolera Exxon Corporation.

De acuerdo con los datos de la organización Open Secrets, que captura las aportaciones de los Comités de Acción Política (que fungen como inversionistas de las campañas electorales de los candidatos estadounidenses), la industria del petróleo y gas tiene más de 2 millones de dólares apostados de forma directa en Donald Trump. [3] Mientras tanto, el sector ambientalista, de energía y recursos naturales sostiene una suma de más de 7 millones de dólares en Joe Biden. [4]

La política ambiental de Joe Biden consta de diversos ejes entre los cuales podemos observar la transición energética, la creación de empleos verdes, la justicia ambiental y el activismo internacional. En este último rubro, el ex vicepresidente demócrata asumió que, en caso de que llegue a la Casa Blanca, reincorporará a los Estados Unidos en los Acuerdos de París y ejercerá presiones al resto de los países por la vía diplomática y la cooperación para el cumplimiento de los mismos.

En lo que va de la administración de Donald Trump se han echado para atrás cerca de 70 normas ambientales y otras 30 están en proceso de revertirse, mencionó Christopher Flavelle para el New York Times. [5] El proyecto del Green New Deal, conforme a los informes del Panel Intergubernamental de Cambio Climático y la Cuarta Evaluación Nacional Climática denuncia que en caso de no atender las cuestiones ambientales, para 2050 se habrán perdido 1 billón de dólares en infraestructura pública por daños ambientales, además de poner en riesgo a más de 350 millones de personas en Estados Unidos. [6]

Es momento de que las cuestiones ambientales representen puntos clave en las agendas partidistas y sociales. La transición energética y la desarcarbonización de la economía junto con la justicia ambiental son propuestas para un futuro sostenible al cual los seres humanos tendremos que ajustarnos. Las amenazas y riesgos, consecuencia del calentamiento global, resultarán más caros en términos humanos y económicos si no actuamos a partir de ahora.

[1] PNUD, “Objetivo 13: acción por el clima”, Naciones Unidas, https://www.undp.org/content/undp/es/home/sustainable-development-goals/goal-13-climate-action.html.
[2] RedacciónEFEverde, “En China las renovables alcanzaron el 38,3% de la capacidad energética en 2018”, EFE, 29 de enero del 2019, https://www.efeverde.com/noticias/en-china-las-renovables-alcanzan-el-383-de-la-capacidad-energetica-en-2018/.
[3] OpenSecrets, “Top Industries, federal election data for Donald Trump, 2020 cycle,” OpenSecrets, última actualización 21 de julio del 2020,https://www.opensecrets.org/2020-presidential-race/industries/donald-trump?id=N00023864.
[4] OpenSecrets, “Top Industries, federal election data for Joe Biden, 2020 cycle,” OpenSecrets, última actualización 21 de julio del 2020, https://www.opensecrets.org/2020-presidential-race/industries/joe-biden?id=N00001669.
[5] Christopher Flavelle, “Climate Change Poses ‘Systemic Threat’ to the Economy, Big Investors Warn”, El País, 21 de julio del 2020, https://www.nytimes.com/2020/07/21/climate/investors-climate-threat-regulators.html?smid=tw-share.
[6] Sunrise Movement, “Green New Deal”, Sunrise Movement, https://www.sunrisemovement.org/green-new-deal.

Reacciones